31 de julio de 2013 13:15 PM
Imprimir

Con vacuna fabricada en el Chaco, se previene la Tristeza Bovina

El gobernador Jorge Capitanich firmó dos convenios con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación para prevenir la Tristeza Bovina. Uno de los acuerdos instituye al laboratorio chaqueño Litoral Biológicos como depositario y distribuidor de la vacuna Bio-Jaja en la región NEA con un total 270.000 dosis. El otro acuerdo prevé la asignación de 1.815.000 pesos para la aplicación de 79 mil dosis en la provincia.
Los convenios se encuadran en el Programa Nacional de Prevención de la Tristeza Bovina que tiene como objetivo prevenir la enfermedad en el territorio nacional. Para ello, el programa procede a la vacunación de los bovinos que, conforme prescripción médica, se entiende como población vulnerable. La franja etaria objeto de vacunación se ubica entre los 4 y los 10 meses de edad de los animales bovinos.

Respecto a la distribución de las vacunas en la provincia, el Ministerio de Producción trabaja con la Federación Chaqueña de Sociedades Rurales que está realizando un relevamiento de los lugares donde la aplicación de la dosis es urgente.

Durante la firma de convenios, además del gobernador estuvieron el ministro de Producción del Chaco, Enrique Orban; los técnicos de la Dirección de Ganadería Bovina de Nación, Carlos Punta Raffo y Fabián Wocca; el titular del laboratorio Litoral Biológicos, Manuel García Solá; y el subsecretario de Ganadería, Marcelo Repetto.

La enfermedad

La Tristeza Bovina es un complejo de enfermedades causadas por parásitos en la sangre de los animales: la anaplasmosis y la babeosis. Afecta a los animales adultos (provocándole decaimiento y fiebre) y causa una merma en la productividad de los bovinos, afecta la longevidad y la reproducción y puede ser letal cuando se trata de cuadros severos. En la Argentina, las zonas con riesgo potencial para el desarrollo de esta enfermedad alcanzan los 90 millones de hectáreas donde se aloja una población de 10 millones de cabezas de ganado, según datos del INTA.

Bio-Jaja

La vacuna fue habilitada por el Senasa a través del certificado 09-173/2009, luego de exigentes pruebas que se hicieron a partir de los requisitos impuestos por la Organización Internacional de Epizootias. Diseñada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), se trata de una “vacuna ultracongelada monodosis polivalente” que permite combatir el mal con una sola aplicación, lo que podría tener un alto impacto en la producción agropecuaria de regiones como las del noreste de Argentina.

Al ser “ultracongelada” en nitrógeno líquido, la nueva droga puede durar por tiempo indeterminado. Antes de que exista Bio-Jaja, el tratamiento del mal se hacía con una vacuna refrigerada que sólo almacenaba por siete días después de fabricada. A partir de una transferencia tecnológica, el desarrollo del INTA es comercializado por el laboratorio privado Litoral Biológicos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *