14 de noviembre de 2009 07:52 AM
Imprimir

La fuerte liquidación de vacas impulsa los precios ganaderos

"Lo que está pasando es muy fácil de explicar: el precio de las vacas subió por la gran liquidación provocada por la sequía y el desaliento, y por la falta de novillos; no hay suficiente oferta y hay mucha demanda", aseguró el titular de un remate feria de Azul, en conversación con un remitente.

En lo que va de la primavera, tanto la vaca gorda ($ 2,70/3,10) como conserva ($ 2/2,30) han mejorado su valor. "No sería novedad afirmar que se envió a faena o se murió enorme cantidad de vientres por la sequía. Son los famosos campos cerrados con candado en la región pampeana y los campos arrasados en el norte del país", agregó. En otras zonas costeras llovió y se busca retener vientres para repoblar los campos. Entonces, para vender una vaca con cría piden $ 700/800. Por el lado de la demanda, hay firmeza. "La vaca de carnicería sigue en un valor accesible para la población y funciona muy bien para la exportación", dijo el jefe de compras de un frigorífico bonaerense. Entonces, la falta de novillo pesado induce a los responsables de las plantas a cubrir parte de su capacidad de faena con vacas. ***  Mientras tanto, la invernada sigue mostrando un comportamiento anormal. Por un lado, en la zona central del país, el engorde pastoril sigue sin funcionar a pleno por la escasez de forraje, y todavía hay casos extremos en los que hay que dar suplementos a la hacienda en terminación. Los feedlots también enfrentan una situación particular: los que hacen hotelería se han vuelto a llenar con los novillitos provenientes de las islas, que no encuentran campos de pastoreo para completar su ciclo. Los que engordan hacienda propia están muy preocupados: la recuperación de precios del gordo tiene una magnitud menor a la esperada, hay inflación y el Estado no paga las compensaciones. El consultor Ignacio Iriarte adelanta: "La preñez de 2009 volverá a ser baja y despareja por el mal estado inicial de las vacas en el servicio". Muchos vientres no dan celo y se tendrá que alargar el servicio, lo que correrá la parición a lo largo del segundo semestre de 2010. Además, hace tres años había 24 millones de vacas, que se redujeron a 20,5 en la actualidad. Pocas vacas, que paren pocos terneros por una primavera tardía, pueden prolongar la escasez de carne esperada para fines de 2010/2011.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *