14 de julio de 2013 00:28 AM
Imprimir

En Uruguay con complicada situación del comercio avícola

CompartiremailFacebookTwitterEl integrante de la Asociación de Façoneros de Pollos del Uruguay (AFPU), Daniel Pereira, señaló que está muy complicada la situación del comercio avícola y recordó que hubo mucha expectativa a fines del año pasado “cuando la Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra) gestionó aumentar la exportación de carnes de pollo de 3.000 a 7.000 […]

El integrante de la Asociación de Façoneros de Pollos del Uruguay (AFPU), Daniel Pereira, señaló que está muy complicada la situación del comercio avícola y recordó que hubo mucha expectativa a fines del año pasado “cuando la Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra) gestionó aumentar la exportación de carnes de pollo de 3.000 a 7.000 toneladas. Pero nunca se concretó el negocio, porque nunca llegó la carta de crédito para concretar la exportación a Venezuela”. Afirmó que en consecuencia toda la producción de pollos que la industria pidió a los façoneros llegó al peso de faena en febrero pasado y fue enviado a las plantas industriales, donde fue faenado, una parte fue congelado hasta que superó su capacidad y el resto se vendió al mercado local hasta que se sobreofertó la plaza.
Hace unos 50 días la industria tomó sus previsiones de bajar los niveles de incubación de pollitos, y como consecuencia en los últimos días repuntó algo el precio del pollo en el mercado local. “Sin embargo, el problema lo tenemos los façoneros con 50 o 60 días sin recibir los pollos para criar. Hay façoneros de pequeña escala que están lejos de los molinos que han quedado sin trabajo, con todas las derivaciones que ello significa de atraso en los aportes al BPS, por ejemplo, en un sector que no tiene seguro de paro”, dijo Pereira.
En ese marco hay un grupo de 20 pequeños productores de la zona de Tala que impulsan un proceso asociativo en régimen cooperativo y que procura obtener la colocación de un cupo en el sistema de compras públicas recientemente aprobado. “Creo que es una alternativa que ofrece una buena competitividad y que incluso esa cooperativa podría ofrecerle al Estado un mejor precio del que actualmente paga por la mercadería. Pereira admitió a El Observador que frente a un período de crisis, un grupo de productores puede encontrar mediante la autogestión una buena oportunidad para encontrar un canal de comercialización de sus producciones y que ya tienen ofrecida una planta para faenar a façón y trabaja en esa condición para terceros. La ley ya fue reglamentada y se espera que ahora haya “la voluntad política necesaria para que el Estado opte por esta alternativa, porque incluso sería beneficioso para el propio Estado, con un precio que podría ser testigo en el mercado”, dijo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *