2 de agosto de 2013 01:49 AM
Imprimir

Igarzábal: El 50% de los tratamientos no son necesarios

El especialista recomienda el monitoreo profesional para el control de plagas.

El monitoreo de plagas por medio de equipos profesionales en la nueva campaña de granos gruesos tendrá costos que oscilarán entre 50 y 80 pesos por hectárea, durante todo el ciclo, pero deberá considerarse que éste –el del monitoreo y un plan específico– será un factor clave para asegurar eficiencia.

Éste fue uno de los datos que proporcionó el ingeniero agrónomo Daniel Igarzábal, reconocido especialista y consultor en manejo de plagas, durante su participación ayer en la jornada Soja con Sustentabilidad, en la ciudad de Córdoba.

Junto con una serie de condimentos técnicos referidos a cómo enfrentar una campaña exitosa en la sanidad de los cultivos, Igarzábal también hizo foco en los aspectos legales y sociales y las crecientes demandas ambientales, mientras se mostró preocupado por los extremismos y a “un tribunal de la inquisición” que se impulsa sobre los productores y aplicadores desde algunos sectores ambientalistas.

 

“Hay miles de pulverizaciones bien hechas, pero éstas casi nunca van a ser noticia. Un trabajo es mal hecho es la gran noticia”, observó, para proponer “un esfuerzo conjunto, por cuanto los esfuerzos aislados no sirven” tanto para impulsar todas las medidas y acciones relacionadas con las buenas prácticas agrícolas, como para canalizar información hacia la sociedad.

“Las compañías, los técnicos y productores tenemos que trabajar juntos y actuar con ética, que es propender al bien común. Tenemos una legislación que, nos guste o no, hay que cumplir”, indicó el experto.

En el plano técnico, planteó como primera medida que el productor debe llevar adelante “una manejo criterioso” de plagas, consistente en comprender lo que se tiene adelante, lo que hace la plaga, cómo funciona, y entender cómo interactúan el ambiente y el producto defensivo que se va a aplicar.

Bajo este combo de plaga, producto (agroquímico) y ambiente ubicó el monitoreo a campo como el primer escalón de un plan de control efectivo de plagas. “Tenemos que manejar registros y números concretos y para eso está el monitoreo. Es una buena herramienta para no hacer tratamientos innecesarios. El 50 por ciento de los tratamientos químicos en la Argentina no son necesarios, no tienen sentido técnico”, advirtió Igarzábal.

Sobre la base del monitoreo, añadió, se podrá actuar a tiempo, adecuar la estrategia de manejo, y ahorrar plata. Sobre la perspectiva climática de la salida del invierno, indicó que las previsiones de control deberán estar enfocadas para la campaña sojera en controlar orugas cortadoras, chinches de los cuernos y orugas bolilleras.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *