23 de julio de 2011 10:27 AM
Imprimir

El mercado de genética, a paso firme

En los centros de inseminación artificial prevén un incremento en la venta de dosis de semen para carne.

Empujado por la recuperación del negocio ganadero, el mercado de venta de semen para carne está en expansión. Y esto ocurre por tres factores: productores que antes no inseminaban ahora lo hacen; los que ya aplicaban la técnica incrementaron su participación en el rodeo total y, además, existe una relación conveniente frente a comprar reproductor. Esa es, en líneas generales, la situación actual del mercado, según comentaron a LA NACION desde varios centros de inseminación artificial, presentes en la Exposición Rural de Palermo.Hoy, según datos de Sergio Marcantonio, profesor de teriogenología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA y asesor privado, en el país hay unos 40 centros habilitados y 30 de ellos se encuentran funcionando. "El mercado de semen ha crecido y la comercialización ronda los 4,5 millones de dosis. Hacia los noventa era 3,5 millones", precisó. Esto es el mercado total entre carne y leche.Según datos de la Cámara Argentina de Biotecnología de la Reproducción e Inseminación Artificial (Cabia), 1,8 millones de dosis corresponden a carne y 2,7 millones a leche.En líneas generales, entre carne y leche se inseminan 2,7 millones de hembras. Puntualmente para carne, Marcantonio explicó: "El número de cabezas inseminadas de vientres de cría se estima en 1.500.000, lo que da 8 por ciento del total (sobre un rodeo de 18 millones). Hubo un aumento importante en los últimos 10 años, pasando de 800.000 a 1.500.000. Y especialmente hubo un aumento en las vacas, más que en vaquillonas, gracias a los programas de inseminación a tiempo fijo (IATF). Estimo que más del 90% de los animales que se insemina es con IATF".Distintas fuentes consultadas indicaron que la dosis de semen oscila entre los 30 y los 40 pesos.En alza "En la inseminación de otoño-invierno (con vaquillonas de 18 a 20 meses) ya notamos un incremento del 50% en la demanda (de dosis) y para el momento fuerte de la inseminación, en septiembre, esperamos un 20% más", expresó Mariana Hernández, directora del Centro Integral de Inseminación Artificial del Oeste (Ciiado).Para Miguel Armengol, director comercial de Genética Global, están ingresando muchos productores nuevos que antes no inseminaban. "Esto es por el precio de los reproductores, que es alto, y porque hay una gran retención de vientres", comentó. "Las ventas ya aumentaron un 30% y estamos pensando en un incremento del 40% para la primavera", añadió.Desde Banco Genético La Legua, Federico Krause, gerente técnico, señaló que hay una demanda por genética superior, esto es, reproductores con biotipos carniceros destacados con información genética en forma de deps, carcasa, marcadores de terneza, entre otros indicadores clave. "Todos están tomando conciencia de que el aspecto del mejoramiento animal tiene un espacio cada vez más grande", afirmó Krause.Para Krause, en comparación con el año pasado, la demanda de semen ya es entre un 20 y un 30% superior que igual fecha de 2010.Otras firmas participantes de Palermo también ven un buen presente para este mercado. "El productor que no es de punta está empezando a inseminar y el que sí lo es pasó de inseminar el 30% del rodeo a un 70%. Este cambio se notó en los últimos dos años", comentó Manuel Mateo, gerente de ventas de Las Lilas Genética. Mateo consideró, además, que una técnica como la IATF va a potenciar aún más el crecimiento del mercado. "Va a ser una tecnología fundamental", subrayó.En este contexto, Marcantonio dijo que los costos de la IATF rondan los 13-15 kilos de novillo por vientre inseminado (unos $ 100-120)."El año pasado estaban en 15 a 20 kilos. Es decir que, por el momento, los costos no han seguido el aumento del precio de la carne [especialmente el costo del semen y de los tratamientos hormonales]", añadió. Según proyecciones de varias fuentes, hoy, con 12.000 pesos, se pueden inseminar, con semen de un muy buen toro, unas 100 vacas. Parece una cifra oportuna, si se compara con lo que vale un reproductor, si bien también es cierto es que el valor de un reproductor se amortiza en los años que se usa.A todo esto, según Miguel Angel Gieco, gerente de Ciale Norte, un dato importante es que después de la fuerte sequía las vacas están logrando normalizar su ciclo. "Las perspectivas son buenas y hay muchas consultas incluso de gente que nunca inseminó. Ya se nota una demanda mayor en un 20%, como mínimo", remarcó el experto de Ciale.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *