22 de julio de 2011 10:00 AM
Imprimir

Los criadores de cerdos locales, en crisis por las importaciones de Brasil

Los productores de cerdos vienen golpeados en las últimas ediciones de La Rural.

Se presentan por menos días que el resto de los animales desde hace tres años por el brote de Gripe A, y aún están imposibilitados de instalarse en el pabellón de la muestra por más de siete días por disposición de Senasa.
Pero este año se agrega un nuevo drama a la historia: las importaciones de cerdos desde Brasil y ?aseguran? Chile, están deprimiendo los precios internos que pagan los frigoríficos por los capones nacionales. ?De $ 8 por kilo el año pasado se bajó a no más de $ 6?, explicó a El Cronista el criador y expositor José Pecorelli.
A pesar de que los productores, especialmente los de Federación Agraria Argentina, tomaron la bandera proteccionista para el cerdo local, y que desde el Gobierno se prometieron medidas para evitar, o al menos, disminuir el drama, los cabañeros presentes en la muestra coincidieron de que se sigue importando, e inclusive, de más países de la región.
Según información del Ministerio de Agricultura de la Nación sobe la cadena de valor del cerdo, la concentración de la faena porcina es alta: los primeros 20 establecimientos son responsables de más del 80 por ciento de la faena y los primeros 10 acumulan el 65 por ciento. El sector no se priva de apellidos de renombre: la familia Blaquier es dueña de la firma Cabaña Argentina; Alejandro Quentin, de Pampa Capital, compró en 2008 el segundo frigorífico de cerdos, Campo Austral; y el gigante Paladini. Los tres tienen un porcentaje de producción propia de cerdos, pero compran en el mercado lo que necesitan.
Lo cierto es que si el productor no puede vender bien el capón al frigorífico, el criador no compra reproductores (que son los animales que salen a remate el lunes en La Rural) y prefiere esperar que llegue un mejor momento para invertir.
Si los precios no son los que espera, el criador puede llevarse al animal de nuevo al campo pero ya no podrá traerlo para la próxima exposición. El ciclo de venta de los cerdos es de los cinco a los diez meses de vida. Después, es considerado viejo.
Según Pecorelli, hoy en los remates se paga entre 15 por ciento y 20 por ciento menos que hace un año.
El mejor precio para un porcino el año pasado fue para la raza Yorkshire, que se cotizó en casi $ 14.000. Este año el precio de venta dependerá del animal y el comprador, y no se descarta un valor cercano al del año pasado en caso de que haya un ejemplar mejor que salga a la venta. Pero a igual animal, insisten los criadores, los precios serán menores.
Aún así, llegaron hasta La Rural unos 70 ejemplares de seis razas y muchos de ellos buscara comprador la semana próxima.
También en el caso de las ovejas hay problemas. Los ejemplares ovinos que llegan a La Rural por lo general no vienen de la Patagonia por una disposición sanitaria. Como por debajo del paralelo º42 la región es libre de aftosa sin vacunación, los animales que cruzan no pueden volver. Por eso, el clima es de mayor optimismo en el pabellón de las ovejas. Los precios internacionales de la lana y la carne son tan buenos que ?este es el mejor momento para los productores en los últimos 15 años?, indicó Fernando Bonorino, presidente Asociación de Criadores de Romney Marsh.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *