15 de julio de 2013 18:20 PM
Imprimir

Nadie confía en que se devuelvan las retenciones al trigo

"El Gobierno dio subsidios a los molinos, pero sólo las cobraron los "amigos" y para evitar reconocer los errores creó un fideicomiso que devolverá las retenciones al trigo, pero como nadie confía en que esto ocurra, no hay mayores siembras. Pasamos de ser el granero del mundo a importar", aseguró a este diario Edgardo Spertino, productor agropecuario que cuenta con 220 hectáreas propias donde cultiva soja, maíz y sorgo a 80 kilómetros al suroeste de Río Cuarto, Córdoba. Y agregó: "Este Gobierno trabaja para los grupos concentrados, pese a declamar lo contrario".

Periodista: ¿En qué falla la política agropecuaria oficial?

Edgardo Spertino: La política oficial falla porque se sigue empujando a los pequeños y medianos productores a la exclusión productiva y social. No hay un interlocutor válido a quien le podamos plantear nuestros problemas. No hay bases para definir qué modelo de producción se quiere y no participan los interesados. Además, ya vimos los resultados del intervencionismo de los mercados (carne, leche, trigo, etc.); me pregunto si nos pasará lo mismo con el maíz.

P.: ¿Cuáles son las tres principales medidas que el Gobierno debería tomar para evitar confrontar con el campo?

E.S.: Primero debería escuchar, llamar a las partes, consensuar metas reales, útiles para el país, no sólo para el Gobierno. Como segunda medida debería defender y entender lo que es la ruralidad como modelo de país y, por último, apostar a la diversificación, apoyando a los pequeños productores de chacra mixta con políticas activas y permanentes en el tiempo. Esto crea desarrollo local y movilidad social.

P.: ¿Qué opinión tiene del ministro de Agricultura, Norberto Yauhar?

E.S.: Creo que el ministro debe escuchar más las opiniones técnicas y no actuar como un político de comité barrial. No puede negar la sequía ni escuchar sólo a los “amigos”, ni decir sólo lo que conviene a su partido. Además, el funcionario debería luchar para que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) no se transforme en el INDEC.

P.: ¿Qué le diría al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, si pudiera mantener una reunión con él?

E.S.: Le diría que es un buen alumno, ya que eximió de los grandes grupos concentrados queriendo hacernos creer que hace lo contrario, que el caos económico que ayudó a crear en el campo se soluciona lavándose las orejas, pues tonto no es, entonces algo físico le impide escuchar las opiniones bien intencionadas que desde las entidades se le hacen y que no use a la AFIP para amedrentar.

P.: ¿Qué situación atraviesan los principales cultivos y las economías regionales?

E.S.: Los cultivos pampeanos se están sojizando por las necesidades recaudatorias del Estado solucionadas por la facilidad de cobro de las retenciones y al aumentar los costos de producción y todos los otros impuestos hace que nos transformemos en mineros en lugar de agricultores, no reponemos estructura con rotaciones ni minerales; este año se usó un 15% menos de fertilización. Estamos expoliando el futuro. Las economías regionales tienen el mismo problema que todo lo rural, no nos escuchan.

P.: Desde el sector aseguran que no son formadores de precios y que en los grandes supermercados los productos que ustedes producen se venden mucho más caros que lo que ustedes perciben. ¿Cuál es el problema de fondo?

E.S.: En el último paro agropecuario, mostramos las diferencias de lo cobrado por el productor y lo que paga el consumidor donde según los productos se visualizan brechas que van del 300% al 1.200%. El problema de fondo es que este Gobierno trabaja para los grupos concentrados, pese a declamar lo contrario. Además dice defender la mesa de los argentinos cuando ya se perdieron 12 millones de cabezas de ganado y la carne sigue aumentando. Además por el atraso cambiario y las restricciones volvemos por cuarto año a no cumplir con la Cuota Hilton, perdiendo ingresos y afectando cada vez más a los frigoríficos. Con respecto a la lechería hace una década que producimos lo mismo, con menos tamberos, esta “eficiencia” ha permitido perder no sólo muchos tambos y su desarrollo local en los pueblos, sino que además se transfirió al resto de la cadena lechera $ 2.300.000 desde 2006.

P.: Desde su punto de vista ¿cuál es el conflicto del trigo por el cual el pan cuesta alrededor de $ 20 el kilo?

E.S.: Trigo no hay, ¿Por qué será? Hay que acordarse de que en economía se puede hacer cualquier cosa menos evitar las consecuencias. Se dieron, por necesidades financieras del Gobierno mayor cantidad de ROE (Registros para exportar) de lo que correspondía, se aplican absurdas retenciones, subsidios a los molinos que sólo cobraron “los amigos” y para evitar reconocer los errores creó un fideicomiso que devolverá las retenciones pero como nadie confía en que esto ocurra no hay mayores siembras. Hay que eliminarlas. Pasamos de ser el granero del mundo a importar.

P.: ¿Es cierto que los impuestos que pagan están, en muchos casos, por arriba de las ganancias que logran?

E.S.: Hay estudios que muestran que casi el 80% de los ingresos se va en impuestos en especial los nacionales. Somos uno de los países con más impuestos. La AFIP debería hacer un estudio comparativo de cuánto se enriquecieron los productores y cotejarlo con las manifestaciones de bienes de los gobernantes. Sería sumamente ilustrativo y didáctico.

Entrevista de Soledad Ricca

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *