22 de julio de 2011 00:26 AM
Imprimir

Colapsa la ganadería ovina por la ceniza volcánica, aseguró la SRA

En un comunicado señaló, además, que «los vaivenes de los precios de la lana y el continuo aumento de costo hacen que la producción sea inviable principalmente para los pequeños y medianos productores».

La familia rural es la más afectada por esta erupción, dado que la ceniza cubrió la meseta donde pastorean sus ovinos, «cubriendo los pocos pastizales que dejó la sequía y causando problemas de salud a los animales, los cuales mastican el polvo volcánico», se sostuvo. Además, señaló que «éste también se incrustó en su lana, haciéndola más pesada y afectando la calidad de su textura».
«Al no contarse con reservas forrajeras o posibilidades de llevar sus ovejas a otros campos y al recibir una ayuda insignificante del Gobierno nacional y provincial por esta problemática, las condiciones se vuelven más críticas día a día», añadió.
«Esta situación se hace extrema, dado que en la Patagonia no hay posibilidades de reconvertir estos establecimientos y volcarse a producciones alternativas, y donde el valor de la mano de obra es un 20 por ciento superior a otras zonas productoras del país, cuyo costo representa más del 50 por ciento de los costos de producción», aclaró. También destacó «la gran relevancia, geopolítica, social, ocupacional y económica que tiene esta actividad, principalmente en la Patagonia, que ocupa un tercio del territorio nacional, ya que permite el arraigo de trabajadores y sus familias, para impulsar el crecimiento y desarrollo de esta región».
«Por ello consideramos de suma importancia que el Gobierno nacional, y más específicamente la Presidenta de la Nación nos escuche y que se genere un verdadero compromiso de las autoridades con esta gravísima situación», se reclamó.
Para la Mesa Ovina se debe contemplar «una política de Estado para esta actividad, donde se combinen medidas de corto plazo para enfrentar la difícil situación de los pequeños y medianos productores, sus familias y su personal, con medidas de largo plazo».
Se trata de que el productor cuente con reservas alimenticias para poder hacer frente a una situación de sequía y extrema como la resultante por la erupción del volcán Puyehue, y que además se promuevan programas de suplementación estratégicas y se fomente la implementación de pasturas. También que se trabaje en conjunto con el Renatre para poner en marcha los convenios de corresponsabilidad gremial.
Otro de los pedidos es que sean eliminados los derechos de exportación a la lana y a la carne ovina, que en la actualidad se encuentran en niveles de entre el 5 y el 10 por ciento en el primer caso y en el 5 por ciento en el segundo caso.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *