19 de julio de 2013 00:19 AM
Imprimir

Trámite en Senasag traba ingreso de harina peruana

CompartiremailFacebookTwitterDiez mil quinientos quintales de harina, importada del Perú,  aún no pueden ser comercializados por los gremiales, debido a que no cuentan con el certificado de inocuidad alimentaria que otorga el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), según informó el máximo representante de los gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa.   El dirigente […]

Diez mil quinientos quintales de harina, importada del Perú,  aún no pueden ser comercializados por los gremiales, debido a que no cuentan con el certificado de inocuidad alimentaria que otorga el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), según informó el máximo representante de los gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa.

 

El dirigente explicó que importaron la harina hace tres semanas y hace 15 días iniciaron el trámite para obtener el registro en el Senasag.

 

A pesar de que dijeron cuentan con el apoyo del Viceministerio de Industria y Comercio, los gremiales pideron mayor celeridad al Senasag, para comercializar este producto y evitar la escasez del pan de batalla. “Se debería reducir el tiempo (de trámite)  el ‘véngase mañana’ nos perjudica”.

 

A pesar de esta demora, esperan que hasta el próximo lunes ya puedan contar con este registro, y así logren iniciar la comercialización de la harina peruana.  A su vez, Figueroa informó que  pretenden comercializar el quintal de harina entre 200 a 300 bolivianos. No quisieron precisar a este medio el costo final de este producto, sin embargo indicaron que será menor al precio de la harina argentina.

 

El coordinador distrital del Senasag en La Paz, Elías Pérez, informó que desconocía el trámite de importación que está realizando la Confederación de Gremiales. Sin embargo, enterado de que ya este gremio está realizando esta importación, afirmó que para cualquier ciudadano, contar con este registro tarda normalmente entre 15 y 20 días.

 

Por otro lado, el coordinador distrital del Senasag en Cochabamba, Alejandro Matos, informó que en el departamento aún no se ha recibido ninguna solicitud de registro de importación de harina peruana.

 

Trámite burocrático

 

El coordinador distrital del Senasag en Cochabamba informó que cualquier importación debe contar con el Registro Sanitario del Senasag, y para tener este documento, el importador debe tener el Certificado Sanitario del producto del país, de donde proviene la harina. Posteriormente se debe dejar una muestra en el Senasag para que sea analizada en los laboratorios de esta institución (donde se verifica si este producto es apto para consumo humano). Antes este estudio se hacía sólo en Beni, pero ahora se encuentra descentralizado y cada oficina de departamento cuenta con un laboratorio.

 

Tras contar con estos documentos, el Senasag debe realizar una inspección a los almacenes y elaborar un informe técnico.

 

Todo este trámite no debe durar más de tres semanas.

 

Hace un mes la Confederación Nacional de Gremiales firmó un acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Productivo, para importar de manera conjunta harina de países vecinos,  con el objetivo de mantener un bajo precio en este producto, y así evitar la escasez y alza del precio del pan de batalla, sobre todo en occidente.

 

Postergada

Hasta la tarde de este viernes se postergó la reunión entre la Confederación de Panificadores de Bolivia y el Ministerio de Desarrollo Productivo, así lo informó el secretario Ejecutivo de la Federación de Panificadores de Cochabamba, Freddy Cuentas.

Los panificadores exigen que el Gobierno les aumente la cantidad de quintales de harina subvencionada, puesto que la actual cantidad no abastece al mercado interno. Se niegan a comprar la harina argentina porque esto supondría el aumento al precio del pan de batalla.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *