29 de julio de 2013 11:24 AM
Imprimir

Recomendaciones prácticas para minimizar la mortalidad de corderos en el período neo natal

El ingeniero agrónomo Gianni Bianchi, responsable del grupo de Ovinos y Lanas de la Estación Experimental “Dr. Mario A. Cassinoni” (Eemac) de la Facultad de Agronomía, brindó a EL TELEGRAFO una serie de recomendaciones prácticas para que los productores minimicen la mortalidad de corderos en el período neonatal.

Entre los aspectos destacados por el profesional están los servicios de otoño (34 días), “por categoría y parición de primavera con esquila pre-parto en agosto y uso de herramientas (peines altos, salvo el cover) para minimizar riesgos de mortandad”. Además, agregó que se debe controlar la sanidad, “con antihelmínticos y vacunación contra clostridiosis”.
Para Bianchi, es importante “marcar los carneros o identificar ovejas por semana de servicio. Haciéndolo adecuada y diariamente, sabremos con razonable grado de exactitud semana de parición y ovejas falladas”. Sostuvo que esta medida “es fundamental para economizar comida y ser eficiente en el abrigo sólo a las ovejas que lo requieren”, al tiempo que sugirió “restringir el uso de ecografía, sólo cuando las expectativas de mellizos sean mayor del 10%”. Al referirse al descarte de ovejas pre-servicio, mencionó “ubre, ovejas viejas y obviamente, problemas sanitarios, especialmente en las patas”.
Asimismo, resaltó la virtud de “lotear por estado corporal en gestación avanzada –favorecer mellizas, borregas de primera cría, viejas y ovejas con condición corporal <2,5, independientemente de la carga fetal–”. De nuevo, como al servicio, mencionó el uso de antihelmíntico y vacunación contra clostridiosis.
Si no se esquila pre-parto, Bianchi explicó que debe efectuarse “limpieza de ubre y entrepierna 30 días antes de la fecha probable de partos, para favorecer el acceso a la ubre inmediatamente de nacido el cordero”. Indicó la utilización de “suplemento energético (0,5 kg/animal/día) última semana pre-parto a los efectos de aumentar la cantidad del calostro y favorecer la extracción por parte de los corderos, al hacerlo más fluido y menos espeso”.
Los productores deben tener en cuenta la “reserva de potreros para parición, previendo comida, sanidad del potrero –para lo cual se recomienda pastoreo previo con vacunos recurriendo a categorías adulta– y eventualmente abrigo. Parición aparte de borregas y ovejas”.
Hizo hincapié en las “recorridas diarias –en lo posible de mañana y tarde– para evitar eventuales dificultades al parto”, citando como ejemplo “cordero pesado, mala presentación, oveja débil, etcétera”. De ser posible y si no se dispone de cortinas arboladas, “se debe encerrar o proteger inmediatamente antes del parto hasta los tres días post parto, particularmente a las mellizas”.
Bianchi destacó la utilización de perros de guarda “improntados”, como el Mastín del Pirineo o Maremmano-Abrucense, con el propósito de evitar ataque de perros salvajes y zorros de cuatro y dos patas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *