4 de agosto de 2013 13:40 PM
Imprimir

Se define un nuevo plan sanitario contra la garrapata bovina

Mientras se aprestan los detalles del nuevo plan provincial de control de la garrapata del bovino, el SENASA mantuvo reuniones con los entes sanitarios de San Justo y San Cristóbal, con la idea de homologar el plan nacional con Santa Fe. Nuevos paradigmas y nuevos desafíos.

El SENASA y los entes sanitarios departamentales de Santa Fe definieron esta semana una estrategia sanitaria para el plan provincial del control de la garrapata del bovino, durante sendas reuniones realizadas en las ciudades de San Justo y San Cristóbal. En los encuentros se analizó la situación epidemiológica de los diferentes departamentos de la provincia y el enfoque de control a adoptar, el cual será ejecutado por los diferentes entes sanitarios de cada departamento a partir de las unidades ejecutoras locales y de la participación de los veterinarios corresponsables sanitarios. De las reuniones participaron Nicolás Winter, profesional a cargo del Programa de Garrapatas en la Dirección Nacional de Sanidad Animal del SENASA y el coordinador de Sanidad Animal del Centro Regional Santa Fe, Javier Aguer, junto a representantes de los entes sanitarios departamentales. Como aspectos claves se acordaron los pilares de la estrategia sanitaria en cada departamento, el posible cronograma de trabajo y los puntos críticos que deben tenerse en cuenta para minimizar los riesgos en el control del parásito y avanzar positivamente conforme a los objetivos definidos.

Paradigmas

En diálogo con Campolitoral, Nicolás Winter, responsable del programa de la entidad nacional, recordó los inicios de la lucha contra este insecto artrópodo, cuando en 1934 se sancionó la ley que apuntaba a controlar los problemas que éste causa en los rodeos. “Dos décadas después, la tristeza bovina y la aftosa impulsaron acciones sanitarias más activas, que derivaron en estrategias sanitarias provinciales y nacionales”, dijo el funcionario.

Con el corrimiento de la actividad hacia el norte, estos problemas se intensificaron, por lo que en 1999 se firma la Res. 27 con un Plan Nacional que sostenía la idea de la erradicación. “Sin embargo, hoy los problemas son otros”, sostiene Winter, ya que el escenario actual nos enmarca en posibles conflictos de tipo comercial a nivel internacional. De allí, lo primero pasa por evitar que no se reinfecten las zonas libres, y el cumplimiento de niveles máximos de residuos de garrapaticidas. “Esto, a través de un control integrado”.

Para el especialista, se sugiere un uso táctico de los garrapaticidas para mantener una baja carga parasitaria, ya que la erradicación total “es una utopía, por los costos y por ser el insecto uno más de este medio ambiente ganadero”.

Finalmente, advirtió que algunos productos ya presentan resistencia. Por eso, la idea del borrador de este plan nacional de control de la garrapata bovina implica que se apruebe junto con los planes provinciales. “Se está programando una mecánica de control con un alto componente de acción sanitaria”, agregó. “La meta ahora pasa por cumplir los límites comerciales, preservar las zonas limpias, y en la aplicación de los planes, la COPROSA tendrá un rol estratégico bajo la supervisión de SENASA”.

 

Mapa de la garrapata

  • Santa Fe presenta una realidad en los 3 departamentos del norte, otra en la franja media, donde la estrategia se analizará en cada ente sanitario (siempre bajo vigilancia de SENASA), y a partir de 2014 se monitoreará la situación de la provincia de Corrientes, donde se “hacen” los terneros para el resto del país. “La ley 12.566 se sancionó en un contexto muy diferente. Hoy el productor tiene un problema concreto, en el corto plazo es el crecimiento de la resistencia”, advirtieron los funcionarios.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *