29 de julio de 2013 16:38 PM
Imprimir

Se exportaron más toneladas por menos dólares

La Subsecretaría de Pesca presentó el informe de coyuntura que evalúa las variaciones porcentuales de descarga y exportaciones de productos pesqueros hasta el 31 de mayo. Las comparaciones se realizan respecto de los valores de 2012 a excepción del cuadro de situación de desembarque, en el cual, debido a la paralización que sufrió la actividad […]

La Subsecretaría de Pesca presentó el informe de coyuntura que evalúa las variaciones porcentuales de descarga y exportaciones de productos pesqueros hasta el 31 de mayo. Las comparaciones se realizan respecto de los valores de 2012 a excepción del cuadro de situación de desembarque, en el cual, debido a la paralización que sufrió la actividad pesquera marplantense, se incluyó por primera vez la comparación con un segundo año, en este caso el 2011. Llama la atención el crecimiento de las capturas en varias especies que no es acompañado por un aumento en el ingreso de divisas, producto de una baja generalizada de los precios en el mercado mundial.

En el caso de los desembarques el informe realiza dos correcciones, una actualizando los datos al 30 de junio y otra incorporando los registros de 2011, lo que permite obtener un índice más real de las variaciones en las capturas. En la variación anual del mismo mes respecto del año pasado, los desembarques muestran una aumento del 127 por ciento; pero a la hora de analizar el acumulado interanual el aumento de desembarques en relación a 2012 es del 23,5 por ciento y si se lo compara con 2011 es del 16 por ciento. En el caso de las exportaciones no se realizó el mismo trabajo de incluir lo registrado en 2011 sino que se analiza el acumulado desde enero al 31 de mayo para el corriente año en comparación con lo ocurrido en 2012; allí se observa un aumento en el volumen exportado del 7,9 por ciento mientras que las ventas medidas en miles de dólares bajaron un 3,3 por ciento.

Viendo más detalladamente los desembarques se observa que la diferencia porcentual a favor del 2013 en gran medida se debe al calamar illex, que pasó de 58.493 toneladas en 2011 a 91.596 toneladas en 2012, dando el gran salto en 2013 con 155.355 toneladas, lo que se traduce en un aumento del 69 por ciento. Entre las especies que aumentaron sus desembarques durante estos tres años analizados, se destacan el besugo que pasó de 2.270 en 2011 a 3.261 en 2013 y la corvina rubia que de las 10.259 toneladas desembarcadas en 2011 ahora pasó a 17.878 toneladas.

Las especies que registraron las mayores bajas en los desembarques fueron el abadejo, la merluza de cola y la hubbsi. En el caso del abadejo, en 2011 se descargaron 9.896 toneladas, mientras que en el corriente año la cifra solo alcanzó las 3.415. La merluza de cola había registrado en 2011 un desembarque de 44.057 toneladas y en este 2013 la cifra cayó a 30.815. Para la merluza hubbsi los desembarques también muestran una caída si se los compara con 2011: entonces se descargaron 131.434 toneladas y ahora 125.322; en 2012 la captura acumulada en el mismo período fue de 110.805 toneladas, lo que muestra el verdadero impacto que el paro del SiMaPe tuvo en aquel momento.

Los condrictios que desde el mes de abril vieron limitadas sus capturas producto de medidas de manejo de tipo restrictivas para garantizar la sustentabilidad, no evidencian claramente aún su impacto en la estadística; en algunos caso hubo fuertes bajas y en otros aumento de las capturas. Se vió una importante reducción en el cazón que pasó de 46,7 toneladas en 2012 a 17; en el caso del gatuzo, si se lo compara con 2011 la variación es importante pasando de 3.525 toneladas a 2.731 en 2013. Sin embargo la diferencia respecto del año pasado, aunque mínima, registra un aumento de 114 toneladas. Lo mismo ocurre con las rayas, que en 2011 registraron desembarques por 11.825; 8.534 en 2012 y 9.350 en 2013.

El langostino tuvo una fuerte caída respecto de 2011 cuando se descargaron 31.605 toneladas, pero una suba respecto al año pasado que fue de 20.006 toneladas, toda vez que en este 2013 los registros señalan desembarques por 22.114 toneladas. Otra especie que repuntó respecto de 2012 fue la merluza negra, que pasó de 983 toneladas a 1.374 este año, igualando las capturas de 2011.

Desde hace unos meses los informes de coyuntura de la Subsecretaría de Pesca no presentan en números exactos las descargas por puerto y tipo de flota, sino que lo hacen mediantes gráficos que son muy fáciles de comprender pero restan rigurosidad. En el correspondiente a la participación de la flota en las capturas, se observa una fuerte caída de los fresqueros en 2012 respecto de 2011, producto del conflicto gremial vivido en Mar del Plata y un repunte en 2013 que de todos modos no logra igualar la actividad registrada 2 años atrás. Lo mismo se observa con los arrastreros congeladores, tangoneros y costeros, aunque con diferencias menos significativas entre un año y otro. En el caso de los poteros su participación se duplicó respecto de 2012 y se triplicó en relación al 2011.

En el caso de la participación de los distintos puertos, Mar del Plata muestra la mayor participación como es habitual pero a su vez en el 2013, arañando las 200.000 toneladas, supera el volumen de desembarque de los últimos tres años. También se observa una mayor participación de Puerto Deseado en comparación con el 2012.

En cuanto a los días de pesca, termómetro de actividad, describe el informe la variación anual respecto del 2012 donde se observa una fuerte caída del sector de rada o ría, del orden 38,5 por ciento y del 5 por ciento para los surimeros. Para todas las demás flotas muestra un crecimiento que va desde el 17,6 por ciento en el caso de los costeros hasta el 5,5 por ciento para los fresqueros, pasando por el 10 por ciento de mayor actividad para los congeladores y un 9,7 por ciento para los tangoneros. El promedio total mostró 18 días de pesca para todas las flotas, sin incluir los poteros y una variación interanual positiva del 17,3 por ciento. Lamentablemente el documento no incluye la comparación con el año 2011, pero puede realizarse recurriendo al archivo de dicho año dentro de los informes de economía de la Subsecretaría. En 2011 el promedio de días de pesca fue de 18 y la variación interanual de período analizado con el 2010 mostraba una insignificante baja del 0,1 por ciento; de allí puede deducirse que la actividad en 2013 hasta la fecha ha sido similar a la del 2011.

EXPORTACIONES

Medidas las exportaciones en toneladas se observa un crecimiento 7,9 por cientodel respecto de 2012, crecimiento que no fue acompañado por la medición de ingresos, que registra una baja en dólares del 3,3 por ciento para el mismo período. La nota más llamativa es el considerable aumento del volumen de exportaciones que no se ve reflejado en los ingresos, como consecuencia de la caída del precio promedio.

Para la merluza hubbsi, las exportaciones medidas en toneladas aumentaron un 2,3 por ciento, mientras que el ingreso de dólares fue de un 5,6 por ciento menos; el precio promedio respecto del 2012 cayó un 7,7 por ciento.

El langostino mostró una caída en todos los ítems: se exportó un 17,1 por ciento menos y el dinero percibido por las ventas cayó un 19,7 por ciento respecto de 2012, proporcionalmente con el volumen despachado. El precio promedio cayó un 3 por ciento.

El illex por su parte aumentó un 33,6 por ciento en volumen exportado, mientras que las ventas en dólares alcanzaron un aumento del 12,5 por ciento, debido a la caída del precio promedio en un 15,8 por ciento.

En el caso de la merluza negra la variación porcentual anual en toneladas exportadas fue del 62 por ciento de aumento mientras que en los ingresos por venta fue del 41,3 por ciento, dado que el precio promedio sufrió una baja del 12,3 por ciento.

La merluza de cola tuvo un mejor escenario con el aumento en el volumen de exportación del 22,6 por ciento que acompañado de un aumento del precio promedio en 3,7 por ciento, generó un mayor ingreso de dólares por venta en el orden de los 27,1 por ciento.

Los datos de condrictios tienen por estas horas más importancia que en otros años, toda vez que se encuentra en discusión el manejo biológico y comercial (CITES) de las especies que los conforman. En el caso de las rayas se exportaron 4.408 toneladas al 31 de mayo de 2013, lo cual equivale a un 17,8 por ciento más que en 2012; pero los ingresos en dólares solo variaron en un 1,5 por ciento, producto de una fuerte baja en el precio promedio del 13,8 por ciento.

La corvina rubia aumentó el volumen de exportaciones en un 14,2 por ciento pero esto no se tradujo en mayores ingresos, dado que medida en dólares la suba fue del 10,3 por ciento producto de una caída en el precio promedio del 3,4 por ciento.

El tema de la vieira es llamativo. Exportó en volumen un 42,1 por ciento más pero por ello recaudó en dólares un 1,2 por ciento menos que en 2012, dado que el precio promedio tuvo una estruendosa caída del 30 por ciento. Los mismos valores se aplican al caso de la centolla.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *