2 de agosto de 2013 16:10 PM
Imprimir

Productor de Fiambalá denunció que el SENASA utilizó vacunas vencidas

Héctor Sandón, un habitante de la localidad de Rio Grande, denuncio públicamente en un medio local, que en esa localidad, pueblos y puestos vecinos están sufriendo la muerte de la hacienda caprina debido a que gente del SENASA habría vacunado a los animales contra la brucelosis con dosis vencidas, con fecha de caducidad del 12 de noviembre de 2012.
Sandón explicó que la situación es “desesperante y alarmante”, ya que la cría de animales es el único ingreso económico que tienen todos los productores de la zona, fondos con lo que sustentan los alimentos de la familia, visten a sus hijos y los hacen estudiar. También puso como ejemplo, uno de los productores que hasta el momento perdió más de 80 animales, multiplicándolo con más de una decena de criadores de esa localidad únicamente, pone la realidad en una situación muy alarmante y grave.
En estas últimas horas, se tomó conocimiento que similar o peor circunstancias a la de Rio Grande lo están viviendo en las localidades de Punta del Agua, La Mesada, Chuquisaca, La Ciénaga, Antinaco, Las Papas, Aguas Negras, Tatón y diversos puestos ubicados en las montañas al norte de Fiambalá, transformando en pérdidas millonarias, ya que cada cabrito está valuado entre 200 y 300 pesos.
Según los primeros registros que maneja el municipio, estarían superando los mil animales muertos.
Sandón precisó que el agrónomo Joaquín Muñoz, el Concejal Bautista “Tico” Almendra y gente del SENASA, fueron quienes se apersonaron por estos pueblos y puestos a realizar la vacunación para prevenir la enfermedad de la Brucelosis. Hasta el momento ninguna de esas personas habrían regresado al lugar.
El propio Héctor Sandón, dijo contar como prueba una de las cajas de las vacunas donde se visualiza claramente la fecha de vencimiento, para demostrar que efectivamente las vacunas utilizadas estaban vencidas.
Ante la gravedad de los acontecimientos, algunos productores se están agrupando para realizar una demanda judicial contra los responsables y peticionar al gobierno un subsidio inmediato para cubrir parte de la importante pérdida económica sufrida, teniendo en cuenta que la recuperación de los animales llevará algunos años.
En el día de la fecha, algunos productores ya presentaron una nota al municipio para peticionar asesoramiento y que este organismo sea quien intermedie ante el gobierno de la provincia para encontrar una pronta solución.
El enojo en contra del concejal Almendra por haber avalado personalmente esta campaña sin tomar los recaudos necesarios y el rechazo de los otros productores ante alguna nueva vacunación, se hace sentir fuertemente en todas las poblaciones norteñas, hasta tal punto que llegarían a determinar realizar una denuncia penal contra el legislador en las próximas horas.
Se espera la palabra de algún funcionario de primera línea a nivel provincial para que se hagan responsables de esta muerte masiva de animales caprinos, por la supuesta utilización de vacunas vencidas.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *