21 de julio de 2011 18:25 PM
Imprimir

Sistema Silvopastoril

PARAGUAY : Un sistema silvopastoril es el desarrollo en el cual interactúan el componente forestal que es la presencia del árbol, junto al cultivo de gramíneas de pastoreo o de corte, para la producción de ganado; en un mismo sitio y de manera simultánea en donde también  el suelo entra como un integrante muy importante que aporta el soporte físico y químico del sistema.

En nuestro país, como en otros países vecinos, hay una tendencia de producir árboles y ganado de manera simultánea en un mismo sitio, debido que a nivel global se dificulta  aun mas conseguir tierras por los precios elevados que ésta tiene y además aumentan las ofertas por la madera y los productos derivados de la ganadería.

La presencia del árbol junto a la producción ganadera en un mismo sitio, apunta a conseguir los objetivos  de un sistema de producción sostenible, debido a que brinda un beneficio social muy significativo, porque en este modelo de producción involucra a mano de obra poca calificada que aumenta de entre 8 a 14 veces más, comparando con una producción tradicional y desde el punto de vista ambiental, con este sistema de producción se disminuye la presión sobre los bosques nativos, aumenta el área de albergue para la fauna, evita la erosión al no haber escorrentía superficial dentro del sistema, las aguas de lluvias al tocar las hojas de los árboles y pastos son disminuidos en su velocidad y tamaño y no altera las propiedades físicas del suelo, son infiltrados en el subsuelo y suministrados de manera gradual en los cauces de agua.

Además de lo mencionado, el bosque, tiene un rol protector sobre el ganado muy      importante. La sombra y el abrigo, disminuyen el gasto metabólico de regulación de la temperatura corporal, por estrés calórico en verano y por generación de calor en invierno, lo que se traduce en una mayor performance en el uso de la energía proporcionada por la pastura, o sea una mayor ganancia en el peso, mayor producción y mayores ingresos.

Respecto al componente animal, éste, cuidadosamente controlado produce y da servicio al sistema: controlando la vegetación, las malezas, abonando, limpiando cortafuegos y previniendo incendios forestales.

La densidad del bosque, tiene una influencia directa sobre las pasturas, en cuanto a su evolución, composición florística, producción de forraje y su digestibilidad. Debe existir, una determinada densidad de árboles que permita llegar suficiente luminosidad y energía hacia la pradera, para que esta produzca forraje para el ganado.

Existe una disminución en la cantidad de materia seca producida, debido a la sombra proyectada por la copa de los árboles. Este efecto negativo es compensado en cierta forma, por la acción protectora que ejercen los árboles sobre las pasturas, atenuando la acción del frío en el invierno y el desecamiento y temperaturas altas en primavera y verano. Se logra una mayor permanencia del tapiz vegetal disponible para el ganado.

En lo económico, el silvopastoreo, permite obtener ingresos escalonados en el tiempo, mientras la unidad productiva se va capitalizando a través del recurso forestal.

El producto intermedio conseguido del recurso forestal genera ingresos muy importantes, que se pueden reinvertir para mejorar las instalaciones, para el pago de insumos, mejoras genéticas del hato ganadero, tratamiento silvicultural como poda, raleos entre otros.

El componente forestal introducido al predio, genera un aumento significativo en el ingreso del sistema que se hace efectivo al final del turno (madera aserrada, placas, láminas, muebles y otros).

Elaborado por Ing. For. Julio Britos
Técnico Dirección General de Plantaciones Forestales – INFONA

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *