24 de julio de 2011 16:41 PM
Imprimir

El agro y el desafío, ir más allá de la crítica

A tres meses de las elecciones nacionales, el sector se ha convertido en un confeso opositor a la presidenta Cristina Fernández.

Desde 2006, cuando decidió suspender las exportaciones de carne, el Gobierno nacional viene aportando datos concretos para que el campo lo critique en forma drástica y reiterada. A tal punto que hoy, a tres meses de las elecciones nacionales, el sector se ha convertido en un confeso opositor a la presidenta Cristina Fernández.Si bien la Sociedad Rural fue la encargada ayer de llevar la voz cantante, la presencia en la tribuna palermitana de los máximos representantes de entidades agropecuarias (CRA, Coninagro y Federación Agraria Argentina) se interpreta como un aval de los dichos. Las instancias de diálogo o los gestos conciliadores ya no están presentes en los discursos. Aunque con posiciones políticas diferentes, hay coincidencia entre la dirigencia rural para cambiar el actual modelo.Para poder hacerlo, el campo ha preparado un segundo desembarco de productores al Congreso de la Nación. La mayoría de los ruralistas sostiene que es en el Poder Legislativo donde el campo puede obtener respuestas a sus necesidades, más allá de quién resulte elegido presidente en octubre próximo. Luego de las primeras experiencias nacidas como consecuencia de la resolución 125, más dirigentes rurales salen a la arena política. El desafío será no repetir las rencillas e internas que protagonizaron algunos de sus diputados en las sesiones de 2010, cuando las diferencias en la Mesa de Enlace de los ruralistas se trasladaron a la estrategia legislativa.Y el peligro sigue latente. Mientras se intenta gestar un nuevo aporte de productores a la política, la Mesa de Enlace vuelve a reflejar diferencias metodológicas. La Federación Agraria (FAA) volverá esta semana a las rutas, en protesta por la importación de carne de cerdo que, entiende, afecta a los pequeños y medianos productores.Para el resto de la cúpula ruralista, no es el momento para volver a la lucha. Con la cruzada contra la importación de carne de cerdo, la FAA pretende escarmentar al Gobierno, ante la promesa incumplida de otorgar a la entidad 40 millones de pesos para asistencia a los productores porcinos de la entidad. Algunos de sus colegas trataron de convencer a Eduardo Buzzi de que una vuelta a las rutas puede generar rechazo social. Por ahora no lograron su cometido; la entidad federada confirmó que se movilizará sobre los puertos por donde ingresan camiones con cerdos desde Brasil.En este escenario, el Gobierno hace su juego. La Presidenta agendó para mañana una nueva presentación del Plan Estratégico Nacional, un programa del que aún no se conocen datos concretos y sí su intencionalidad política y su objetivo: profundizar el actual modelo productivo, según manifestó el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Precisamente lo que el agro critica y quiere sustituir.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *