21 de julio de 2011 10:28 AM
Imprimir

Desde China, Domínguez dijo que "el desafío para el campo está en ir por más y mayores rendimientos

El ministro de Agricultura de la Nación, ante más de 300 empresarios chinos que acudieron a informarse sobre las posibilidades de inversión en la Argentina, elogió a los productores argentinos, a los que definió como "altamente calificados y competitivos".

En un seminario de promoción de inversiones y negocios en la Argentina realizadoen Beijing, el titular del Ministerio de Agricultura dijo que en la región de América Latina compuesta por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay es donde se espera una mayor contribución a la producción de alimentos en los próximos años.

Ante un auditorio compuesto por algo más de 300 empresarios chinos que acudieron a informarse sobre las posibilidades de inversión en Argentina, Domínguez elogió a los productores argentinos, a los que definió como “altamente calificados y competitivos”.

“En Argentina se ha generado una nueva cultura de emprendedores que articularon los recursos positivamente”, señaló.

El ministro recordó que la FAO, el organismo de las Naciones Unidas de alimentos y agricultura, estimó que para abastecer a la creciente población mundial, dentro de 40 años el mundo deberá producir un 70 por ciento más de alimentos.

En ese sentido, Domínguez adelantó que Argentina planea aumentar en un 60 por ciento su producción en los próximos diez años.

Estos objetivos forman parte del Plan Estratégico Alimentario 2016-2020 que presentará el Ministerio de Agricultura el próximo lunes.

La iniciativa, que surge del trabajo de 53 facultades, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, entre otros, establece metas de producción para los distintos productos del agro argentino.

Domínguez se entusiasmó al afirmar que la meta de aumentar la producción un 60 por ciento “es absolutamente sustentable”.

El funcionario consideró que “con inversiones que permitan reconvertir y agregar valor seguramente el cumplimiento de esta meta va a ser mucho más fácil”.

“Necesitamos inversiones y queremos proponer una asociación en todas las oportunidades para producir alimentos para abastecer a la demanda mundial”, destacó.

Para Domínguez, se trata de “posibilidades de negocios extraordinarias porque combinan la demanda creciente de alimentos con una disponibilidad restrictiva de la tierra”.

En este marco, el ministro definió el vínculo con China como de “de interés estratégico”.

En su discurso, Domínguez remarcó la importancia de “la visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en junio del 2010”.

Además de Domínguez, que tuvo a cargo la apertura del encuentro, expuso el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Luís María Kreckler, quien afirmó que “Argentina tiene lo que el mundo va a demandar en los próximos años”, en mención al mercado mundial de alimentos.

En su visita a China, la tercera desde que asumió al frente del Ministerio de Agricultura, Domínguez firmó los protocolos para exportar harina de sangre y hueso vacuno a China, un acuerdo para facilitar la llegada de cítricos y un convenio para la cooperación en materia de vinos, que se suman a la reciente aceptación del ingreso de carne vacuna.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *