14 de noviembre de 2009 07:48 AM
Imprimir

La demanda por sembradoras, cada vez más exigente

En 2009 se acentuó la tendencia por la compra de equipos con mayor ancho de labor y tecnología para trabajar con agricultura de precisión; un fenómeno en alza

Pese a la falta de solución a los reclamos del campo, hay productores y contratistas que igual no parecen bajar la guardia en materia de tecnología. Saben que, al margen de la coyuntura, su desafío es mantenerse competitivos. Y la maquinaria agrícola es un ejemplo de ello. Este año, en el caso de las sembradoras, se pudo observar un crecimiento de la tendencia a incorporar maquinaria con mayor tecnología. Coinciden en esto fabricantes y especialistas técnicos. "Se venden más máquinas con mayor tecnología", apunto a La Nacion Rosana Negrini, presidenta de Agrometal. En la Argentina hay 70 fabricantes de sembradoras y se estima que sólo siete marcas satisfacen el 60 por ciento del mercado. Los empresarios locales son reconocidos por la tecnología de sus equipos. No por nada el 98% del mercado es dominado por la industria nacional. La Argentina también coloca unos 300 sembradoras por año en más de 15 mercados. "Podemos transformarnos en el líder mundial en tecnología de sembradoras para siembra directa", se entusiasma Mario Bragachini, especialista en mecanización agrícola del INTA Manfredi. En líneas generales, en 2009 por un lado la demanda buscó equipos de mayor ancho de labor. Por otra parte, también se orientó a maquinaria para trabajar con herramientas de agricultura de precisión. "La demanda de los productores y los contratistas de sembradoras estuvo dirigida en 2009 a un mayor ancho de labor, tanto en grano fino/soja, como en grano grueso (se habla de un 15% más de ancho de labor respecto de 2008)", comentó Bragachini. Según el técnico, los productores medianos y grandes y los contratistas traccionaron la demanda para reponer máquinas de siembra directa. "Ya comenzó la reposición por desgaste de las máquinas; los productores pequeños sólo aspiran a reponer su sembradora por otra usada en mejor estado", precisó el técnico. Una de las razones por las cuales el mercado fue hacia equipos de mayor tamaño es que en 2007 y 2008 se habían vendido muchos tractores de alta gama de potencia. Se trata de un punto que facilita la compra de grandes máquinas. "Ahora tienen con qué traccionar las grandes sembradoras y asistirlas hidráulicamente", expresó el experto del INTA. Además, la aparición del sistema de autoguía satelital (piloto automático) también facilita el trabajo con sembradoras de mayor ancho de labor e impulsa la demanda por estos equipos de siembra. Un punto importante es que, según Bragachini, la menor superficie de siembra para maíz y girasol orientó la demanda a las máquinas de grano fino/soja con distancias de siembra menores a 52,5 centímetros y con distribuidor de monograno, o sea a placa, nueva tendencia para la soja a 0,42 m; 0,35 m; 0,26 m y 21 centímetros entre líneas. "Estas máquinas sojeras con placa también pueden sembrar maíz a 0,52 centímetros con desplazamiento de cuerpos de siembra", destacó el técnico del INTA. En sembradoras de grano grueso, para el técnico el interés de los compradores fue por máquinas con distribuidores neumáticos con doble fertilización y con monitores de siembra interactivos con el kit de dosificación variable. "En la Argentina, al igual que en los Estados Unidos, ya se entendió que el maíz y el girasol se debe sembrar inteligentemente, o sea, de manera precisa", apuntó. Para destacar, en la Argentina ya hay muchos productores que están trabajando con agricultura de precisión, con densidad de semilla y dosis de fertilización según los ambientes. A todo esto, para Bragachini en equipos para grano fino hay una leve tendencia hacia la sembradora Air Drill, o sea distribución mecánica y traslado de semilla neumático con gran ancho de labor. En este contexto, para granos gruesos existe un nicho de mercado para la sembradora auto trailer en tamaño hasta 8 metros de ancho de labor. De todos modos, vale recordar que las sembradoras de tiro de punta siguen representando el 80 por ciento del mercado. "En 2009 se vendieron menos sembradoras, pero con igual inversión en dólares porque las máquinas son más grandes y con mayor tecnología. En promedio, crecieron un 25 por ciento en su valor en dólares", puntualizó Bragachini. Agricultura de precisión Otro punto para destacar respecto de la tendencia en 2009 es que creció la demanda por máquinas con mayor tecnología. En este punto, mucho tiene que ver el constante crecimiento que está mostrando la agricultura de precisión. Se estima que en la Argentina existen 17 fabricantes de herramientas de agricultura de precisión. En el caso de dosificación variable de semilla y fertilizante en 2009 "explotó la demanda". En concreto, según el técnico del INTA, se vendieron más de 250 sembradoras inteligentes de diferentes marcas y modelos. Las empresas de agrocomponentes de estas máquinas son Verion; Controlagro/Oripon; D & E, Abelardo Cuffia; TIM Agrometal, entre otros fabricantes. Si se considera el sistema de autoguía, el mercado continúa en alza. "Hay muchos proveedores de autoguía satelital y ya se superaron los 500 equipos de autoguía para siembra, pulverización (en este rubro, además, se observan cada vez más pulverizadoras con mayor capacidad de tanque, potencia de motor y ancho de trabajo) y cosecha", afirmó el experto en mecanización agrícola.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *