5 de agosto de 2013 17:11 PM
Imprimir

CAEN ALQUILERES DE CAMPOS POR SOBRESTOCK DE SOJA

La incertidumbre económica por lo que pasará después de las elecciones sumado a la caída abrupta de los precios en Chicago por la presión de China, son los motivos principales por el cual el productor todavía no concreto ventas anticipadas para la campaña sojera 2013-2014. La misma debería haber comenzado en junio pasado.

Según datos de la Dirección de Mercados Agrícolas del Ministerio de Agricultura, al 24 de julio pasado no hay interés por parte del productor por cerrar contratos a futuro. Los números señalan que el mismo no presenta ningún volumen negociado; es decir, cero toneladas. Todo lo contrario pasaba un año atrás donde ya había a esta altura de la fecha 900.000 toneladas transadas. En el 2011, fue de 1,7 millones.

Los motivos de tal diferencia pasan pura y exclusivamente por el tipo de cambio y por la imposibilidad de hacerse de los dólares pactadas por la venta de la soja. “Hoy hay mucha incertidumbre como para tomar una posición a futuro”, dijo el director de Agritrend.

Y es que al ver el valor de la soja de la posición septiembre, mes en el cual el productor empieza a sembrar cotiza en Chicago a u$s445 la tonelada, mientras que la mayo 2014 es de 438 la tonelada. La diferencia es de u$s7 abajo.

Además de los precios, “la industria y la exportación están cortos de mercadería”, señaló López.

Esto quiere decir que prefieren llegar con el volumen justo porque el pase de mes a mes es muy costoso con los valores actuales. Y esto se entiende al mirar que el contrato agosto es de u$s489 contra los u$s445 de septiembre. La caída es de u$s44 de un período a otro. Esto es lo que también vio China, lo que hizo que se retire del mercado y vuelque sus reservas al mercado interno y amenace también con salir a vender 3 millones de toneladas. Por el momento, esto ya ocasionó que los precios caigan un 11 por ciento en quince días.

Mas el responsable de Agritrend, recordó que “el productor hace tres años espero y ganó, y hoy tiene capacidad para estirar, lo cual sumado a la incertidumbre por el tipo de cambio, prefieren seguir sentados sobre la soja”.

Acercamiento

Si se comparan los valores externos (FOB) con el local (FAS), ambas se acercan a un punto “peligroso”.

El precio de la soja Chicago para noviembre es de u$s431 (mes en que aparecen los porotos norteamericanos), si a esto se le descuenta el 35 por ciento por retención y u$s15 por gasto de comercialización, el número final es de u$s271 la tonelada. Mientras que el valor interno de mayo 2014 es de 265 dólares. La distancia entre ambos es de u$s6, cuando históricamente la soja argentina cotiza 20 puntos debajo de Chicago.

“Todos los valores que muestra el mercado hacia adelante resultan altamente preocupantes para nuestras producciones y rentabilidades”, expresó el responsable de la consultora Kimei Cereales, Javier Buján.

La cosecha 2013 ya perdió un 17 por ciento de su valor

El campo todavía retiene en los silobolsas 21 millones de toneladas que todavía no se vendieron la cual se devaluó un17,8 por ciento, puesto que por no comercializarla cuando estaba la soja a u$s592 (precio máximo del año) hizo que se quede en el camino u$s2.200 millones.

A esto se le debe sumar los 13.3 millones de toneladas entregadas a la exportación y la industria, la cual a la fecha todavía el productor no le puso precio (a fijar). Este volumen es el segundo mayor en al menos 10 campañas, afirmó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Alquileres de campos caen 40 por ciento por la baja en los precios

El derrumbe de los precios en soja y maíz, sumado a la continuidad de dos sequías y una inundación en los campos de la Argentina, hacen que a la fecha se vea una merma de 40 por ciento en los contratos de alquiler para la próxima campaña.

Los grandes operadores del negocio agrícola en la Argentina, que estaban acostumbrados a pagar niveles de arrendamientos sin considerar el riesgo climático, y en función de los fracasos productivos: fuertes caídas de rindes y de rentabilidad, están reviendo en forma generalizada, profunda y categórica.

Según datos aportados por la consultora AgriPAC, en aquellas zonas agrícolas con alto riesgo climático el que arrienda el campo está ofreciendo un 40 por ciento menos que en el ciclo anterior, mientras que en aquellas zonas con mayor seguridad de rendimiento, la caída de los alquileres pretendida es de 20 por ciento.

En todos los casos la política de pagar anticipado está descartada en su mayoría, y hay una corriente generalizada de todos los arrendatarios que quieren alquilar sin pagar quintales fijos ni monto de dinero fijo, sino ir a un porcentaje con el dueño del campo.

En ese sentido, un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) señaló que la reducción en el valor asegurará la rentabilidad a quienes mantengan la decisión de sembrar.

“Cuando hay cambios en la relación de los costos y los ingresos los arrendamientos cambian”, dijo el INTA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *