25 de julio de 2011 15:22 PM
Imprimir

Carneros vip de exportación

CHILE : El plantel ganadero "Tehuel Aike" se ha especializado en generar carneros puros de pedigrí que exporta a Uruguay, Argentina y Perú. Se crían bajo techo, se les alimenta en forma especial y viajan en avión. Cada uno puede dar origen hasta mil hijos.

Son los carneros más reputados de la pampa. Pueden catalogarse como ejemplares vip. Son 50 ovinos que viven bajo techo y están separados del resto de sus iguales. Su rol es contribuir mediante inseminación artificial y natural a multiplicar la majada y mantener ejemplares corriedale de buen peso y lana.Esta realidad se vive en la estancia Tehuel Aike, situada a poco más de 40 kilómetros al norte de Punta Arenas y que en 1975 comenzó a forjar el ganadero Naldo Erasmo Almonacid y que hoy dirige su hijo Patricio.Basta salir de Punta Arenas y recorrer la pampa magallánica para apreciar diseminadas por distintas zonas parte de los 2 millones 358 mil ovinos lanares que conforman la población ganadera que sitúan a la región como la primera productora de carne ovina del país.El predio, de cinco mil hectáreas y con una masa ganadera de tres mil ovejas madres de la raza corriedale, es uno de los planteles de la región dedicados a generar carneros puro de pedigrí y puro por cruza que son vendidos en el país y exportados a mercados de Uruguay, Argentina y Perú.Patricio Almonacid, ganadero de Tehuel Aike, señala que más de cincuenta carneros se han exportado en los últimos 30 años en una labor paciente y que requiere dedicación y cuidado. "Un carnero gran campeón que ganó la pasada exposición ganadera lo vendimos en $6 millones y antes llegaban a transarse en $8 millones", admite el productor, aunque aclara que un carnero premiado y de elite puede costar entre los 3 y 5 millones de pesos.Anualmente comercializan cerca de 700 machos reproductores. "Hay varios planteles que se dedican a producir genética para venta. Lo que sí ocurre es que este plantel ha estado a la vanguardia de todo este tema y se ha invertido bastante dinero y tiempo", admite Almonacid.Los pergaminos de numerosos triunfos en exposiciones ganaderas de Magallanes y del extranjero, como en 1982 en Palermo y luego en El Calafate, en Argentina y 2003 en Uruguay, facilitaron de alguna forma las ventas de estos carneros desde el plantel magallánico a mercados sudamericanos.El ganadero señala que para mejorar su masa ganadera en 1979 importaron los primeros reproductores de pedigrí desde Nueva Zelandia y cada cuatro o cinco años adquieren nuevos reproductores para mantener el buen nivel de la raza.La diferencia entre un carnero de elite y otro de majada radica en la capacidad de reproducción y calidad genética. Un carnero tradicional es el que se ocupa en las estancias para cubrir unas 30 ovejas. "Lo normal que se usa en el campo es 3% de carnero para una majada de cien ovejas. De ahí uno saca después sus corderos que serán para venta en frigorífico y para tener alguna hembra de reemplazo", explica.Si el ganadero quiere mejorar la genética de su masa ganadera, buscará los carneros de elite. En este caso, el plantel "Tehuel Aike" ha optado por mantener estos ejemplares con una crianza en galpón y no los envía a la pampa con el resto de la masa ganadera."Con un carnero se pueden inseminar mil o dos mil ovejas por la vía artificial y lograr tener mil hijos de un solo padre. De ese lote se puede obtener unos 200 ejemplares que serán muy buenos, 300 buenos y 500 que pueden ser de rechazo para criarlos a puro campo. La mejora genética a través de esta vía puede ser mucho más rápida", sostiene Patricio Almonacid. Estos carneros de elite también pueden cubrir en forma natural entre 30 y 50 ovejas.Selección tempranaLa elección de los futuros carneros vip comienza en marzo, cuando identifican los corderos machos de 3 o 4 meses de vida."Traemos un asesor de Argentina que nos apoya con la elección. La raza corriedale tiene un estándar. Uno se fija que tengan buen lomo, buena lana, buena conformación carnicera y características raciales que a uno le gusten".El cordero ingresa a la crianza de galpón donde aparece la figura clave del encargado de plantel, que en Tehuel Aike es Juan Aguilar, un cabañero que lleva 20 años en la estancia y vive para y por sus carneros.Dentro de este galpón destacan centenares de escarapelas tricolores que han lucido cientos de carneros que han presentado en la Exposición Ganadera de Magallanes que anualmente se realiza en marzo, y otros que han participado en ferias internacionales.Pacientemente Juan Aguilar acude temprano para alimentarlos con pellets de alfalfa, darles agua o alimento concentrado para cordero.Diez de estos carneros fueron exportados recientemente a Perú, luego de un período de cuarentena y supervisión del SAG. Diariamente fue necesario chequear que estos ejemplares estuviesen sin problemas para viajar en el mismo día en avión desde Punta Arenas a Santiago y luego a Lima."Son privilegiados porque duermen bajo techo y tienen una alimentación diferente. Ellos pueden expresar todo su potencial en base a la alimentación", señala Aguilar al mostrar a Pepe, uno de los carneros que se fue a Perú con un peso de 140 kilos y con sus pergaminos de haber ganado dos veces la Exposición Ganadera de Magallanes en 2009 y 2010, como borrego y carnero, respectivamente.Estos ejemplares de elite pueden vivir diez o doce años criados a galpón, con un campo exclusivo para ellos donde pasean y regresan al galpón cuando el tiempo es malo. Son encerrados en sus corrales para alimentarse y descansar hasta que nuevamente sean requeridos para inseminar

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *