17 de julio de 2013 11:40 AM
Imprimir

En Uruguay subió la media res y todos los cortes sin hueso

La industria frigorífica ajustó nuevamente los precios de la carne bovina destinada al abasto y lo justificó por la suba del dólar. Los cortes con hueso de la media res se incrementaron 3% y las pulpas sin hueso 5%. El pollo aumentó 16,2%.

Los precios de la carne bovina volvieron a ajustarse esta semana. La industria dice que trasladó la suba del dólar, moneda en la que compra el ganado con el que solventa las faenas, aunque en las últimas tres jornadas la moneda estadounidense cayó.

Este año el precio de la carne en el mercado interno subió durante los meses de enero, febrero y marzo, bajó en mayo y retomó el alza en junio y en julio, donde tradicionalmente falta ganado gordo, haciendo caer el volumen de faena.

Ahora, la media res (todos los cortes con hueso, incluidos los asados) subieron alrededor de $ 3 por kilo y los cortes sin hueso, incluidas las cajas, subieron $ 5 y en algunos casos más. Las semanas anteriores, algunos frigoríficos habían subido $ 2 por kilo el asado, sin tocar el resto de los cortes.

También subió el pollo -aunque no haya relación, casi siempre que suben las carnes rojas se ajusta el precio de la aviar- mucho más que la carne bovina. La empresa avícola que maneja la mayor porción del abasto, estaba entregando el pollo a los carniceros a $ 37 por kilo y ahora llevó el precio a $ 43 por kilo, lo que representa un aumento de 16,2%.

El presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC), Rafael Rodríguez, aseguró a El País que la nueva suba “no hay forma de no trasladarla al público”, pero le restó presión, recordando que “el pollo estaba barato y ahora también empezó a subir”.

Por ahora, la única que mantiene precios estables es la carne de cerdo, que sigue ganando terreno en el abasto interno en los últimos años.

Rodríguez comentó que esta nueva suba no es pareja, ya que como es tradicional, cada empresa ajusta las planillas de precios en forma diferente y descartó que se pueda resentir el consumo.

Es tradicional que suba la carne en estos meses de invierno, cuando la oferta de ganado gordo escasea; se conoce como post zafra. Encima este año, se faenaron mucho más vacunos durante el primer semestre (se lleva un aumento de 7% en la faena comparado con igual período de 2012) y eso pesará más en este segundo semestre.

Por su parte, Germán Moller, presidente de la Asociación Nacional de Carniceros (ANC) coincidió con Rodríguez en que se deberá trasladar a los mostradores el nuevo aumento.

“Esperemos que esta suba se note lo menos posible y buscaremos que genere el menor impacto posible en el público. Sin duda que hay que trasladar el aumento al público”, agregó.

Pero más allá de esta suba, la media res que entregan los frigoríficos a los carniceros estuvo más cara que ahora con el nuevo incremento.

En la semana del 10 al 16 de febrero, la media res de novillo llegó al carnicero a $ 92,98 por kilo y la de vaca, llegó a cotizar a $ 83,87 por kilo en la semana del 8 al 13 de abril.

Los carniceros aseguran que esta nueva alza mueve todos los precios de la carne en el mercado interno y por consiguiente, se hace más difícil de disimular en los mostradores, por más estrategia que se aplique en sus comercios.

Tampoco se descartan más subas a futuro si el ganado sigue faltando y si el dólar continúa recuperando terreno o si los conflictos gremiales en el sector se expanden, disminuyendo más el ritmo de faena.

El fenómeno que vive Uruguay con una carne al alza en el mercado interno también lo viven países vecinos como Brasil y ni que hablar Argentina. De todos modos, Uruguay está con un consumo de 62 kilos por habitante al año; el más alto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *