15 de julio de 2013 00:04 AM
Imprimir

Imponen multas millonarias a pesqueros que violaron la ZEEA

En la actualidad en Argentina hay cuatro buques pesqueros extranjeros interdictos por haber ingresado ilegalmente la Zona Económica Exclusiva lo que motivó que fueran aprendidos por la Prefectura Naval y se diera intervención a la Justicia Federal, mientras que por otro lado la Subsecretaría de Pesca de la Nación impone la multa respectiva por la transgresión a la Ley Federal de Pesca.

Los cuatro barcos están en estos momentos en los puertos de Chubut, los dos primeros son de bandera China y permanecen amarrados en el muelle de Comodoro Rivadavia desde el 26 de diciembre de 2012, se trata concretamente de las embarcaciones Lu Rong Yu, matrícula 6177 y Lu Rong Yu, matrícula 6178, con 17 y 19 tripulantes a bordo, respectivamente; en vísperas de Navidad habían sido detectados faenando ilegalmente en aguas argentinas. Ambos pertenecen a una misma empresa armadora la cual no se ha allanado al pago de la sanción económica, motivo por el cual los pesqueros continúan retenidos.

El 17 de junio de 2013 el guardacostas Mantilla interceptó al pesquero chino Fu Yuan Yu 873 dentro de las 200 millas de la ZEEA y tras un intento de escapar a aguas internacionales fue capturado y dirigido compulsivamente al puerto de Madryn, donde se encuentra atracado en el muelle Comandante Luis Piedrabuena.

En tanto, el lunes, 1º de julio, el guardacostas GC-27 “Prefecto Fique” de la Prefectura Naval Argentina sorprendió al buque pesquero arrastrero de bandera española “Piscator” operando dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina, de inmediato se siguió el procedimiento habitual en estos casos, consistente en establecer comunicación radial y sonora con el objeto de lograr la detención del buque infractor y proceder a su abordaje e inspección, de acuerdo a los reglamentos internacionales y las leyes nacionales.

En un primer momento el buque español intentó huir poniendo rumbo hacia aguas internacionales, iniciándose la persecución por parte del GC-27, procediéndose luego a su captura. Al abordarse el mismo, se hizo una revisión más detallada del buque dio cuenta de la existencia de dos toneladas de pescado fresco en proceso de elaboración y de otras 250 toneladas congeladas en sus bodegas. Esta semana la armadora Pesqueras De Bon-Bueu será notificada de la aplicación de una multa de 5.500.000 de pesos, al tiempo que sus letrados patrocinantes se aprestan a presentar un recurso de reconsideración.

SANCIONES IMPUESTAS

El subsecretario de Pesca de la Nación, Dr. Miguel Bustamante, confirmó a REVISTA PUERTO que las multas sobre los pesqueros chinos ya están firmes, y que en los cuatro casos en cuestión además de la sanción deberán abonar el valor del pescado en bodega o en su defecto se procederá al decomiso antes que zarpen.

“Primero tenemos que rescatar el gran trabajo que hizo la Prefectura Naval que en los últimos seis meses logró retener a cuatro pesqueros que habían ingresado a la milla 200, de tal manera que permitió apresar a tres buques chinos y uno español”, dijo Bustamante al ser consultado sobre el particular. “Respecto de los dos primeros, la sanción ya tramitó todo el proceso administrativo contemplado por la ley. Se estableció una multa inicial de cinco millones y medio de pesos. La empresa china interpuso un recurso de reconsideración, sobre eso se resolvió y la multa se encuentra firme. Y, si los dos buques quisiesen zarpar del puerto de Comodoro Rivadavia deberán pagar la multa respectiva, caso contrario procederemos a iniciar el proceso de ejecución sobre los barcos”, anticipó el Subsecretario de Pesca de la Nación.

“El tercer caso, el del pesquero Chino que está en Puerto Madryn, ha sido resuelta la multa y notificada de la imputación a la empresa, también por cinco millones y medio de pesos”, precisó el funcionario nacional.

En el caso del buque español Piscator, “ordené la notificación a la empresa en términos similares a los otros casos. No hay duda de la infracción”, afirmó el Dr. Miguel Bustamante desestimando lo que arguye la armadora respecto a que se hallaba en aguas internacionales.

DECOMISO DE LA CARGA

Asimismo, el Subsecretario de Pesca explicó que “el articulado de la ley prevé dos tipos de sanciones. Primero, hay una posibilidad de convertir el total de la captura de acuerdo a su valor y que la empresa infractora lo abone al momento de partir el barco, es decir, se podría llevar la mercadería siempre y cuando paguen la totalidad de la carga. Si eso no ocurriera, y esto no fue planteado de esta manera en el recurso, el Estado nacional decomisa y la destina a entidades de bien público”, sostuvo.

Hace seis meses que el calamar está en las cámaras de frio de los pesqueros amarrados, “los capitanes de los barcos chinos que están en Comodoro Rivadavia argumentaron, con algún criterio, que se garantizaba su calidad y conservación de la mercadería y por otra parte como estaba pendiente de resolución el recurso de reconsideración, nosotros no teníamos derecho firme para actuar con un decomiso, con lo cual preferimos terminar con el proceso administrativo y que la mercadería permanezca a bordo ya que estaba bien protegida”, afirmó Bustamante.

INTERVENCIÓN DIPLOMÁTICA

La captura del Piscator mereció la intervención diplomática del gobierno español, al punto que el Cónsul General de España en Bahía Blanca se apersonó en Puerto Madryn para conocer la acusación sobre el pesquero y brindar asistencia a la tripulación. La armadora gallega inició una controversia sobre la posición exacta del “Piscator” cuando fue interceptado por el guardacostas “Fique” señalando que los registros del Centro de Control Marítimo español registran que el arrastrero se encontraba operando en la milla 208. Representantes de la empresa Pesqueras De Bon-Bueu con sede en Galicia, estuvieron en Puerto Madryn y en este comienzo de semana formalizarán un recurso de reconsideración ante la Subsecretaría de Pesca de la Nación. En el expediente tramitado ante la autoridad de aplicación, la Prefectura Naval Argentina ratificó en todos sus términos que el buque estaba pescando en aguas de la ZEEA, más precisamente en la milla 199,75 (a tan solo 600 metros de las aguas internacionales, pero dentro de aguas jurisdiccionales argentinas).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *