29 de julio de 2011 10:15 AM
Imprimir

Rusia confirmó a Uruguay que no modificará cuota de importacion

URUGUAY : Carne. Pese a incorporarse a la OMC el país mantendrá el nivel de ingreso

Rusia confirmó que no cambiará el sistema de cuotas de importación de carne una vez que ingrese a la Organización Mundial de Comercio en noviembre. En cinco años Uruguay podría tener un arancel más bajo que el vigente hasta hoy. La comitiva uruguaya que conformó la misión país que se reunió ayer con el principal negociador ruso en Ginebra, Maxim Medvedkov, se mostró optimista con el resultado de las gestiones. Hoy es el turno de Brasil, un fuerte exportador de carne de cerdo, pollo y vacuna al mercado ruso, cerrándose el período de negociaciones. "La postura de Uruguay no fue pedir contemplaciones especiales como lo hicieron otros países, sino buscar consolidar la corriente comercial que hoy existe con Rusia", aseguró ayer desde Ginebra a El País el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Luis A. Fratti. El planteo se centró en que si Rusia cambiaba la metodología al momento de otorgar las cuotas de importación, que se tomaran en cuenta los volúmenes exportados. En tal sentido, en los últimos tres años los frigoríficos locales colocaron en Rusia no menos de 80.000 toneladas de carne; incluso hoy ese país continúa siendo el principal mercado para Uruguay. Fratti dijo que Medvedkov contestó que una vez que su país ingrese a la Organización Mundial de Comercio (OMC), "se piensa seguir con un sistema de cuotas de importación similar como hasta el momento". Aparentemente el planteo que hizo Uruguay "es lo que quieren los rusos" y "hubo una muy buena sintonía porque coinciden los intereses de ambos países", sostuvo Fratti desde Ginebra. Por otro lado, el presidente del Instituto Nacional de Carnes estimó que "en los próximos cinco años la carne uruguaya tendría alguna mejora en los aranceles (hoy paga 15%), ya que podrían bajar algo". Entre los planteos también estuvo la propuesta de carne de alta calidad, que en la Junta del INAC se había acordado con los privados. La idea es poder entrar en el mercado fuera de cuota y los rusos quedaron de contestar en noviembre. Mañana es el turno de Brasil que es un fuerte exportador de carnes al mercado. "Si ellos logran sortear a Brasil estas serían las reglas de juego para el futuro inmediato", dijo Fratti. El presidente del INAC aseguró estar "más tranquilo" al final del encuentro con el negociador ruso. "Estaba convencido de que Uruguay debería seguir como estaba dentro del mercado ruso y si se cambiaban las reglas de juego no salir perjudicado, pero no pedir concesiones especiales". Las exportaciones de carne bovina uruguaya se hacen en el marco de una cuota global de 410.000 toneladas. Los importadores rusos compran un juego de cortes del delantero bovino que se conocen como Chuck & Blade (aguja, paleta y chingolo), pero también son fuertes importadores de menudencias y este producto pesa mucho en las operaciones comerciales entre ambos países. Los rusos consideran que el consumo de carne aumentará a futuro en su mercado, pero creen que habrá una caída en la cantidad de habitantes, por lo que no aumentarán los cupos de importación. Para Fratti, de todos modos, "los volúmenes que está exportando Uruguay son muy interesantes y estaríamos bien igual". Entre enero y el pasado 16 de julio los frigoríficos uruguayos colocaron en los países que conforman la Federación Rusa un total de 60.811 toneladas (peso canal) contra las 72.839 toneladas a igual fecha del año anterior. El problema actual es la falta de carne porque la faena cayó y hay menos volumen para embarcar al mundo. Mejor posición en un mercado vital La delegación uruguaya propuso en Rusia una definición de carne de alta calidad, para quedar a la par de Estados Unidos y Canadá. La idea es que si en un futuro se complica con las cuotas de importación, se pueda seguir entrando en este mercado que es vital para Uruguay. La respuesta a la propuesta realizada por la misión uruguaya que negoció ayer en Ginebra pasa por un carril más técnico que comercial, pero de todos modos, los rusos quedaron de contestar, seguramente en agosto. "Si Rusia acepta la definición de carne de alta calidad que Uruguay está proponiendo tendríamos más posibilidades de vender en este mercado a través de una cierta diferenciación", le dijo a El País Luis Alfredo Fratti, presidente del Instituto Nacional de Carnes. "Tendríamos una definición más flexible que la que hoy rige para el cupo Hilton", aseguró.  El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *