18 de julio de 2013 11:20 AM
Imprimir

Inseminando porcinos

Recolección, conservación, siembra y registro. Recomendaciones del INTA Pergamino para un correcto proceso de inseminación artificial.

El desarrollo de programas de mejoramiento genético en porcinos, ha posibilitado que en la última década el uso de la inseminación artificial se haya propagado considerablemente y que su aplicación actualmente esté en ascenso.

 

Es sin dudas esta técnica, propicia para la incorporación de mejoramiento en granjas de una forma económica. Tal vez la mayor ventaja que ofrece la inseminación es que le permite mayor uso de nueva genética superior, a un costo potencialmente menor en relación a la monta natural y con menos riesgo de transmisión de enfermedades.

 

Claro que para ello, es necesario un nivel de manejo más alto y en ese sentido desde el INTA Pergamino brinda permanentemente recomendaciones para minimizar los errores humanos.

 

 

Recolección

En ese sentido, la especialista Marcela Lloveras remarcó –luego de la educación y adiestramiento de los padrillos- la importancia de la higiene del equipo “es muy importante en todo el proceso de inseminación artificial”

 

Los boxes, la limpieza, el aire y hasta la ubicación respecto de otros animales, es central para un correcto inicio del proceso de inseminación artificial; a ello hay que sumar la utilización de guantes descartables durante la recolección y tener en cuenta las distintas fracciones del material a recolectar.

 

 

Conservación

En este sentido, es necesario prestar principal atención a dos cuestiones: temperatura y luz.

“Las células espermáticas son muy susceptibles al shock térmico tanto temperaturas altas como bajas. La temperatura óptima está entre los 15 y los 18 grados. Y el otro punto a tener muy en cuenta es la luz, cuidar el semen del contacto con la luz es central”.

 

Siembra

La técnica de siembra es menos compleja de lo que podría imaginarse, no obstante ello es necesario prestar atención a ciertas cuestiones puntuales. Esta es una técnica que la puede realizar perfectamente el productor, quien deberá seleccionar entre la gran cantidad de material de pipetas las cuales pueden ser descartables o no, en este caso debe estar muy bien esterilizada. “Aquí lo que hay que saber es que debemos usar una pipeta para cada hembra, eso es muy importante” dijo Lloveras.

 

La técnica en sí tiene dos consideraciones importantes: “por un lado la buena colocación de la pipeta, que no vaya al orificio uretral, para que eso no suceda hay que insertar la pipeta como dirigiéndose a la columna vertebral (de abajo hacia arriba). Y la otra que enhebre correctamente, eso lo podemos notar porque cuando el procedimiento está bien el semen no refluye”.

 

Registros

Los registros son fundamentales para cualquier etapa productiva del cerdo, sin ellos el productor desconoce lo que está pasando en su granja. En el caso de la inseminación, desde INTA Pergamino se recomienda registrar el material con fecha de extracción, raza, el número animal o cualquier otro dato que haya sido importante durante la recolección o durante la dilución.

 

También se recomienda registrar el momento de la siembra, con qué frecuencia se hizo; o si ocurrió algún suceso atípico; y por su puesto la fecha de la siembra para poder luego la fecha probable de parto y llevar registro para saber cuáles son los resultados de la práctica.

 

“También aquí recomendamos registrar quién fue la persona que hizo la extracción, porque el efecto humano es uno de los más importantes en los resultados finales en la técnica de siembra” sentención Marcela Lloveras.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *