23 de julio de 2013 16:23 PM
Imprimir

Empresarios cruzan fuerte a Yauhar por sus declaraciones

Desde la Patagonia, en medio de la campaña electoral que lo tiene como primer candidato a diputado del kirchnerismo, Norberto Yauhar se refirió a las medidas de acompañamiento a la pesca sobre las que su ministerio, el de Trabajo, el de Economía, la intendencia de Mar del Plata y los empresarios vienen trabajando desde febrero pasado.

Para sorpresa de todos, dijo que el esperado decreto de retenciones “está demorado porque muchas empresas todavía no han terminado de entregar los papeles con la cantidad de trabajadores que tienen que tener en blanco”. Además supeditó la firma del decreto a la registración de los obreros de tierra, al considerar que “si el Estado hace un esfuerzo con una rebaja de retenciones, la contraprestación es que se blanqueen todos los puestos de trabajo en la pesca”. Siempre es plausible la idea de buscar la registración laboral pero desde el sector empresario entienden que no se puede castigar a quienes tienen su personal registrado por aquellos que lo tienen en negro; además destacaron que no fueron esas las condiciones establecidas al comienzo de las negociaciones. Sobre este tema y sobre las declaraciones del Ministro respecto de la competitividad, le respondieron referentes del sector empresario.

Alberto Procelli es el gerente de Solimeno SA, una de las empresas más grandes de la pesca argentina, que en los últimos años ha registrado a todos sus trabajadores: solo en tierra tiene una dotación de 600 obreros bajo convenio del SOIP. Al ser consultado sobre las declaraciones de Yauhar, dijo que “nosotros presentamos todos los papeles, todos los formularios que nos han pedido. El Ministro dice también que muchas cooperativas disfrazan de blanco a sus trabajadores, lo que es una realidad; pero decir que no se avanzará hasta que esto no se solucione, no es una respuesta válida. Luego de la primera reunión que tuvimos en el Ministerio, solo con Yahuar, usted me preguntó cuál era mi opinión sobre lo que nos había anunciado y yo le dije que el Ministro estaba haciendo su trabajo, pero que había que ver para creer. Creo que en aquel momento me anticipé a lo que pasaría”.

Puntualmente sobre el anuncio de Yauhar respecto de que para lograr la aplicación del decreto de baja de retenciones habrá que esperar a que todos los trabajadores en la pesca estén en blanco, Procelli se mostró a favor de propiciar la registración para todos los trabajadores pero lo consideró injusto para quienes están cumpliendo con la ley: “El tema del trabajo en negro es complicado, nosotros tenemos a todos los trabajadores en relación de dependencia y no podemos acceder a la baja en las retenciones, por el momento estamos subsistiendo. Creo que la gente que tiene a sus trabajadores en negro debe ubicarse por una arista y los que hemos registrado a los trabajadores debemos ir por otra, gozando de la ventaja o en realidad del correctivo de las retenciones porque es necesario. No puedo entender que yo, que tengo todo el personal en blanco, tengo que esperar que el que tiene trabajadores en negro se regularice para poder acceder a la baja de retenciones; sería mucho más lógico que no se aplique el decreto a las empresas que tienen cooperativas”.

A la hora de hablar de las cooperativas, El ministro Yauhar hizo una aclaración que también sorprendió, toda vez que desde el SOIP, sindicato que nuclea a los trabajadores del pescado, se viene sosteniendo que en la pesca no existen cooperativas legales: “También hay que decir que hay cooperativas que tienen la gente en blanco y funcionan bien”, dijo en declaraciones a este medio. Al respecto el gerente de Solimeno exigió una aclaración sobre lo que desde el gobierno nacional se califica como cooperativa legal: “Me gustaría que me expliquen esto de que en la pesca hay cooperativas legales, que me lo expliquen y si es posible que existan cooperativas legales en la pesca me dejen a mí tener gente de cooperativa. Hace unos días tuve que tomar personal de cooperativa, de las que dicen son legales, para subsanar el ausentismo diario que sufrimos de 145 operarios, prácticamente el personal de una fábrica, y a los dos días llegó el sindicato y me presionó para tomar a seis personas de la cooperativa, sumándolos a los más de 600 trabajadores de tierra que tengo registrados. Evidentemente acá no se manejan igual con todos”.

Yauhar no se refirió solamente al trabajo en negro sino que también vertió conceptos sobre la competitividad empresarial que tampoco cayeron bien en el sector. El Ministro, tras anunciar que el dólar oficial a fines del corriente año “se ubicará por sobre los seis pesos”, sostuvo que “la política cambiaria de la Argentina tiene que ir de la mano con las necesidades de competitividad”. Si bien todos comparten el concepto, nadie pasó por alto que este ha sido el constante reclamo que se le ha hecho al Gobierno Nacional en cada una de las reuniones interministeriales. Por su parte Procelli señaló: “No sé por qué piensa así ahora, hoy hacen política a costillas de los empresarios. La política cambiaria debe ir de la mano de las necesidades de competitividad definitivamente, algo que no está sucediendo y una forma de corregirlo es la aplicación del decreto de retenciones, tal como cuestiona la oposición, cuesta entender por qué pretende plantearlo cuando sea legislador, que estará mucho más lejos del Ejecutivo”, concluyó.

“PONER LA PELOTA EN OTRO LADO NO TIENE NINGÚN SENTIDO”

Quien también se refirió a los dichos del Ministro fue Ciro D’Antonio, miembro activo de CAFREXPORT, la cámara que nuclea a los empresarios sin barco pero con frigorífico, que tienen a su personal en cooperativas, las mismas que desde el gobierno señalan como “legales”. Pese al guiño que Yauhar tuvo para con este sector al señalar “que tienen la gente en blanco y funcionan bien”, no pudo dejar de mostrarse sorprendido sobre los nuevos condicionamientos a los que será sometida la firma del decreto de retenciones y expresó con ironía: “El decreto establecía que había un padrón de beneficiarios que debían tener sus trabajadores en blanco y no despedir personal. No entiendo cómo puede supeditarse ahora a que dejen de existir cooperativas ilegales en la pesca de Mar del Plata, porque es como esperar que no haya más hambre en el mundo. Cómo podemos hacernos responsables de una empresa que nos es ajena, nos sorprendió muchísimo”.

El empresario dijo estar buscando contactarse con el subsecretario de Pesca, Miguel Bustamante para que les explique “qué cambió en las últimas horas” y agregó: “Nos dicen desde el mes de febrero que el decreto está a la firma, no creo que el Ministro nos dijera que firmó algo que nunca había firmado, incluso nos habían confirmado que ya había salido de Agricultura con su firma, que el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, había hecho unas correcciones y que solo faltaba la firma de la Presidente. No podemos entender cómo ahora dice lo que dice, tenemos la esperanza de que se haya expresado mal”.

A la hora de hablar sobre lo dicho respecto de la competitividad de las empresas, hizo fuerte hincapié en la necesidad de manejar el tema inflacionario al que estaría atada cualquier mejora real para el sector. A su entender, “la devaluación que se viene aplicando respecto al dólar no alcanza para lograr competitividad. Un dólar de 6 pesos si el Gobierno no controla la inflación, no es de ninguna manera una solución. Si tenemos que esperar a fin de año para que a partir de un dólar de seis pesos recuperemos rentabilidad, estamos yendo en contra de todo lo que venimos conversando. Necesitamos la baja de las retenciones pero si no se controla la inflación también vamos a necesitar reembolsos para poder competir. No se pueden entender las declaraciones del Ministro, poner la pelota en otro lado no tiene ningún sentido”.

En sintonía con sus colegas, el gerente de CAIPA, Gabriel Quercia, se mostró también sorprendido de que los dichos de Yauhar se contradijeran con lo conversado en las reuniones interministeriales: “Me extraña que se nos haya dicho que el decreto está a la firma cuando según dice el Ministro no se ha cumplido con los pasos previos”.

Quercia señaló que conceptualmente está de acuerdo con el Ministro en su visión sobre la competitividad: “Es lógico, debería ser así pero lo que nosotros notamos es que la política cambiaria está retrasada, desfasada. Conceptualmente también se puede decir que el salario debe acompañar la inflación pero qué inflación, la del 10 por ciento o la del 24 por ciento. Ese es el problema que tenemos”, concluyó.

Yauhar habló ante la prensa patagónica, como si sus dichos solo fueran a ser conocidos dentro de los márgenes de su terruño. Pero el rol que desempeña como funcionario nacional, hizo que sus palabras cruzaran con rapidez el Río Colorado y generaran gran revuelo en la provincia de Buenos Aires. Aquí lo dicho sobre la modificación del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias en la Patagonia sur, o la chicana lanzada contra CAPIP por no alistarse en el fondo rotativo para la compra de combustible no fue tenido en cuenta; en cambio aquello que afecta directamente a la industria local, como el decreto de retenciones, cayó como una bomba y disparó duras críticas y cuestionamientos. Ahora deberá el subsecretario de Pesca, Miguel Bustamante, atajar los penales que el yerro de su jefe provocó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *