5 de agosto de 2011 07:42 AM
Imprimir

LA TRAZABILIDAD DE TODOS NUESTROS PRODUCTOS ESTÁ ASEGURADA  (VALTURRA IBÉRICOS ES SINÓNIMO DE CALIDAD)

ESPAÑA : El Plan de Trazabilidad dentro de los productos de Valturra Ibéricos es la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, un pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o sustancia destinados a ser incorporados en alimentos o piensos o con probabilidad de serlo.

Lo que significa que cada producto está constantemente vigilado y ante estrictos controles de calidad y garantía. El objetivo principal de este proceso de trazabilidad es definir el sistema ejercido en los productos Valturra Ibéricos para llevar a cabo la correcta elaboración, y por consiguiente, el mejor resultado, a través de todos los canales, productos despiezados y alimentos curados que se obtienen en las instalaciones de la industria. Este procedimiento cuenta con un alcance máximo, ya que se lleva a cabo tanto en los canales de porcino ibérico obtenidos en el matadero como en los productos despiezados de porcino, procedentes de la sala de despiece o los curados que se elaboran en la fábrica.

El rastro del proceso de Trazabilidad nace en la recepción de los animales en la finca, que irán acompañados de guía o documento de traslado o sacrificio, así como por la Información de la Cadena Alimentaria (ICA). En el momento de la recepción se realiza la verificación identificativa de los animales según los datos de la guía, si en ese momento es muy difícil la comprobación "in situ" de los crotales (plásticos identificativos) o tatuajes (grabados en la piel) por suciedad, impedimento por parte de los animales, etc., ésta se pospondrá para el momento de la descarga, momento en que se comprueba que toda la piara esté en buen estado y correctamente identificada. Una vez que los animales ya se encuentran en la finca de Turra, se procederá al alojamiento de los animales en los corrales de forma que se evite el hacinamiento y respetando la capacidad de los mismos. Un control constante que también está presente en procesos como el sacrificio, el faenado o el despiece o elaboración, entre otros. En todos ellos se produce una identificación individualizada de cada una de las piezas, así como una división entre los diferentes lotes de cerdos, en las que consta el año y semana de sacrificio, el día, la matanza, el número correlativo de pieza y la identificación sobre si es paleta o jamón o sobre si es bellota o cebo, al igual que ocurre con aquellos productos que son loncheados

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *