25 de julio de 2013 12:53 PM
Imprimir

Avance de JBS sobre frigoríficos de Marfrig disparó alerta oficial

URUGUAY : Si se concreta, se convertirá en el mayor productor de carne y cueros.

La alerta que el presidente José Mujica transmitió a sus ministros por una posible concentración de la industria frigorífica en Uruguay, tuvo como disparador una probable operación donde el gigante brasileño JBS sumaría las cuatro plantas que opera su competidor Marfrig en el país.

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, declaró ayer al programa Inicio de Jornada de Carve que el presidente propuso un “seguimiento” de este tema ante la posibilidad de que la operación comercial entre JBS y Marfrig avanzara más allá del traspaso de la curtiembre Zenda, según han manejado “algunos medios brasileños”, explico el jerarca.

“Si así fuera, este grupo (por JBS) quedaría en una posición dominante en el mercado cárnico uruguayo”, advirtió Brenta. Esa posible transacción y el impacto que podría traer aparejada la nueva realidad sobre la negociación de los productores para comercializar su ganado con la industria, fue la que provocó la preocupación del presidente.

Si JBS adquiriera las cuatro  plantas de Marfig en Uruguay, a lo que se sumaría su priopio frigorífico (Canelones), pasaría a transformase en la principal industria cárnica del país con una participación de la faena del 33%. En segundo lugar y muy lejos, quedaría su compatriota Minerva con una cuotaparte de 8,4%, según los datos de faena del INAC en lo que va de este año.

Brenta precisó que el gobierno tiene como primera intención dialogar y negociar con las empresas involucradas (Mafrig y JBS) para obtener los mejores resultados. Como segunda carta recodó que existe un marco jurídico que da la ley de Defensa y Promoción de la Competencia. “Y luego existen posibilidades de las políticas públicas para incidir en contra o a favor de estos procesos”, recordó.

Competencia positiva

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, defendió ayer en rueda de prensa la política actual en materia de regulación de la industria frigorífica. Dijo que hoy la misma es “muy competitiva” y que productor se ha beneficiado de esta coyuntura. “El sistema que tenemos hoy en Uruguay ha demostrado que tenemos capacidad de competencia”, afirmó Aguerre.

El ministro fundamentó su posición con el incremento del indicador del “novillo tipo” que elabora el INAC, donde el valor de la hacienda aumentó mientras que se “mantuvo constante” el valor agregado industrial que se compone por la ganancia o pérdida que registran los frigoríficos. Agregó que si “nos comparamos con el resto de nuestro competidores, el productor uruguayo recibe el precio más alto por el novillo gordo”, resaltó el ministro de Ganadería. Por otro lado, Aguerre se mostro cauto frente a planteos de algunas curtiembres que solicitaron cierta restricción a la exportación de cueros. “¡Cuidado!; no todas las industrias tienen las mismas posibilidades”, dijo.

“Por tanto, si limitamos en alguna medida las exportaciones, podemos estar favoreciendo a aquellas industrias que tienen más escala y proceso industrial. Y si esa industria está vinculada a la industria frigorífica (como el caso de JBS) podríamos estar contribuyendo sin quererlo a una concentración y monopolización”, reconoció el ministro.

 

 

Brasileño hace pie en las curtiembres

 

Con la compra de la curtiembre Zenda a Mafrig, el principal productor de carnes del mundo –JBS– pasó a tener protagonismo en la deprimida industria curtidora uruguaya. El pasado mes la firma brasileña adquirió el área de cueros semiterminados de la curtiembre alemana Bader en San José.  Además, JBS tiene un convenio con la curtiembre El Águila de Florida para procesar sus cueros del frigorífico Canelones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *