24 de julio de 2013 11:51 AM
Imprimir

Buzzi entusiasmadísimo con Massa avizora una derrota electoral del gobierno

El federado cree que el intendente de Tigre encarna una “ruptura del PJ” y ve como ventaja de la oposición a una economía que “está jodida”.
Al igual que otros ruralistas como Alfredo De Ángeli (FAA) y Néstor Roulet (CRA) –ambos candidatos a legisladores por el macrismo-, Eduardo Buzzi ve una gran posibilidad de que el cristinismo sea derrotado en las elecciones legislativas de octubre.

La razón principal que argumenta Buzzi y que marca una diferencia sustancial con la aplastante victoria de la presidenta en 2011 es el de una economía golpeada, especialmente por la inflación, y lo que considera una ruptura del peronismo bonaerense liderado por el intendente de Tigre, Sergio Massa.

Massa y Macri -ya nadie lo duda- acordaron una alianza no escrita en el principal territorio electoral del país donde se juega el 38% de la elección en términos nacionales. Una alternativa de centro derecha que con base en la provincia de Buenos Aires, se extiende a otros distritos electorales de importancia como Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos.

El líder del Frente Renovador lleva en la lista que encabeza, tanto a Jorge Solmi, conocido dirigente de la FAA -y a su cónyuge María del Huerto Ratto candidata a diputada provincial desde Pergamino-, como a candidatos del Pro, por caso Gladys González y Christian Gribaudo, ambos cercanos a la Mesa de Enlace.

El jefe de gobierno porteño, lleva también candidatos del campo como el federado De Ángeli en Entre Ríos candidato a Senador, y el ex vicepresidente de CRA, Néstor Roulet que va como tercero en la lista macrista en Córdoba.

Hoy Buzzi cree que la sociedad se levantó en 2008 contra el autoritarismo que representaban Néstor y Cristina, y que el gobierno de entonces equivocó la lectura al poner a la Mesa de Enlace como “coordinadora de los partidos políticos” de la oposición. 

El federado aseguró en diálogo con Radio Continental que si en vez de esa lectura el gobierno hubiera rediscutido la política agropecuaria ahora “la situación sería otra”, aunque no precisó cuál sería.

Pero como “eso nunca pasó” y el oficialismo continuó con la misma visión destituyente del ruralismo, el gobierno “necesita recrear enemigos” -caso Grupo Clarín, entidades del campo, Bergoglio, la Justicia- para alimentar la “jauría” de fanáticos que lo siguen, analiza Buzzi; y resume que “nunca un sector (el campo) sufrió un destrato mayor como en la era cristinista”.

Para el federado “lo que le dio el gobierno al campo fueron dolores de cabeza” y “amarguras” mediante políticas que calificó de incomprensibles. Luego explicó que el propio gobierno se “monta” en los números de una cosecha récord a la que cuestionó porque se “sumaron boludeces” para anunciar 105,4 millones de toneladas.

En ese punto Buzzi aseguró que si la producción de granos superó los 100 millones de toneladas fue “a pesar del gobierno” y no gracias a él. Los méritos según dijo son del “ímpetu del productor” o “climáticos”. Luego resumió los últimos diez años como la “década perdida” para el sector agropecuario.

Para Buzzi un gobierno de distinto signo político al actual en 2015 debería tener en cuenta políticas diferenciadas para los diferentes agentes económicos sectoriales, a la vez que un formato de “consenso” en las políticas que se adopten con tres ejes centrales: más producción, más productores y respeto al medio ambiente.

La gran diferencia con la elección en 2011, para Buzzi es que la economía “no se veía tan maltrecha, los niveles de inflación se aceleraron”, y la oferta política de la oposición era confusa. De allí que su lectura es que la ruralidad urbana terminó votando a lo que ya conocía para mantener aquella estabilidad económica, que la misma dirigencia del campo negaba ya por esos días.

Otra diferencia con el 2011 para el presidente de la FAA es “una ruptura del PJ”, con la aparición de Massa como la alternativa que no existía hace dos años aún cuando fueron candidatos en aquella elección Eduardo Duhalde –cuya última foto de campaña antes de las Paso fue precisamente con Buzzi- y Alberto Rodríguez Saa.

Se añade a la ruptura pejotista una “interesante” oferta electoral en la Ciudad de Buenos Aires de cara a las Primarias de agosto. De ese modo Buzzi se esperanza con una derrota oficialista por un nuevo escenario electoral en el que la oposición se verá favorecida porque “la economía está jodida”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *