24 de julio de 2011 16:53 PM
Imprimir

Desde el Sur, la Presidenta ordenó el contraataque

Cristina Kirchner se molestó con el discurso e impulsó una dura respuesta de Domínguez.

Las severas palabras de Hugo Biolcati fueron interpretadas en el gobierno de Cristina Kirchner como una declaración de guerra, una intromisión del ruralismo en la campaña electoral, a la que se refirió, y la expresión de una fuerza opositora. "No le cayeron nada bien a la Presidente", aseguró un miembro de su intimidad.En ese momento, la Jefa del Estado recorría una central termoeléctrica en Río Turbio. Antes de comenzar su propio discurso en Santa Cruz, le acercaron el parte de Biolcati en la inauguración de la 125° muestra ruralista. Consignaba la presencia de casi todo el arco de dirigentes de la oposición. E hizo un inocultable gesto de disgusto.Ella no se ocupó de Biolcati en su discurso. Delegó el contraataque, en cambio, en el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que se encontraba en China.Durante su estadía allí, Domínguez siguió el discurso de Biolcati por Internet. Luego redactó un extenso y duro comunicado: "Mientras él hablaba y mentía, nosotros firmábamos en China ocho convenios históricos para beneficiar al país y a los productores sobre vinos, carnes, semen y embriones bovinos, cebada y cítricos". Y aseguró que "al campo le va bien".Según confiaron a La Nacion altas fuentes oficiales, Domínguez debió sobreactuar su dureza. La Presidenta se enojó con el ministro cuando el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, reivindicó a Domínguez y descalificó al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que responde a la Presidenta. Moreno se quejó en Olivos. "Domínguez debía romper la Mesa de Enlace. Pero para ello ayudó demasiado a Buzzi. Hay bronca de Moreno con Domínguez, que tiene línea con Cristina", dijo a La Nacion un miembro del Gobierno.En las entidades de la Mesa de Enlace también recelan de Buzzi por los subsidios de sus afiliados.Buzzi había acusado a Moreno de "cómplice de los supermercados" porque los productores "reciben $ 1,40 por litro de leche" y en la góndola "vale 4". Amenazó así con protestas agropecuarias, aunque admitió que "con el ministro Domínguez se puede dialogar, aunque los problemas continúen".No se explica bien el recelo de la Presidenta. Ella designó a Domínguez precisamente para bajar el nivel de conflicto con el agro.En medio del aumento de la tensión, Domínguez arremetió contra Biolcati. "Plantear el debate del agro a civilización o barbarie representa llevar a la Argentina a la época de la edad de piedra. Es un pacto con el pasado", dijo. "Biolcati comienza con una mentira y manosea la figura de Sarmiento cuando afirma que el Gobierno ignoró al sanjuanino en el bicentenario de su nacimiento". Y recordó que él mismo asistió en febrero pasado al homenaje en San Juan."Me quedo con Don Juan Manuel de Rosas", contrapuso. "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que Biolcati entienda que al campo le va bien", atacó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *