24 de julio de 2013 02:18 AM
Imprimir

Sorpresa de privados ante pedido de Mujica de controlar frigoríficos

URUGUAY : El presidente pidió atender el riesgo de concentración en la industria cárnica y las curtiembres

La determinación del Poder Ejecutivo para crear un ámbito de seguimiento para atender una probable concentración en el segmento de la industria frigorífica y curtidora –producto de los últimos cambios de manos en algunas empresas brasileñas radicadas en Uruguay–, “sorprendió” a los empresarios locales, porque no consideran que este “fenómeno” sea la principal amenaza para sus negocios en el corto plazo.

Fue el propio presidente José Mujica quien planteó esta preocupación ayer en la reunión del Consejo de Ministros. Según comentaron fuentes del cónclave a El Observador, el mandatario enumeró algunos de las recientes compraventas vinculadas a capitales brasileños de la industria cárnica y curtidora, que podrían configurar una “posición dominante” de estos grupos. El mandatario teme que se transite hacia un “monopolio” en la fijación de precios de las materias primas (ganado y cueros) que afecte a los productores.

Mujica repasó la multimillonaria transacción por la cual el principal productor de carnes del mundo, el brasileño JBS –propietario del frigorífico Canelones–, adquirió la marca de aves y cerdos Seara del también  brasileño Marfrig, además de la curtiembre local Zenda, por un total de US$ 2.750 millones. Asimismo, el pasado 20 de junio la curtiembre de capitales alemanes Bader vendió al mismo grupo maquinaria del área de cueros semiterminados y le traspasó 80 trabajadores.

La multinacional brasileña tiene además un acuerdo con la cooperativa El Águila de Florida, mediante el cual procesa los cueros provenientes de la faena que realiza en el frigorífico Canelones. En cuanto al negocio de los frigoríficos, Mujica recordó que además de la los grupos brasileños JBS y Marfrig, también está Minerva, propietario de Pulsa.

Precisamente, pese a que los capitales brasileños han cobrado protagonismo en la faena de vacunos en la industria uruguaya, su producción acumulada no supera el 50%. De acuerdo a los datos de este año hasta el 13 de julio, la empresa que contaba con el mayor peso en la faena era Marfrig que –con sus cuatro plantas– tiene una participación del 24,6%. Si se consideran todas las plantas  en manos brasileñas, acaparan el 41,5% de la faena total de este año.

Luego del Consejo de Ministros el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, comentó en conferencia de prensa que tras analizarse diferentes problemáticas de la industria frigorífica, curtiembres y pesca, el gobierno resolvió que buscará la forma de “impedir” la concentración de propietarios en la industria frigorífica. “Queremos buscar mecanismos para no generar mayor concentración en el control del sector frigorífico en la cadena. El gobierno cree que es indeseable para la competencia”, afirmo Cánepa. En ese sentido, anunció que se formó un grupo de trabajo para ver el impacto de medidas ya tomadas, realizar un seguimiento, y ver posibles casos de concentración. 

Sorpresa
La inquietud de Mujica sobre prácticas de concentración en la industria curtidora y frigorífica sorprendió a empresarios uruguayos. Una fuente de una curtiembre local explicó  a El Observador que hoy son “muy pocas” las curtiembres que tienen una actividad importante en el país. Sobre el traspaso de Zenda de Marfrig a JBS, dijo que “no cambia para nada” el acceso a la materia prima. “Nosotros ni ninguna de las demás curtiembres accedía antes a esos cueros. En el corto plazo, no habrá ningún cambio”, aseveró.

El empresario curtidor recordó que hoy la inquietud mayor para las empresas son los “altos costos” para agregar más valor a los cueros locales. “Hoy más de la mitad de los cueros que produce el país se van salados o wet-blue (cuero húmedo) porque cada vez somos menos competitivos”, alertó.

En una línea similar, un directivo de un frigorífico uruguayo reconoció a El Observador que si bien las plantas brasileñas tienen una parte importante de la faena local, son tres empresas y no una sola. “Si hay concentración, hay colusión para bajar el precio del ganado. Si analizás el mapa de los grandes exportadores de carne  (Brasil, Paraguay, Australia, Nueza Zelanda y EEUU) de todos esos países Uruguay es el que tiene la hacienda más cara”, fundamentó.
No obstante admitió que, en ocasiones, a las industriales locales “se les mueve el piso” cuando las firmas brasileñas “muestran los uñas”, pero “son las reglas de juego”. La fuente hace referencia a la puja que muchas veces se dan entre los grupos –Marfrig, JBS y Minerva– para la compra del ganado, hecho que provoca una presión alcista de los precios. Sin embargo, para el empresario consultado los frigoríficos brasileños están “tan o más obligados” a reportar ganancias que las empresas uruguayas. “Ellos tienen que rendir cuentas y saben que en largo plazo no pueden seguir perdiendo”, explicó.

Salida para ocupación de Marfrig
Una mesa de negociación que encabezaron los ministros de Trabajo (Eduardo Brenta), Industria (Roberto Kreimerman), Ganadería (Tabaré Aguerre), el sindicato de la carne (FOICA) con  jerarcas del grupo brasileño Marfrig permitió encontrar una salida para levantar la ocupación del Frigorífico Colonia, que determinó el gremio de este frigorífico. Según comentaron fuentes oficiales a El Observador, la empresa se comprometió a retomar la faena durante tres días a la semana mientras se instala una mesa de negociación en el Ministerio de Trabajo. Hoy la asamblea de trabajadores de la planta de Tarariras definirá si sigue adelante con el conflicto, o acepta la tregua negociada con el Poder Ejecutivo y los directivos de la industria brasileña.

Inversión de firmas brasileñas en alza
De acuerdo a un documento de trabajo que elaboró el Ministerio de Industria, el flujo e la Inversión Extranjera Directa (IED) de Brasil creció a una tasa promedio de 42% en los últimos seis años (hasta 2012). En el mismo período, la IED general aumentó 10,6%. En 2011 arribaron a Uruguay US$ 170 millones en inversiones de capitales brasileños. En el top 20 de las principales exportadores del país en 2012  había siete firmas brasileñas (Saman, Cristalpet, Zenda, y los frigoríficos Colonia, Tacuarembó, PUL y Canelones). 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *