22 de julio de 2013 18:43 PM
Imprimir

Cambio de clima en el kirchnerismo: Milani quedó en la cuerda floja

CompartiremailFacebookTwitterLa suerte del general César Milani comenzó a cambiar el fin de semana. Al flamante jefe del Ejército designado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no le alcanzaron sus declaraciones espontáneas en la Justicia, ni las declamaciones públicas de inocencia: en apenas dos días perdió el visto bueno de dos organismos de derechos humanos […]

La suerte del general César Milani comenzó a cambiar el fin de semana. Al flamante jefe del Ejército designado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no le alcanzaron sus declaraciones espontáneas en la Justicia, ni las declamaciones públicas de inocencia: en apenas dos días perdió el visto bueno de dos organismos de derechos humanos cuya opinión el Gobierno considera ineludible.

A las dudas de Estela de Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, se sumó esta mañana a primera hora un nuevo informe del CELS, después de la columna de opinión que el presidente de la entidad, Horacio Verbitsky, publicó ayer en el diario Página 12. Allí, al igual que en el documento que hoy leyeron los legisladores, recomendó rechazar el ascenso de Milani ante la aparición de nuevos documentos y testimonios que lo ubican en operativos de desaparición y torturas de la última dictadura militar.

El texto llegó a las 8:30 a la comisión de Acuerdos (que debía iniciar el debate sobre Milani media hora más tarde) y causó sorpresa y estupor en el bloque oficialista. “Ni nosotros ni nadie esperaba esto. Dice algo diametralmente opuesto a lo que decía diez días atrás”, se quejaron en la bancada.

En medio de la incertidumbre, el oficialismo revisó sus planes de avalar hoy mismo en la comisión el ascenso de Milani a teniente general y pospuso hasta mañana la continuación del debate para tener tiempo de analizar esta “nueva situación”, tal como la definieron.

Minutos después de esa decisión, el jefe del bloque kirchnerista, Miguel Pichetto, se comunicó con el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, para ponerlo al tanto de una situación que de todas formas el funcionario ya conocía por los medios.

No hubo más contactos y, aunque en el oficialismo todavía no hay una decisión tomada, las caras de asombro y fastidio en los despachos del Frente para la Victoria abren una incógnita sobre el futuro de Milani que hasta ayer no existía.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *