29 de julio de 2013 17:12 PM
Imprimir

“El bienestar animal es una herramienta para el proceso productivo”

Dr. Xavier Manteca, experto de la Universidad de Barcelona y máster de la de Edimburgo, considera que la estrategia más eficaz y rentable es la capacitación. Recorrió algunas granjas productivas chilenas y juzga que los avances en esta materia están al nivel de los europeos.

El bienestar animal (BA) adquiere cada vez más importancia. No solo porque los consumidores prefieren productos de origen animal que provengan de granjas o procesos donde las condiciones de crianza no causaron daños ni dolor, sino que además, los productores han visto que esas medidas implican mejoras en los resultados tanto en rendimientos como calidad de sus producciones. El tema en Chile también viene adquiriendo fuerza.

Desde que estudiaba Medicina Veterinaria, en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Xavier Manteca tenía interés en el comportamiento animal aplicado y el bienestar animal. Tras obtener su licenciatura y doctorado, realizó un máster en esas áreas en la Universidad de Edimburgo (Escocia). Hoy el doctor Manteca es reconocido por su labor como investigador y como docente en la UAB donde imparte clases de Etología y Bienestar Animal.

Hace unos días, el experto visitó el país -invitado por Boehringer Ingelheim y Asprocer-, expuso ante expertos y estudiantes, y recorrió granjas donde pudo conocer la realidad chilena en bienestar animal. Posteriormente analizó con Revista del Campo la tendencia en Europa y en Chile.

-¿Cómo conciliar bienestar animal y producción?

-El bienestar bien entendido es una herramienta para mejorar la producción. Habitualmente, cuando mejoramos el bienestar, los animales producen más y, además, hacemos que la actividad ganadera sea más sostenible desde el punto de vista social. Por lo tanto, no es que vayamos en contra de la producción, sino todo lo contrario, es muy importante saber que nuestro objetivo, el de los que trabajamos en bienestar animal, no es en absoluto perjudicar al sector ganadero, sino todo lo contrario, es una herramienta para mejorar el proceso productivo.

-¿Cuáles serían las claves; por ejemplo, para mejorar el sistema productivo?

-Si tuviéramos que escoger la estrategia más eficaz y más rentable, en términos de costo y beneficio, para mejorar el bienestar de los animales, sería la capacitación de personal, sin ninguna duda. Eso puede ser algo mucho más eficaz y mucho más rentable que cambiar las instalaciones.

-¿Cómo es en España la situación de bienestar animal, comparada con nuestro país?

-La única diferencia es que España, al ser miembro de la Unión Europea, cumple con las directivas comunitarias, lo cual supone que ya no tenemos jaulas de gestación, por ejemplo, y que en la medida en que salgan nuevas normativas, lógicamente las cumpliremos por ser miembros de la Unión.

-¿Existe algún país que cumpla las 5 libertades de los animales, entendiendo que son un valor al que se aspira?

-Las 5 libertades hay que entenderlas como un objetivo, algo a lo que se aspira. Al cien por ciento nunca podemos cumplir. Hay países que tienen mucha tradición, mucha historia de preocupación, de investigación en temas de bienestar. Pero lo importante es que el tema básico está ahí, como un objetivo, como una guía para identificar problemas.

-¿Cuáles son los países con tradición en esto?

-Los escandinavos. Suecia y el Reino Unido, claramente llevan más tiempo hablando del tema, discutiéndolo y su opinión pública está especialmente interesada por este asunto.

-¿Hacia dónde cree que va esta creciente tendencia por las BA?

-Creo que es inevitable -en la medida en que satisfacemos las necesidades de alimento de la gente- que la población quiera que el alimento sea no solamente inocuo, sino de calidad, y que el proceso de producción esté acorde con requerimientos de bienestar animal y de protección del medio ambiente. Eso ocurre en todas partes y ha sido en cierto modo una evolución natural. La ganadería no tiene que preocuparse solo de producir en cantidad sino también de producir en calidad. Y calidad entendida doblemente, calidad del producto y calidad del proceso de producción.

La situación de Chile

-¿Qué tipo de iniciativas están tomando los productores chilenos para mejorar?

-Por ejemplo, iniciativas en lo que desde mi punto de vista es la herramienta más eficaz para mejorar el bienestar animal: iniciativas de capacitación del personal, de elaboración de guías, de cartillas que indican cuáles son las prácticas recomendables y cuáles no. Hay un énfasis especial en cuestiones de formación y conocimiento.

-En nuestro país han causado impacto denuncias por el tema de la castración de los lechones sin anestesia, ni analgésicos, así como el uso de jaulas de maternidad…

-Bueno, las jaulas que se han prohibido en Europa, en porcinos, son las de gestación, no las de maternidad. Las de maternidad continúan utilizándose, pero las de gestación ya no… pero es una norma muy reciente. En Chile se siguen usando y también en la inmensa mayoría de lugares. En la Unión Europea la prohibición se hizo efectiva a partir del 1 de enero de este año, con lo cual estamos hablando de un cambio muy reciente. Respecto de la castración de lechones, es una práctica común, y diría que -si no en todos- en la inmensa mayoría de los países productores.

-Pero hay dolor…

-Obviamente. Está bien documentado que hay un dolor en el lechón, pero por otra parte hay una razón productiva para llevarla a cabo.

-¿Y cuál es esa razón?

-Reducir lo que se conoce con el nombre de olor sexual de la carne del cerdo macho. Habiendo esa razón productiva y siendo, por otra parte, un proceso doloroso, parece que lo ideal sería buscar alternativas que permitieran conseguir el objetivo productivo y evitar el dolor. Eso es, por ejemplo, lo que se está explorando en Europa, donde por iniciativa de la industria, probablemente dejará de realizarse la castración sin anestesia.

-¿Cómo se hará?

-Puede ser con utilización de anestesia, analgesia o inmunocastración… hay diferentes opciones.

-¿Cree que la industria chilena seguiría esa huella, aunque significará mayor costo?

-Hay estudios económicos que sugieren que obviamente hay una inversión inicial, pero por otra parte no hay que olvidar que el dolor tiene un impacto negativo en la producción, con lo cual probablemente el impacto económico de evitar el dolor será positivo.

-¿Al aplicar prácticas dolorosas a un lechón, se puede alterar la calidad de su carne?

-No, la calidad de la carne, pero sí que puede disminuir el crecimiento, causar una cierta inmunocastración, etc.

-Algunos programas han mostrado imágenes de lechones golpeados contra las jaulas para eliminarlos, porque nacen débiles. ¿La práctica no atenta contra el bienestar animal?

-Es una escena desagradable; el hecho de hacerlo también es desagradable. Pero no hay duda de que si lo hace una persona que sabe, es un sistema humanitario de sacrificio, porque el lechón no sufre y muere de forma inmediata. Es muy importante que nuestro objetivo sea mejorar el bienestar de los animales, pero también que la forma en que conseguimos ese objetivo tenga que ver con la razón, con la evidencia científica. Y la evidencia científica lo que nos dice es que ese sistema, estoy hablando del lechón muy pequeño, recién nacido, es un buen sistema, desagradable, pero un buen sistema.

-Pero, ¿qué pasaría si a ese lechón no lo sacrifican?

-Desde el punto de vista de bienestar es muchísimo peor dejar un lechón que muera que matarlo inmediatamente. Lo que pretendemos evitar con el bienestar es el sufrimiento. Es un animal que está condenado a morir, y que si no hacemos nada morirá de forma lenta. Lo correcto es sacrificarlo de manera humanitaria.

“Las 5 libertades hay que entenderlas como un objetivo, algo a lo que se aspira (…) pero lo importante es que el tema básico está ahí, como un objetivo”

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *