27 de julio de 2011 07:26 AM
Imprimir

Reacción: candidatos se disputan el voto del agro

Tras sufragio castigo del campo al kirchnerismo, opositores y críticos seducen a productores

Deseosos de aprovechar el viento de cola que les generó el voto castigo del campo contra el kirchnerismo el domingo en Santa Fe, candidatos de la oposición o críticos de la Casa Rosada en las provincias agrarias salieron a seducir con renovados bríos al electorado ligado al sector y a mostrarse como los defensores a ultranza de los reclamos de los productores frente a las políticas implementadas por Cristina de Kirchner.
El epicentro de esa reacción se dio en Córdoba -en medio de la efervescencia de la campaña con vistas a los comicios del 7 de agosto- y en Buenos Aires, precisamente dos de los distritos clave para inclinar la balanza en las elecciones presidenciales de octubre.
Las urnas santafesinas depararon un mal trago a la jefa de Estado, de la mano de un cabeza a cabeza entre el socialista Antonio Bonfatti y el sorpresivo Miguel del Sel (PRO) que relegó a un duro tercer puesto al candidato K, Agustín Rossi.
En ese traspié incidió fuerte el malestar del interior santafesino -donde se hizo fuerte el cómico de Midachi- por el destrato recibido desde Balcarce 50 desde los tiempos de la Resolución 125.
«Hubo una decisión del sector productivo y agropecuario de cambiar su voto en función de un castigo a las dos apariciones que hizo la Presidente en los últimos días», apuntó ayer Bonfatti, el mandatario finalmente electo de Santa Fe, en referencia a los desembarcos con fuerte tono electoral de la Presidente el 20 de junio en Rosario (en el marco del Día de la Bandera) y de la semana pasada en Puerto San Martín.
Uno de los primeros en acusar recibo del mensaje del cuarto oscuro fue el bonaerense Daniel Scioli, quien el lunes se mostró expeditivo al hacer público su pedido al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en pos de llevar a 300 mil toneladas el cupo de exportaciones de trigo.
El Gobierno nacional, principal interesado en domar la bronca del campo, redobló ayer la apuesta al anunciar la ampliación del saldo exportable de trigo en 450.000 toneladas, aunque muy por debajo de los tres millones que reclaman los productores.
Mientras tanto, en Córdoba, ayer se cruzaron referentes de dos candidatos a gobernador en pos de disputarse el voto del agro, en medio de acusaciones por el acompañamiento o no a los planteos del sector en los últimos años.
«Ayer me indigné porque (José Manuel) De la Sota salió a decir que defendió al campo en el momento difí-cil, y sinceramente en la 125 De la Sota no apareció», disparó ayer el candidato a vicegobernador del radical Oscar Aguad, Néstor Roulet.
Pero desde el peronismo aseguraron -en boca del legislador provincial Daniel Passerini– que «durante la 125 De la Sota estuvo en el Monumento a la Bandera (en Rosario) y en el Monumento de los Españoles (en Buenos Aires), protestando junto al campo». «De la Sota fue el responsable de que en el sur hoy haya soja y no agua; su compromiso con el campo viene de mucho antes de la Resolución 125», resaltó.
Conscientes del peso que tendrá el agro a la hora de la votación, los candidatos a gobernador en Córdoba se procuraron compañeros de fórmula ligados a los productores: Aguad cosechó a Roulet, mientras que Luis Juez (Frente Cívico) marcha con el intendente de Jesús María, Marcelino Gatica y De la Sota con la jefa comunal de Laboulaye, Alicia Pregno.
En sintonía, ya en tierra bonaerense, el candidato a gobernador por la Unión por el Desarrollo Social, Francisco De Narváez, aseguró que «en Santa Fe se confirmó que Cristina no gana y que hay segunda vuelta, y que la gente puso en las urnas un voto pensado», y denunció que el Gobierno «tiene una política marcada contra el campo y contra el interior». «Nosotros queremos que en cada pueblo y ciudad que haya industria y que se manufacturen los productos del campo», afirmó el socio político del candidato presidencial radical Ricardo Alfonsín.
En esa línea, el diputado del Bloque Unión Celeste y Blanco bonaerense y dirigente de la Federación Agraria Argentina, Jorge Solmi, enfatizó que el pedido de Scioli en torno al trigo es una «medida tardía, oportunista e insuficiente» y remarcó que el mandatario «tiene una gran deuda con el campo y lo va a pagar en las elecciones de octubre».
Abonó ayer ese camino, además, el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati. «Con la necesidad de los votos agropecuarios que necesita tener y no tiene, Scioli busca congraciarse y está haciendo lo que no hizo nunca: son títulos para los diarios pero no se da cuenta que son una afrenta», resaltó.
Pese a las críticas, correcto, Scioli agradeció ayer a la Presidente en nombre de los productores bonaerenses el «haber liberado 450 mil toneladas de trigo para las exportaciones». «Es oportuna y necesaria para paliar la situación de los hombres y mujeres del campo de regiones como el sudoeste, que no tienen alternativas de cultivo», resaltó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *