22 de julio de 2011 10:16 AM
Imprimir

La COVIAR busca potenciar la relación con el mercado brasileño

El presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), Lorenzo Capece, mantuvo una intensa semana de actividades institucionales, en el Estado de Río Grande do Sul, en Brasil.

Junto a José Alberto Zucardi, presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina y Cristina Brachetta, gerente general de COVIAR, se reunieron en la ciudad de Bento Gonçalves, con diversas instituciones brasileñas vinculadas a la actividad vitivinícola.

"Nuestra idea era reafirmar los vínculos con el Instituto Brasileño del Vino (IBRAVIN). Hemos conversado sobre todos los temas que hacen al desarrollo del mercado brasilero del consumo responsable de vino", expresó Capece.

"Esta es una construcción institucional que COVIAR viene desarrollando desde hace unos años, afortunadamente con resultados positivos, y vamos avanzando con las máximas autoridades brasileñas de la industria vitícola, tanto del sector público como del privado, buscando hacer sustentable nuestro negocio y mejorar los vínculos comerciales", prosiguió el presidente de COVIAR.

En estas Mesas de Trabajo, de acuerdo a lo expresado por Capece "el aspecto clave es el desarrollo del mercado vitivinícola brasileño, porque sigue siendo muy pequeño pero tiene un importante potencial de desarrollo a futuro. Para lograrlo nos tiene que ir bien a todos, en términos comerciales productivos. Tanto a los brasileños como nosotros, los argentinos. Esta es una construcción que no se puede lograr de un día para el otro".

PEVI MERCOSUR

Consultado sobre la posibilidad de desarrollar un Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) del MERCOSUR, Capece manifestó: "fue uno de los elementos centrales de nuestro viaje y hemos tenido una respuesta muy interesante. Es posible que en los próximos días tengamos una puesta en marcha de lo relativo a los antecedentes y prolegómenos de lo que será el PEVI del MERCOSUR. Esto implica un trabajo importante de gestión, ya que un Plan Estratégico implica tener que convencer a todos los actores de la vitivinicultura de los países integrantes. En este caso, tenemos a Uruguay, lo que significa contar con tres países productores, para que logremos el apoyo de las Unidades de Gestión del MERCOSUR y del Programa de Bienes Públicos Regionales, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)".

Historia

En 1996, a cinco años de haberse creado el Mercado Común del Sur, se elaboró el reglamento vitivinícola.

En el 2009 Argentina solicitó que se comenzara a trabajar en la elaboración de un Plan Estratégico Vitivinícola del Mercosur debido a la experiencia que se podía capitalizar y que se habían realizado en otras regiones del mundo.

El Plan Estratégico surge debido a que es una herramienta apropiada para hacerle frente a los cambios globales con visión de largo plazo y poder también tratar distintas problemáticas del sector como la competitividad de la vitivinicultura regional y los nuevos actores.

En este sentido también sirve para definir estrategias colectivas para luego institucionalizarlas y actuar creando consenso. En definitiva el Plan busca proporcionarle a toda la industria vitivinícola de la región, un horizonte definido, claro y abarcador para los próximos años.

Los objetivos iniciales son establecer un ámbito de planificación, coordinación, y acción colectiva a nivel Mercosur; determinar cuáles son las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas; establecer una visión, una misión y objetivos estratégicos para todo el sector vitivinícola del Mercosur y determinar estrategias y sus correspondientes acciones estratégicas, que contribuyan a cumplir la misión y alcanzar la visión y los objetivos estratégicos establecidos.

Desde el 2005 Argentina y Brasil vienen realizando diferentes acciones como el acuerdo de precios mínimos de exportación de vinos a Brasil, acuerdo de realización de acciones de reconversión de viñedos por parte del sector vitivinícola brasilero.

En los años siguientes también continuaron las tareas en conjunto como el estudio del mercado brasilero de vinos (realizado por la Corporación Vitivinícola Argentina y el IBRAVIN) y se coordinaron acciones para evitar el contrabando. En el 2009 Brasil propuso trabajar en la promoción del consumo moderado de vino y Argentina solicitó que se comenzara a trabajar en la elaboración de un Plan Estratégico Vitivinícola del Mercosur, además de insistir en el tratamiento de la normativa Mercosur para la circulación de jugo de uva a granel y acordar ciertas pautas de fiscalización vitivinícola entre los organismos técnicos de ambos países. El año pasado, ambos gobiernos presentaron el proyecto de integración productiva.

Cuna del vino brasileño

Cabe destacar que la ciudad de Bento Gonçalves es la cuna de la vitivinicultura brasileña. A modo de ejemplo debe mencionarse a la Cooperativa Aurora, que sólo en el segmento del Turismo Enológico, en el transcurso de 2010, recibió 150 mil visitantes.

En Río Grande do Sul, al vino lo toman como un producto estratégico y están apostando muy fuerte al desarrollo de la industria. Los actores del sector y el resto de la comunidad, ya distinguen al vino y al sistema productivo, como un valor agregado de su gestión política y empresaria. Así, es que están desarrollando fuertes inversiones, actualmente en la frontera con Uruguay

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *