17 de julio de 2013 11:59 AM
Imprimir

Efecto de la edad y la condición corporal de los caballos en la insulina y la glucosa

Hay que vigilar la alimentación de los caballos más viejos.

Un estudio puso de manifiesto que la resistencia a la insulina que mostraban los caballos más viejos no se asociaba con una condición corporal excesiva. Igualmente tenían disminuida la actividad de la glutatión peroxidasa, lo que podría predisponerlos al estrés oxidativo y a la laminitis. 

Los caballos obesos tienen un mayor riesgo de padecer laminitis, especialmente durante la primavera, cuando los pastos son abundantes, crecen rápidamente y contienen grandes cantidades de azúcares. La resistencia a la insulina y la elevada concentración de insulina en sangre (hiperinsulinemia) aparentemente son problemas cada vez más comunes en los caballos.

Un estudio* investigó la concentración de insulina en la sangre y la condición corporal de 300 caballos adultos en Virginia. Las razas más comunes representadas fueron mestizos, Quarter Horse, Warmblood y pura sangre. Los caballos tenían edades comprendidas entre 4 y 20 años de edad. La mayoría de los caballos (58,3 %) no se ejercitaban y sólo el 18,3 % de los caballos realizaban ejercicio moderado o intenso. La mayoría de los caballos tenían acceso continuo a los forrajes y el 84 % tenía acceso permanente a los pastos.

Los caballos con las puntuaciones de condición corporal (BCS) igual o superior a 7 (en una escala de 1 a 9) tenían una mayor concentración de insulina en la sangre que los caballos de BCS 4, 5 o 6. Los caballos obesos también tenían mayores concentraciones de triglicéridos en la sangre (grasas) y más bajas de glutation peroxidasa eritrocitaria (una enzima antioxidante). La actividad glutatión peroxidasa también fue menor en los caballos más viejos. Los caballos de 17 a 20 años de edad tuvieron mayor concentración de insulina en la sangre y menor sensibilidad a la insulina que los caballos más jóvenes. Curiosamente, la hiperinsulinemia y la menor sensibilidad a la insulina no se relacionaron con la BCS en los caballos más viejos. Esto puede indicar que los caballos más viejos tienen un mayor riesgo de presentar resistencia a la insulina (IR) por razones de edad, independientemente de la condición corporal. Las concentraciones de glucosa en sangre también fueron más altas en los caballos de BCS igual o mayor que 7.

Este estudio aportó varios resultados interesantes. Los caballos más viejos tenían indicios de IR que no se asociaban con una condición corporal excesiva. Los caballos más viejos y obesos también tenían disminuida la actividad de la glutatión peroxidasa, lo que podría predisponerlos al estrés oxidativo; algunos investigadores han asociado este hecho con un mayor riesgo de laminitis. Este estudio pone de relieve que es importante alimentar a los caballos para evitar la obesidad y mantener la condición corporal óptima. Esto es especialmente cierto para los caballos mayores que tienen un mayor riesgo de padecer IR al envejecer. Los caballos más viejos son también más propensos a tener disfunción de la pars intermedia de la pituitaria que puede causar IR, hiperinsulinemia, hiperglucemia y un mayor riesgo de laminitis.

El artículo completo se puede leer en www.equinews.com.

*Pleasant, R.S., J.K. Suagee, C.D. Thatcher, F. Elvinger, and R.J. Geor. 2013. Adiposity, plasma insulin, leptin, lipids, and oxidative stress in mature light breed horses. Journal of Veterinary Internal Medicine 27:576-582.

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/9754/EQUIDOS/Efecto-de-la-edad-y-la-condicion-corporal-de-los-caballos-en-la-insulina-y-la-glucosa.html

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *