22 de julio de 2011 10:41 AM
Imprimir

Unánime voto en la Rural: fin a las intervenciones comerciales

Los cabañeros de la provincia que participan en la muestra exigen otras reglas para la recuperación de la ganadería.

En sus 125 años de historia, la Exposición Rural de Palermo fue y es sinónimo de ganadería. A lo largo de su trayectoria, sus pistas se han poblado con la mejor genética bovina del país, una de las mejores del mundo, y su coyuntura ha sido motivo de optimismo o de preocupación por parte de sus protagonistas. Si bien la actual edición de la muestra lejos está de romper con esa tradición, que se refleja en una leve mejoría de la producción de carne, el año electoral ha sumado a la política como una invitada al debate. A tres meses de las elecciones nacionales, y más allá de quién resulte ganador, los productores no dudan en afirmar que, de la estrategia que adopte el próximo gobierno dependerá el futuro de la actividad.Más allá de la incipiente recuperación que exhibe la ganadería, en el sector hay coincidencia de que para consolidar la evolución se necesitarán políticas productivas y de largo plazo. Nadie quiere seguir atado a las intervenciones oficiales. Los ganaderos pretenden que la conformación de los precios sea producto de la competencia entre la oferta y la demanda y no por la regulación del comercio, que saca incentivo a la producción."No va a ser fácil que el stock ganadero se recupere. Si no tenemos políticas claras en el corto plazo, la oferta va a seguir estancada a la espera de previsibilidad", diagnosticó Alejandro Ferrero, titular de la cabaña María Lucía, de Leones.Si las elecciones de octubre vuelven a ratificar al actual gobierno, para Ferrero será necesario dar un giro estratégico. "Deberá dejar los caprichos del pasado y darse cuenta de que hay una oportunidad histórica. Si no se da cuenta de eso, la historia lo va a juzgar mal. Espero que cambie el rumbo porque, si no, vamos a chocar y en este barco vamos todos", advirtió el productor que con "Puestero" –un toro dos años menor– obtuvo en la pista palermitana el premio reservado campeón de la raza Shorthorn.Eje productivo y comercial. Carlos Garetto, titular de Coninagro, coincide también en que el actual Gobierno, si llega a ganar las elecciones, debería flexibilizar su política, aunque no confía en que el cambio se pueda concretar. "Si hubiera tenido intención de modificar su postura, ya lo hubiera hecho. Si llega a profundizar el modelo, es muy probable que ingresemos en una crisis", alertó el dirigente agropecuario. El incentivo a la cría y una política comercial transparente son los ejes del plan de recuperación ganadero que propone Garetto."Hoy estamos con muy buenos precios para la ganadería, quizá los mejores de la historia, pero una porción de esa cotización es como consecuencia de que muchos productores quedaron en el camino", sostuvo Mauricio Groppo, de la cabaña La Sultana, de Bell Ville, que asistió a la Rural con ocho ejemplares Brangus y cinco Angus. Para el asesor técnico del establecimiento, el gobierno que asuma el próximo 10 de diciembre deberá poner en marcha un plan lógico, a 15 años. La política pública debe contemplar el fomento de la producción de terneros y una estrategia comercial que combine el abastecimiento doméstico y el negocio de la exportación.La tarea de recuperación que tiene la ganadería por delante no es sencilla. "Vamos a tener que luchar durante varios años para volver a llevar la carne a la mesa de los argentinos; algo que el Gobierno se encargó de destruir en cuatro años", se queja Pedro Borgatello, titular de la cabaña Quilpo Norte, de Cruz del Eje.El titular de la Asociación Argentina de Criadores de Brangus tiene un consejo muy particular para las futuras autoridades nacionales. "Les pido que no se metan y que coloquen gente idónea para la toma de decisiones. Así, el productor sólo pensará en producir más", destacó en diálogo con La Voz del Campo.La intención está. La dinámica que muestran las ventas de reproductores es un claro reflejo de que la ganadería quiere despegar.El pasado 30 de junio, en Resistencia (Chaco), la empresa Bellamar Estancias vendió 180 toros Brangus y Braford a un promedio de 21.760 pesos; 40 vaquillonas Braford, a 7.400 pesos y 40 vaquillonas Brangus, a un promedio de siete mil pesos. "Los valores fueron ciento por ciento superiores a los registrados el año anterior", comparó Gastón García, gerente de la cabaña Corral de Guardia, ubicada en Villa Valeria. El objetivo es reponer, de a poco, la fábrica de terneros.Si bien el productor de cría está vendiendo a buenos precios, Ferrero observó que el más castigado por la política del Gobierno es el consumidor argentino, que hoy paga por la carne valores muy superiores al resto de la región. "A quien quiso ayudar, lo terminó perjudicando", indicó.Certidumbre es lo que Miguel Mizzau, titular de la cabaña Los Socavones, ubicada en Quilino, le pide al próximo gobierno para sacar a la ganadería de la ruina. "Éste es un negocio a largo plazo. Para invertir en una actividad a 10 años hay que tener reglas claras; de lo contrario, es difícil tomar decisiones cuando el futuro no es claro", sostuvo el productor.A su juicio, la estrategia pasa por trazar un objetivo productivo y otro comercial. La recomposición del stock, con fomento para el criador, es clave para enderezar el rumbo. "Dejar los cortes baratos para el mercado interno y permitir la exportación, sin retenciones, de los cortes más caros. Hay que dar señales claras; con esto es suficiente", sostuvo.Como consecuencia de la caída en la oferta, hay coincidencia entre los criadores de que los precios actuales del ternero se van a mantener. Esta firmeza en las cotizaciones está complicando los números de la invernada, afirmó Mizzau, que también engorda novillos a corral. "Tengo un feedlot y cuesta mucho reponer. Por cada animal que vendemos, estamos perdiendo entre 300 y 400 pesos. Es mucho dinero. Por eso es clave reponer la cría", admitió.Pese al zigzagueo del que intenta salir la ganadería, la genética argentina sigue siendo la mejor valorada dentro del Mercosur. Si bien ahora los precios de los reproductores de las razas sintéticas están por encima del resto de los países de la región, por ejemplo Paraguay, productores guaraníes están presentes en Palermo. Y esto, a pesar de que las ventas en la Rural local coinciden con la realización de la pujante muestra paraguaya, en Roque Alonso.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *