24 de julio de 2011 22:07 PM
Imprimir

SENASA Y EL PARO : Un compás de espera

Los trabajadores del SENASA levantaron el paro a la espera del cumplimiento de las promesas oficiales. La medida desnuda el atraso salarial y orgánico de una entidad clave para el futuro del país.

Pese a esto, permanece el estado de alerta y movilización. En base a lo decidido en la Asamblea del día miércoles, los delegados de APUMAG informaron que el conflicto no se ha resuelto, y que se ha abierto un espacio de diálogo con las autoridades para acercar posiciones y seguir trabajando para resolver los reclamos. Los trabajadores de ATE, en la misma sintonía, también retoman sus funciones a la espera de novedades. En ese marco, se convocó a una reunión para el próximo jueves 28 de julio. No obstante eso y a pesar de un contexto difícil, se habrían conseguido importantes avances. Después de más de dos años de inactividad, se logró destrabar el tratamiento de las funciones específicas que les permitirá a los técnicos y profesionales (veterinarios de oficinas locales, veterinarios de servicios de inspección, ingenieros agrónomos, peritos, etc.) cobrar los adicionales en un lapso no mayor a 60 días; el proyecto de estructura de terceras y cuartas aperturas y la asignación de las respectivas jefaturas en un plazo no mayor a 30 días; un aumento del 24 % en el valor de la hora de servicios requeridos; la inclusión de más agentes en el esquema de horas extras.Pero tal vez lo más importante, es que se ha conseguido el compromiso de remitir al Poder Ejecutivo un proyecto de ley de autarquía en el lapso de noventa días. Los técnicos solicitan una justa equiparación de sus salarios a los que cobran organismos como la Aduana, AFIP, ANSES, INTA y eso sólo será posible con la sanción de una ley de esas características, tal como la que poseen esos organismos.En 2010, la entidad sanitaria nacional certificó exportaciones por un monto cercano a los U$S 32.000 millones. En simultáneo, los hombres y mujeres que la componen llevaron adelante las funciones inherentes a su obligación: mantener la sanidad agroalimentaria de los productos vegetales y animales que ingresan y salen del país. Sin embargo, el atraso en materia salarial y -sobre todo- la demora en la implementación de la ley orgánica de autarquía que mejorarían sustancialmente la situación, pone en riesgo de manera cotidiana el estatus sanitario nacional. A partir de ahora se abre un compás de espera. La oportunidad que estaban buscando, tal vez esté e la vuelta de la esquina.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *