29 de julio de 2013 00:11 AM
Imprimir

“Es necesario mantener una demanda industrial diversificada que garantice la competencia”, dijo presidente Mujica

CompartiremailFacebookTwitterEl presidente de la República, José Mujica, expresó al Gabinete Ministerial en su último encuentro la necesidad de “mantener una demanda industrial diversificada que garantice la competencia”, lo cual surge a partir de la solicitud de una empresa vinculada al cuero de imponer restricciones a la exportación de ese producto. El ministro de Ganadería, Agricultura […]

El presidente de la República, José Mujica, expresó al Gabinete Ministerial en su último encuentro la necesidad de “mantener una demanda industrial diversificada que garantice la competencia”, lo cual surge a partir de la solicitud de una empresa vinculada al cuero de imponer restricciones a la exportación de ese producto.
El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, señaló que en el Consejo de Ministros del pasado martes presentó un informe sobre las perspectivas de la cadena cárnica uruguaya, los niveles de faena creciente, la moderna y competitiva capacidad industrial instalada, la esperanza de llegar a los tres millones de terneros y el desafío de generar condiciones de alimentación que permitan pasar de una ganadería con 370.000 toneladas de carne a 600.000 toneladas.
Agregó que la tecnología para lograr estas metas existe, que ya van 26 meses en los que el precio de la ternera es superior al del novillo gordo y que se podrá llegar a los tres millones de terneros, no solo por el caudal de lluvia que recibió el país, sino porque muchos productores apostaron a la cría en lugar de la faena. “La cadena cárnica uruguaya encontró una combinación de mercados que le ha permitido tener los precios de la hacienda más altos que sus competidores”, dijo.
Para el ministro, el sistema al que llegó el país demuestra que existe capacidad de competencia, y frente a una solicitud puntual de una industria vinculada al cuero, sobre imponer algunas restricciones a la exportación de ese producto, se plantea la alerta sobre las consecuencias que podría traer esta medida para otras empresas con distintas capacidades o de menor escala. “Si esta industria está vinculada a la industria frigorífica, tal vez indirectamente podríamos estar contribuyendo a una concentración o monopolización; y ahí es donde el Presidente Mujica dice: cuidado, no debemos ver con buenos ojos un aumento de la concentración en una industria estratégica como esta”, sostuvo. Aguerre se mostró de acuerdo con Mujica en cuanto a la importancia de ser cautelosos en proteger las fuentes de trabajo y a los productores. “Hemos desarrollado una industria frigorífica competitiva (…), en los últimos años ha habido el mejor poder de negociación histórico para los productores uruguayos, a lo que se agrega un mercado abierto a la exportación de ganado en pie”, dijo el ministro, quien acotó que el mandatario le transmitió enfáticamente: “preocupémonos por mantener una demanda industrial lo más diversificada posible para garantizar que exista la competencia”.
no mienten
Defendiendo su convicción de que hoy se dan las condiciones de competencia, Aguerre aseguró que “los números no mienten”. Cuando se analiza el precio de venta del novillo tipo calculado por INAC y cuánto de eso fue captado por el sector industrial, “resulta clarísimo que en realidad los productores tuvieron en los últimos años el mayor poder negociador que han tenido en la historia. A eso se agrega la existencia de un mercado de exportación de ganado en pie abierto en función de las posibilidades técnicas”, indicó.
Recordó que el MGAP otorgó permisos para exportar casi 180.000 bovinos en pie, pero se embarcaron menos de 70.000. Eso pasó porque “el ganado en Uruguay está más caro que en otros países, pero para los productores, la exportación en pie sigue siendo una señal. Tienen que existir alternativas, no porque nos guste que la materia prima nacional se exporte sin valor agregado, sino para tener más materia prima”, aseguró Aguerre.
De todos
Por su parte, el presidente de la Federación Rural, Carlos María Uriarte, también apoyó a título personal la idea de Mujica y reconoció que “cuidar lo que tenemos es responsabilidad de todos”.
Según su visión, “la decisión de estar atento a que el hecho de tener la demanda tan concentrada no provoque efecto negativo sobre los más débiles es positivo. Eso lo relaciono también con el acceso a la tierra, donde los productores medianos y chicos, a veces, se ven sin herramientas para poder competir contra capitales más grandes”. Admitió que “al existir tan pocas empresas gobernando la demanda, de alguna manera es más fácil coordinarla que del lado de la oferta”.
concentración
La alerta que el presidente José Mujica transmitió a sus ministros por una posible concentración de la industria frigorífica en Uruguay, tuvo como disparador una probable operación donde el gigante brasileño JBS sumaría las cuatro plantas que opera su competidor Marfrig en el país.
El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, declaró al programa “Inicio de Jornada” de radio Carve que el presidente propuso un “seguimiento” de este tema ante la posibilidad de que la operación comercial entre JBS y Marfrig avanzara más allá del traspaso de la curtiembre Zenda, según han manejado “algunos medios brasileños”.
“Si así fuera, este grupo (por JBS) quedaría en una posición dominante en el mercado cárnico uruguayo”, advirtió Brenta. Esa posible transacción y el impacto que podría traer aparejada la nueva realidad sobre la negociación de los productores para comercializar su ganado con la industria fue la que provocó la preocupación del presidente.
Si JBS adquiriera las cuatro plantas de Marfig en Uruguay, a lo que se sumaría su propio frigorífico (Canelones), pasaría a transformase en la principal industria cárnica del país, con una participación de la faena del 33%.
En segundo lugar y muy lejos, quedaría su compatriota Minerva con una cuotaparte de 8,4%, según los datos de faena del INAC en lo que va de este año.
Brenta precisó que el gobierno tiene como primera intención dialogar y negociar con las empresas involucradas (Mafrig y JBS) para obtener los mejores resultados. Como segunda carta recordó que existe un marco jurídico que da la ley de Defensa y Promoción de la Competencia. “Y luego existen posibilidades de las políticas públicas para incidir en contra o a favor de estos procesos”, explicó

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *