3 de agosto de 2011 11:15 AM
Imprimir

Dan curso a una ley para repartir la cuota Hilton

Sin el oficialismo presente, los agrodiputados se trenzaron en discusión con el bonaerense Solá.

La comisión de Agricultura resolvió ayer dar curso a un dictamen para un proyecto de ley que establece parámetros y criterios de distribución de la cuota Hilto, la crema del negocio en la exportación de carne valuado en unos 500 millones de dólares.Sistemáticamente desde la década del noventa en el Congreso se vienen presentando distintos proyectos de ley para fijar los criterios de distribución del cupo europeo, quitándole de este modo la atribución a la máxima autoridad del Ejecutivo nacional en materia agropecuaria. Aunque sin éxito, y diputados de la nación, avanzan con este tipo de propuestas que hasta ahora en el mejor de los casos solo alcanzaron una media sanción para terminar siempre en un destino de archivo.Este martes, en una reunión donde solamente participaron diputados de la oposición, la comisión unificó cuatro iniciativas de ley sobre la Hilton en donde se establece un criterio de distribución que enfatiza el concepto de regionalidad lo que apunta a distribuir la cuota teniendo en cuenta el rodeo ganadero de las provincias, por sobre la capacidad exportadora de las plantas conforme a los antecedentes de periodos anteriores.Hubo un acuerdo previo entre los diputados reunidos ayer de aprobar el dictamen en cuestión, aunque también una coincidencia en señalar que “no es el proyecto ideal” pero el mejor posible conforme al consenso obtenido.Prueba de ello fue que poco después del mediodía de ayer la presidencia de la Comisión envió la redacción de un dictamen para el proyecto en cuestión, y pocos minutos antes de la reunión se envió una nueva versión de la iniciativa, con la aclaración de que esta vez era la “consensuada”.El consenso se reflejó así en las posiciones adoptadas por todos los bloques representados en la comisión. Quien llegó a romper esa armonía fue el ex gobernador bonaerense y antigo secretario de agricultura en los noventa, Felipe Solá.El diputado que no integra la comisión (aseguró que le “gustaría” formar parte) llegó a la reunión acompañado de su ex ministro de Asuntos Agrarios provincial, actualmente diputado, y autor de uno de los proyectos de Hilton, Raúl Rivara.Solá aseguró que su presencia en la reunión era para compartir su experiencia sobre el tema Hilton históricamente cargado de controversias y pujas de intereses. El ex titular de agricultura, planteó las “tensiones” existentes en la Hilton que a su entender no soluciona el proyecto de ley unificado. Esas tensiones se reflejan en el federalismo respecto de provincias que no tienen cuota y sí cuentan con stock de hacienda, pero a la vez carecen de plantas frigoríficas habilitadas. Uno de los puntos centrales de la iniciativa que ayer aprobaron los diputados es la creación de una “Comisión Federal de Adjudicación de la Cuota Hilton” que presidirá el Ministerio de Agricultura, pero que además integrarán las entidades de la Comisión de Enlace (CRA, SRA, FAA y Coninagro), y cámaras de la industria frigorífica como Unica, Ciccra; y la Apea (Asociación Argentina de Productores Exportadores).El gran ausente en la Comisión que adjudicará el cupo es nada más ni nada menos que el Consorcio ABC. Tampoco serán partícipes de la comitiva ni los trabajadores de la carne ni los consumidores, ambos directamente afectados por la legislación propuesta.El espíritu de la norma al decir de uno de los que más trabajó en la iniciativa, el correntino Lucio Aspiazu (UCR) es el de resarcir a los productores de las políticas implementadas desde el gobierno nacional en materia ganadera.Ello se entiende cuando se explica que cuando una porción de cuota sea recibido por una provincia que carece de plantas habilitadas para exportar Hilton, los productores podrán ceder ese cupo a otras provincias que sí cuenten con planta.”Eso es premiar el patrimonio”, retrucó el diputado Solá. A su entender la cuota europea es de los 40 millones de argentinos y no de los productores ganaderos. Al argumento se contrapuso la percepción de que el cupo a una provincia sin plantas de faena habilitadas debería recaer en el estado provincial.Para el correntino José Arbo, cuya provincia contiene 5,7 millones de cabezas y ni una sola planta habilitada para exportar, la discusión de la ley de la Hilton va más allá de un mero cupo de carne, sino de defender “el derecho de los correntinos” a una vida con más posibilidades.Corrientes, ilustró el legislador liberal, tiene un tercio del ingreso per cápita de los porteños, y sus indicadores sociales están entre los peores del país. La ley abre la posibilidad de que en esa y otras provincias que padecen la postergación se invierta en plantas que generen puestos de trabajo sin necesidad de migrar al conunbarno.Solá se mantuvo en el criterio de que el criterio de distribución debía premiar una cuestión social, que se verifica con la expansión exportadora por fuera de la Hilton, conforme a los parámetros de reparto que se aplicaban en su gestión. Algo que la nueva ley consideró que no contemplaba. Finalmente, a pedido de los agrodiputados, el presidente de la comisión resolvió pasar el proyecto a la firma y dar por terminado el tema, cuyo dictamen deberá debatir la comisión de Comercio presidida por el kirchnerismo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *