5 de agosto de 2013 17:54 PM
Imprimir

Chile con un trigo con buenas perspectivas

A pesar de que crece la producción triguera mundial y la oferta de maíz, los precios del cereal se mantendrán firmes, debido al aumento de la demanda y al repunte del dólar.

“Aunque hay que estar atentos a las condiciones del mercado en los siguientes meses, creo que existen señales de estabilidad en los precios, por lo que estamos ante un panorama positivo para los productores chilenos de trigo para la próxima temporada”, argumenta Eduardo Meersohn, gerente general de Cotrisa.

Una señal importante para el mercado pues en agosto y septiembre se siembran las variedades primaverales, responsables de la mayor superficie de trigo en el país.

Y en este momento las cifras mundiales de producción y consumo son bastante interesantes.

La última proyección del Usda, realizada en julio, apuntó a una producción mundial de 697,8 millones de toneladas para 2013-2014, 0,3% más que la estimada un mes atrás.

En el caso de Estados Unidos, según Cotrisa la semana pasada, se espera una caída de 6,9% en la producción, llegando a 57 millones de toneladas en total. Sin embargo, Canadá lograría 29 millones de toneladas, 6,7% más que en la temporada anterior. Argentina, por su parte, subiría 30% su producción, llegando a 13 millones de ton.

Sin embargo, la mayor oferta va acompañada por una corrección al alza de 0,7% en la demanda mundial respecto de la anterior proyección mensual. En total se consumirían 697,8 millones de toneladas en 2013-2014; es decir, 2,9% más que la temporada anterior.

Si se agregan variables como los volúmenes que se exportarán y el stock inicial, el resultado es una disponibilidad mundial probable de 172,4 millones de toneladas esta temporada, lo que marca una caída de 1,2% respecto del año agrícola anterior.

En Cotrisa hacen hincapié en que estaríamos en presencia del indicador stock/consumo más bajo en las últimas seis temporadas, lo que permitiría preveer un desempeño sólido de los precios internacionales en los próximos meses.

Impacto del dólar

Sin embargo, la variable más llamativa para esta temporada triguera no sería productiva, sino financiera: el comportamiento del dólar.

La divisa norteamericana ha tenido un movimiento al alza durante 2013 y se ubicó en torno a los 515 pesos la semana pasada.

Ese es un panorama muy distinto al vivido en la última cosecha chilena, en que el precio del dólar se movía en torno a los 475 a 480 pesos.

Aunque en Cotrisa recalcan que ellos no pueden hacer proyecciones sobre el dólar, por estar fuera de su área de conocimiento, sí explican que hay consenso en el ámbito económico en que la moneda de Estados Unidos debería moverse en torno a los 510 pesos al momento de la cosecha.

En términos simples, solo por el cambio en el valor del dólar, las importaciones de trigo, usualmente responsables de la mitad de la oferta en el mercado local, tendrán un costo adicional de cerca de 7% respecto de la temporada pasada.

Maíz hace ruido

El principal factor que puede influir a la baja en los precios del trigo en los próximos meses es el desempeño del maíz.

La última proyección del Usda afirma que en 2013-2014 el mundo producirá 959,8 millones de toneladas, 12,3% más que en la temporada anterior. Debido a que el maíz compite con el trigo en rubros como la alimentación animal, esa mayor oferta impacta negativamente en los precios del cereal.

A partir de la suma y resta de las variables anteriormente mencionadas, Cotrisa proyecta un costo de importación a diciembre de este año entre 3% y 5% más bajo que en igual mes de 2012.

“Esa caída hay que mirarla en contexto. Los precios del año pasado estuvieron entre los tres mejores de las últimas décadas, por lo que seguimos en un terreno de valores atractivos para los productores”, remata Meersohn.

 Brasil y China alertan al mercado

El mercado de Chicago, la principal plaza de transacción de commodities, está muy atento a las adquisiciones que están realizando China y Brasil. La semana pasada se divulgó una compra de 400 mil toneladas de trigo realizada por la potencia sudamericana. La razón estaría en la necesidad de recuperar los stocks internos, debilitados por la baja performance de Argentina, su principal proveedor en ese cereal.

En el caso de China, se estima que las empresas agroindustriales de ese país saldrían a comprar en el exterior en las próximas semanas, debido a la menor calidad de sus trigos en la actual temporada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *