2 de agosto de 2011 11:45 AM
Imprimir

Apuran acceso a la cuota suiza para carne de calidad

URUGUAY : Diferenciación. La premisa es valorizar más la exportación

El gobierno uruguayo apura las gestiones para acceder a un nuevo cupo de carne bovina de alta calidad, esta vez en Suiza. Esta semana, el Ministerio de Ganadería definirá el certificado de modelo sanitario a proponerle a las autoridades suizas. Finalizadas las gestiones con la Unión Europea, donde está todo dado para que la carne bovina uruguaya pueda acceder al cupo de 20.000 toneladas de cortes procedentes de ganado a corral, el gobierno apura las acciones para lograr el acceso al cupo suizo. Por eso, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca intentará definir esta semana el certificado sanitario que se le propondrá a las autoridades suizas, como forma de adelantar las gestiones. En este caso, la cuota también está destinada a cortes bovinos de alta calidad, procedentes de ganados terminados en engorde a corral y con determinadas exigencias de edad (entre otras). Los frigoríficos uruguayos ya están exportando carne bovina a Suiza. Este mercado lleva el juego de cortes que se conocen como rump & loin (lomos, bifes y cuadril). Pero dentro de ese juego de cortes, a los suizos lo que más le interesan son los lomos -parte de esos cortes de alto valor- y derivan a otros mercados los otros dos. "Si queremos exportar sólo los lomos bovinos, hoy hay que pagar un arancel que nos deja totalmente fuera de mercado. Lo que simplificará la certificación de carne de alta calidad es que vamos a poder entrar sólo con este corte, con un mejor arancel y eso mejorará el valor de las exportaciones", confirmó a El País Mario Piacenza, director de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. A diferencia de lo que sucede con el Cupo Hilton por 6.300 toneladas que Uruguay tiene signado con la Unión Europea, en el caso del cupo suizo, se exigen controles especiales. Entre esos controles está la fiscalización de los corrales de engorde, el uso de determinadas raciones, etc.. Como muchas de esos controles son competencia de la División de Industria Animal o de Sanidad Animal, es que se acordó que sea el MGAP el que lleve adelante la certificación, apoyado por el Instituto Nacional de Carnes (INAC). La idea de Uruguay es ganar tiempo y proponerle a Suiza un modelo de certificado que – según Piacenza- estará centrado en cómo está certificando hoy la cadena cárnica los cortes de alta calidad que se destinan al mercado de la Unión Europea. Si bien el MGAP se niega a hablar de plazos cuando se trata del acceso a esta nueva cuota, crece el optimismo porque, hasta ahora, las negociaciones vienen avanzando a muy buen ritmo. Suiza no integra la Unión Europea, pero se maneja con la misma legislación, por eso se estima que no habrá mayores objeciones en cuanto al modelo de documento que presentará Uruguay. Por otro lado, la cadena cárnica se juega todos los boletos en torno al acceso del contingente de carne bovina de alta calidad que la Unión Europea abrió para terceros países en el marco del litigio de la carne con hormonas que mantiene con los Estados Unidos desde hace décadas. En este caso, el trámite está finalizado y hoy todo depende de las decisiones que tomen las autoridades de la UE. Mientras tanto, el MGAP continúa habilitando los corrales de engorde existentes, proveedores de los animales.  El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *