13 de noviembre de 2009 05:02 AM
Imprimir

No se puede mantener el actual consumo de carne

¿Cómo ve a la ganadería argentina frente al avance de Paraguay, Brasil y Uruguay?

Periodista: ¿Cómo ve a la ganadería argentina frente al avance de Paraguay, Brasil y Uruguay?

Ángel Girardi: Sigue teniendo nombre, pero lamentablemente el apellido lo están usando los competidores ocasionales como Brasil, Paraguay y Uruguay. Están vendiendo carne marca Pampa, o Carne Sudamericana; o sea, usando nuestro apellido pero vendiendo su propia carne. El producto argentino sigue siendo emblemático. Podría ser la locomotora y no el vagón de cola como está siendo en estos momentos. No darse cuenta de esto es llevar al fracaso todas las posibilidades que tiene la ganadería. No nos olvidemos del gran crecimiento de los países asiáticos y la demanda que tienen cada vez mayor de alimentos. Uno de los pocos que los pueden suministrar es la Argentina, y fundamentalmente el Mercosur. Por eso estamos organizando una jornada el próximo 25 de noviembre en Rosario, la primera jornada ganadera del Mercosur. Queremos mostrar las fortalezas y debilidades de la reserva de carne vacuna más importante de la Tierra.

P.: ¿Cuánto cambió la ganadería y la región desde la creación de la Asociación de Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa)?

Á.G.: El postulado fundacional de Aprocaboa era jerarquizar el producto sin atacar a nada ni a nadie. No nos tenemos que olvidar que cualquier campaña publicitaria del rubro alimentario o otra actividad agropecuaria era castigando a la ganadería. Creo que fue una cosa positiva resaltar el concepto de cadena donde tiene que estar el criador, el invernador, el consignatario y el frigorífico. Ahora no habría que hacer como se hizo, de fomentar el consumo de carne vacuna, porque no nos olvidemos que en el 93-94 éste había bajado ostensiblemente y hoy el consumo es insostenible. Hoy no se puede seguir manteniendo este nivel de consumo de 75 kilos y creo que lo que tenemos que llevar es una dieta equilibrada.

P.: ¿Hay que desalentar el consumo?

Á.G.: Lo que digo es que no se puede seguir transmitiendo como mensaje que hay que aumentar el consumo de carne. Creo que lo que hay que hacer es fomentar las exportaciones, abrir mercados, porque para mí la ganadería no tiene ningún futuro si no hay un mercado exportador. No hay que tener temor en abrir más mercados. Que suba el precio no es una mala palabra, puede llegar a ser una cosa necesaria y buena para que siga habiendo vacas en la Argentina. Si no hay precio y no hay rentabilidad nadie está en el negocio, entonces el mismo mercado va ir regulando la cosa, que tiene que ser una cosa lenta, paulatina. En esto se ha equivocado el Gobierno, ha puesto subsidios perversos y cruzados que no sirven para nada. Lo único que están haciendo es fomentar el holocausto de la ganadería.

P: ¿En ese momento hubiese sido una salvación para el productor tener un mercado de futuros?

Á.G.: Yo creo que tener mercado a futuro sirve siempre y cuando se tenga coherencia. La ganadería es un proceso lento que lleva mucho tiempo. Consideramos que es vital tener mercados abiertos. Nuestros gobernantes tienen que ser verdaderos vendedores, y no cerrar puertas con cerrojo como hace la Secretaría de Comercio.

P.: ¿Por qué han fracasado siempre en el país los mercados de futuro de la carne?

Á.G.: El productor no operó con los mercados de futuro porque no estaba acostumbrado a comprar algo que no veía. Salvando las distancias hoy se ha armado en Rosario el Mercado Ganadero, ROSGAN, mercado televisado. Mucha gente pensaba que eso no iba a funcionar y hoy en el transcurso de un año de actividad ya ha superado las 150.000 cabezas, con lo cual, está funcionando con creces y da ventajas al comprador y al vendedor porque no tienen que estar movilizando hacienda. Con un circuito de televisión y en un recinto como la Bolsa de Comercio de Rosario se junta la oferta y la demanda de todo el país, y se está haciendo un mercado formador de precios por excelencia en el caso de invernada.

P.: Con la venta por TV, ¿cuánto mejoró el precio que recibe el productor?

Á.G.: No hay ninguna duda que ha crecido el precio que recibe el criador como consecuencia del mercado de ROSGAN. Si nos remitimos a los valores últimos, del último mes, se han vendido terneras a $ 5 el kilo vivo. Un valor inédito si uno está fijándose en otras ferias o mercados, pero el ROSGAN no ha venido a competir con nadie, simplemente viene a sumar un poco el grano de arena y agregar una operatoria tan necesaria en la Bolsa de Comercio de Rosario.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *