27 de julio de 2011 11:16 AM
Imprimir

Claves para una buena señalada y destete de corderos

URUGUAY : Estamos en el período de inicio de pariciones o en el último tercio de gestación, donde las ovejas tienen un aumento de requerimientos, que en caso de no satisfacerlos pueden conllevar a un incremento de la mortandad de corderos en el nacimiento y de ovejas en períodos de gestación tardía.

Trataremos de transmitir algunas pautas a seguir en sanidad, alimentación y manejo, para disminuir el riesgo de una baja en la producción, velando por el bienestar animal y siendo amigables con el medio ambiente. Cada cordero que salvemos pueden ser U$S 60 al destete y cada oveja U$S 100. Debido a que –según la fecha de encarnerada– las ovejas están en diferentes etapas en sus requerimientos, también daremos distintas recomendaciones según se haya realizado encarnerada de otoño temprano (comienzo a fines de marzo o principios de abril) o encarnerada de otoño tardío (comienzo a fines de abril o principios de mayo), Encarnerada de otoño temprano Según el día de comienzo de encarnerada se esperan el inicio de las pariciones entre el 10 de agosto (encarnerada el 15 de marzo) y el 25 de agosto (encarnerada el 1º de abril). Cuando tenemos majadas "sentidas" y no realizamos ningún manejo paliativo, según el año y en esta época de parición, podemos esperar una mortandad de 20–30% de corderos en los nacidos únicos y de 40–60% en mellizos. Realizando ciertos manejos en tiempo y forma, podemos esperar 10% de muerte en corderos nacidos únicos y de 20-30% en mellizos. Si, en términos promedios, tenemos majadas con 10% de ovejas falladas y 5-10% gestando mellizos, significaría una diferencia en la señalada de alrededor de 20 corderos cada 100 ovejas. Cuanto más mellizos esté gestando la majada, mayor será la ganancia. Además habrá menos pérdidas de ovejas, mayor producción y calidad de lana, y un mejor desarrollo del cordero, disminuyendo las pérdidas post-destete. Alimentación y manejo Estando en fechas próximas al parto, el estado actual de la majada es fundamental para tomar las decisiones de manejo. Por ello es importante tener un conocimiento del mismo. Al tener las majadas con lana, es imposible determinar el estado de las ovejas a simple vista y ello se debe realizar en el tubo, por determinación de Condición Corporal (CC). El aparte por ovejas más débiles (por ejemplo, dificultad de traslado) no es suficiente, ya que animales que no han llegado a tal grado de debilidad igual pueden tener comprometida su supervivencia y la del cordero. En estas etapas de gestación, la oveja debe estar bien alimentada en cantidad y, sobre todo, en calidad, siendo necesario dedicarle los mejores potreros, para tener así un buen resultado. Muchas veces es difícil disponer de potreros apropiados para toda la majada. Por eso es fundamental tratar a la oveja como individuo, donde a cada uno se le adjudica la alimentación adecuada a sus necesidades; con este fin se recomienda el "loteo" de la majada. 1) Lotes según categoría Tener en cuenta que las borregas tienen mayores necesidades que las ovejas de buen diente. 2) Lotes según carga fetal Hasta los 100 días de preñez (aproximadamente fin de julio en esta encarnerada) se puede realizar una ecografía confiable; ésta permite identificar las vacías, y las preñadas con corderos únicos y con corderos mellizos. En ecografías más tardías se dificulta la identificación de mellizos por el tamaño de los fetos. Esta determinación es sencilla y económica, y permite dar preferencia a la alimentación de melliceras, que es donde se produce la mayor mortandad. También permite apartar las falladas, lo que en situación de escasez de forraje de calidad es muy importante. 3) Lotes por CC Se considera que una oveja que gesta cordero único debe tener una CC mínima de 31 para que el mismo tenga buenas probabilidades de sobrevivir en clima adverso a campo natural. A las ovejas que tengan una CC menor se les debe dar alimentación preferencial (coberturas, praderas, verdeos o suplementación), para no comprometer al cordero y a la madre. A menor CC, mayor será la exigencia en la calidad de su alimentación. Ovejas gestando mellizos con CC menor a 3.5 deben ir a pradera y aquellas con mejor condición pueden tener un buen resultado en coberturas. 4) Lotes por fecha de parto Si no se puso tiza a los carneros en la encarnerada para saber fecha de servicio de cada oveja (día, semana o quincena), ni se hizo ecografía, la manera más adecuada de hacerlo es por ubre. Se van apartando las ovejas que bajan ubre, dando mejor alimentación a los vientres más próximos al parto. Esto permite achicar el lote con necesidad de comida inmediata. En encarneradas de 45 días de duración se pueden sacar lotes quincenales, en promedio el 50% de las ovejas paren en la 1ª quincena, 25% en la 2ª, 15% al final y 10% son ovejas falladas. Las ovejas que van pariendo se pueden ir cambiando de potrero para dar lugar a las siguientes. En la señalada, se sacan del lote las ovejas que pierden el cordero, ya que sus necesidades posteriores son menores a las de ovejas en lactancia. Es muy importante sacar las ovejas sin cordero (falladas o con cordero muerto) del lote parido, para aprovechar la pastura, lograr un mejor desarrollo de los corderos y una menor dotación ovina en esos potreros. Esta categoría representa de 10 a 35% de la majada de cría según el resultado de señalada. Otra medida de manejo necesaria es realizar un buen desoje, descole y limpieza de ubre. Los potreros de parición deben ser de buena pastura, abrigo, fácil acceso y con un control previo de predadores. Una manera de optimizar el uso de una pradera para darle alimentación a mayor número de ovejas es el pastoreo por horas (suplementación con pradera). Las ovejas se mantienen en campo natural y se introducen en una pradera 2-3 horas por día. Es importante que se las "pase" a la pradera siempre a la misma hora, después de levantar el rocío; de esta forma las ovejas se acostumbran y comen durante el resto del día, "esperando" en la portera sólo a la hora de ingresar. Si no se tiene esta rutina, se corre el riesgo de que la majada esté todo el día esperando el ingreso y no pastoree el campo natural, produciéndose una alimentación insuficiente o un excesivo consumo de pradera. Otra opción, en caso de no ser suficiente la oferta de pasturas, es la suplementación con grano o ración. El adiestramiento para el consumo de grano o ración debería comenzar al menos 45 días antes del inicio de la parición; con esto se evita sumar otro factor de stress a la oveja en el momento más crítico. Siempre debe haber un acostumbramiento ruminal al grano, por lo que se recomienda iniciar la suplementación con 100g/an/día e ir aumentando la dosis diaria de a 50 g cada 2 días. El objetivo es lograr un consumo de unos 400/g/día durante los últimos 30 días de gestación. Según la calidad de la pastura y el lote considerado, se puede dar sólo grano (por ejemplo, sorgo entero), ración balanceada o bloques de autoconsumo. Sanidad Parasitosis internas. Dentro de las dosificaciones estratégicas, las del preparto y postparto tienen una significación especial. En este momento del ciclo de cría, cualquier error en la administración de los productos puede traducirse en perjuicios muy serios. Debido al creciente fenómeno de resistencia antihelmíntica, los productores que no han realizado un test de resistencia (Lombritest) deberían "chequear" la efectividad de las drogas que están utilizando a través de un análisis coprológico previo y posterior en 10 días a la administración de la droga. Es importante observar los aspectos parasitarios, además de los forrajeros, en el momento de elegir los potreros de parición. Se deben evitar los lugares que alojaron categorías jóvenes de ovinos (borregos), prefiriéndose aquellos donde el vacuno puede haber realizado una labor de limpieza parasitaria (campos seguros). Las mismas consideraciones se deben tener para la dosificación postparto de ovejas y corderos. Afecciones podales. Se comprenderá que el riesgo de un brote de afecciones podales en plena parición puede desencadenar cuadros muy difíciles de manejar, y con importantes pérdidas. Se debe actuar con anticipación para que no ocurran brotes que comprometan la salud de ovejas y corderos durante la parición y la lactancia temprana. Se consideran esenciales el examen clínico de las pezuñas y el aparte de todos los animales que presenten lesiones incurables, así como baños podales a toda la majada de cría con productos eficaces (el de elección es Sulfato de Zinc 10%), una o dos veces antes del parto. Se deben elegir días secos para tratar a los ovinos. En condiciones de tiempo húmedo, poco tiempo disponible o instalaciones inadecuadas que hagan prever un tiempo de exposición insuficiente, se deberá preferir el Formol 4%, tomando las necesarias precauciones. Clostridiosis. Las clostridiosis causan la mortandad de muchas ovejas durante el parto y son el motivo por el cual mueren los mejores corderos en los primeros meses posteriores al parto. Por lo tanto, es esencial la vacunación de las madres antes de parir y también una doble vacunación de los corderos, la primera en la señalada y la otra al mes y medio. Resumen Debemos afinar el manejo para utilizar eficientemente los recursos disponibles. Para ello tendremos en cuenta las diferentes categorías, según estado y necesidades: Hembras con gestación múltiple. Ingreso a pasturas mejoradas desde dos meses antes del parto. Borregas en peor estado y ovejas en peor estado. Según su grado de deterioro y la disponibilidad de alimentación, irán a cobertura, praderas o verdeos. Borregas en buen estado. Al mejor potrero de campo natural o cobertura. Ovejas en buen estado. A campo natural adecuado. Es fundamental observar estrictamente las recomendaciones sanitarias para preparar el parto de las ovejas. El entorno climático no permite márgenes para errores u omisiones. Dosificación con productos seguros y en forma correcta, vacunación contra clostridiosis, elección adecuada del potrero de parición y medidas tempranas contra afecciones podales. Encarnerada de otoño tardío (fin de abril y mayo) La majada está en el segundo tercio de gestación, habiendo más tiempo para realizar medidas correctivas; también se espera mayor disponibilidad de pasturas en el preparto. La parición comenzará entre el 10 y el 25 de setiembre (encarneradas del 15 de abril o el 1º de mayo). Estamos a tiempo de realizar ecografía, herramienta que brinda su mayor aporte en la detección de mellizos y hembras falladas. Posteriormente a la ecografía se apartan las ovejas de gestación múltiple (melliceras) y se comienza a darles una mejor alimentación (cobertura, pradera o suplementación), según el estado corporal en que se encuentren. Las falladas se sacan del lote, por sus menores requerimientos. Con esta época de parición, cuando tenemos majadas "sentidas" y no realizamos ningún manejo paliativo, según el año, podemos esperar una mortandad de 15–20% de corderos en los nacidos únicos y de 40–50% en mellizos. Aplicando ciertas medidas en tiempo y forma, podemos aspirar a 5% de muerte en corderos nacidos únicos y a 15–20% en mellizos. En términos promedio, tenemos majadas con 5-10% de ovejas falladas y 15–20% gestando mellizos (hasta 50%). Cuanto más mellizos esté gestando la majada, mayor será la ganancia. El loteo por fecha de parto tiene menor importancia que en encarneradas más tempranas, debido a lo concentrado de la encarnerada y a la época de parición. Sin embargo, puede servir para mejorar la atención al parto y para hacer una señalada parcial más temprano, sin mover majada en parición. En majadas encarneradas en buen estado se puede esperar que 70–80% paran en la primera quincena. Se debe coordinar la esquila para al menos 30 días previos al parto. Una fecha más próxima puede provocar un stress en la oveja que conspire contra el buen resultado de la esquila preparto, y no se obtenga el efecto deseado en cuanto a mejora en la CC de la oveja y peso del cordero al nacer. La esquila debe ser Tally–Hi –por ser más amigable con la oveja– y se recomienda el uso de peines altos, que dejan más lana en el lomo de la oveja, así como buenos abrigos o uso de capas. La majada debe estar siempre llena y bien alimentada, para disminuir el riesgo de mortandad post-esquila. A la salida de la esquila se clasifica la majada por Condición Corporal, apartando los lotes según lo ya recomendado para la encarnerada más temprana. En caso de majadas con presencia de piojo, se recomienda un tratamiento post-esquila a fin de bajar su población. Según el remanente de lana que se haya dejado en la oveja, se elegirá el método de aspersión o la aplicación prolija de un Pour-On. Los lotes de parición tienen en cuenta: tipo de gestación (si se detectaron mellizos), categorías (borregas u ovejas), CC y fecha de parición (por tizado de carneros, ecografía o ubre). Borregas y ovejas gestando mellizos de peor estado (CC menor a 3.5). Pradera o verdeos. Borregas y ovejas gestando mellizos en buen estado. Buenas coberturas, praderas o verdeos. Borregas y ovejas gestando únicos de peor estado (CC menor a 3). Coberturas o praderas. Borregas gestando únicos de buen estado. Mejor campo natural o coberturas. Ovejas gestando únicos de buen estado. Campo natural adecuado. En caso de no contar con pasturas mejoradas, se mejorará la alimentación con suplementación de ración, granos o bloques, según necesidades. Se ha tratado de dar un orden de prioridades y, según las posibilidades, se manejarán así o se juntarán lotes, pero siempre teniendo en cuenta a las madres con mayores necesidades. Aquí también se deben considerar la elección de potreros de parición, control de predadores, manejo de praderas y aparte de ovejas sin corderos, para una mejor disponibilidad de la majada en lactancia. Se recomienda manejar durante el parto a las ovejas melliceras con una dotación inferior a siete ovejas/há, para evitar la pérdida de corderos por interferencia. A fin de que no se produzcan extravíos de corderos mellizos se recomienda hacerle igual identificación con pintura a ambos.El Pais

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *