25 de julio de 2011 10:07 AM
Imprimir

Domínguez no es un candidato testimonial

Planea dejar el ministerio si resulta electo en las elecciones presidenciales de octubre. Consideró que el Parlamento debería buscar que las cooperativas tengan una mayor participación en el comercio de granos.

El Ministro de Agricultura nacional, Julián Domínguez, confirmó que, en el caso de resultar electo diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, dejará su cargo como titular de la cartera agrícola.

Para el candidato del kirchnerismo, el próximo Congreso "debe tener una agenda prepositiva. En los últimos dos años se dio la agenda de la claudicación, hay que recobrar el sentido de un parlamento que sea facilitador de la visión y del modelo de país que tenemos".

Domínguez consideró que "hay un mundo que está cambiando, y el Parlamento debe estar pensando en cómo hacer para que los productores y cooperativas, tengan mayor participación en el comercio de granos, financiamiento diferenciado para los empresarios locales, cómo hacemos para fortalecer una dirigencia económica que piense en el interés nacional".

Respecto al rol de la política, Domínguez consideró que debe buscarse "que la política tenga la capacidad de hacer cumplir el mandato de la ciudadanía y no ser rehenes de negociados o intereses de espalda al interés común".

Para el candidato a diputado nacional, "el Estado debe contener los anhelos de las mayorías y la política marcar las prioridades".

Consultado por el escenario del Congreso Nacional a partir de octubre, Domínguez opinó que "hay una dirigencia que no comprendió los cambios que operaron sobre la sociedad, que pretende que la política sea rehén de los grupos económicos y frente a eso el peronismo tiene el compromiso de ser el garante de las mayorías populares".

Respecto a la agenda que impulsará desde Diputados, el ministro no adelantó si impulsaría algún proyecto en particular, pero señaló que en su nuevo rol no podrá separarse de su "condición de militante peronista del interior".

"Mi agenda de estos dos años ha estado marcada por la agenda agroalimentaria", explicó a Télam en el marco de su gira por China.

Sobre el escenario político actual, donde el oficialismo cuenta con altos niveles de aprobación, Domínguez consideró que "puede verse claramente que la presidenta Cristina Fernández interpreta el anhelo y las expectativa de los argentinos, hay una convalidación de la gestión".

"Este momento se entiende en el resultado de las elecciones legislativas de 2009, que fue un momento histórico donde nosotros no supimos construir el andamiaje que explicara el sentido de lo que estábamos haciendo", subrayó.

Sin embargo, señaló que allí "lo que terminó de gestarse fue un modelo de país donde el gran articulador y garante del interés general es el Estado".

"Se puso en juego el rol de la política como articuladora de los destinos colectivos en detrimento de una política rehén de los sectores corporativos. Tuvimos una adversidad electoral, pero triunfamos en la comprensión de que estábamos defendiendo el interés general", señaló.

Seguidamente sostuvo que "en ese momento estuvo la razón de ser de la política; por un lado, los que tenían convicciones y valores para defender el bien común y por el otro los gerentes del orden establecido".

Domínguez también consideró que durante su gestión en el Ministerio de Agricultura han podido "demoler la agenda de la confrontación, la agenda hueca, sin sentido. Hemos puesto la brújula en otra dirección, y creo que la dirigencia tendrá que tener lentos nuevos para mirar la realidad que ha cambiado".

Y añadió: "Hay una nueva realidad que requiere cambiar la mirada, hay una agenda que es del pasado y otra del futuro, y en esta nueva agenda está la política".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *