5 de agosto de 2011 00:03 AM
Imprimir

Fue vendido a un grupo peruano el ingenio más antiguo de la Argentina

Corporación Azucarera del Perú SA, Coazúcar, empresa del Grupo Rodríguez, suscribió hoy un contrato de compraventa del 60 por ciento de las acciones de Ingenio San Isidro en la Argentina por una suma aún no revelada.

Es un paso importante para el Grupo Rodríguez para consolidarse a nivel internacional en la industria azucarera y etanol, pues en Perú controlan las azucareras Casa Grande, Cartavio y San Jacinto, pero son más conocidos por ser dueños de Gloria, la mayor empresa de productos lácteos del país.

En la Argentina, el Grupo Rodríguez controla la Compañía Regional de Lácteos Argentina SA en Santa Fe.

El Grupo Rodríguez se ha destacado este siglo por su internacionalización, pues tiene inversiones en la industria láctea en Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Puerto Rico. En el sur de Perú también es tiene inversiones en la industria cementera.

Sobre San Isidro

El Ingenio San Isidro es la fábrica azucarera más antigua de la Argentina y la más importante productora de azúcar orgánica de ese país.

Está ubicado en la ciudad Campo Santo, a 59 Km de la ciudad de Salta. En la actualidad, está conformado por las sociedades Verha SA, Emaisa SA, Prosal SA y Bio San Isidro SA.

Fue fundada en 1760 por el coronel Juan Adrián Fernández Cornejo, quien instaló su trapiche en la “Hacienda de la Viña de Sianca”, introduciendo la caña de azúcar desde Perú.

Perteneció a la familia Cornejo hasta 1992, cuando pasa a los acreedores, que finalmente la quebraron en 1997. En subasta pública, San Isidro fue adquirida por US$ 4.5 millones en 1998, por Emprendimientos Agroindustriales Sociedad Anónima (Emaisa), uno de sus acreedores, quien también asumió las deudas que ascendían a US$ 22 millones.

San Isidro es la mayor empleadora de Argentina, con 46 mil trabajadores directos.

Cuenta con 11,000 hectáreas, de las que 3,500 hectáreas son destinadas al cultivo de caña de azúcar. La fábrica de azúcar tiene una capacidad instalada para procesar entre 3400 a 3700 toneladas de caña por día, con una producción diaria de 340 a 370 toneladas.

Además, posee una destilería de alcohol con una capacidad de producción de 60.000 litros por día, junto con un parque de tanques para el almacenamiento de alcohol de ocho millones de litros. Tiene una planta propia para producir su propio abono orgánico.

San Isidro produce azúcar cruda y refinada, y etanol orgánico, convencional y deshidratado. San Isidro tiene un cupo otorgado por la Secretaría de Energía de la Nación, para aportará 6 millones de litros de biocombustibles al año.

Sobre Coazúcar

Corporación Azucarera del Perú SA es un holding que es controlada por los hermanos Vito y Jorge Rodríguez Rodríguez. Coazúcar tiene el 82.63 por ciento de Agroindustrias San Jacinto SAA, el 68.59 por ciento de Agroindustrias San Juan SAC, el 87.17 por ciento de Cartavio SAA, el 57.09 por ciento de Casa Grande SAA y el 57.69 por ciento de Empesa Agrícola Sintuco SA.

Corporación Azucarera del Perú tiene como accionista principal a Clarcrest Investments SA de Panamá, que tiene el 99.9 por ciento de las acicones.

El 100 por ciento de las acciones de Clarcrest Investments las tiene Maningham Holding SA de Panamá y los accionistas de esta son Vito Modesto Rodríguez Rodríguez y Jorge Columbo Rodríguez Rodríguez, cada uno con el 50 por ciento. /gatoencerado.net

La historia de San Isidro

El 1 de junio pasado se cumplieron 251 años de la creación del Ingenio San Isidro, ubicado en la localidad de Campo Santo, provincia de Salta, pionero de la industria azucarera argentina que dio impulso al desarrollo económico y social del NOA.

El ingenio salteño fue fundado en 1760 y hoy continúa trabajando, aportando una producción diversificada y de alta tecnología agroindustrial.

Fue fundado en 1760 por el Coronel de milicias reales don Juan Adrián Fernández Cornejo y Rendón, quien instaló su trapiche en la “Hacienda de la Viña de Sianca”, introduciendo la caña de azúcar desde Perú.

Centro Azucarero Argentino (CAA) señaló en 2010, cuando cumplió 250 años, que “la actividad azucarera se enorgullece de contar entre sus miembros con este histórico ingenio que le ha brindado a la industria el puntapié inicial, de lo que luego se convertiría en un sector pujante para la región y para el país. Por eso debemos rendirle homenaje a este y otros muchos ingenios centenarios que convierten a nuestro sector en la industria madre de Argentina, siendo el mayor empleador privado del NOA, con 46 mil trabajadores directos”.

Una marca en la historia argentina

Algunos hitos en la historia de este ingenio permitieron que no sólo tuviera un papel destacado en el desarrollo de la industria azucarera sino también en las luchas por la independencia argentina.

Las tropas del general Manuel Belgrano caminaron por las tierras del ingenio, donde prepararon la recuperación de la ciudad de Salta, que estaba en manos del ejército realista.

Durante la estadía de las huestes de Belgrano, el ingenio puso a disposición los cañaverales para alimentar a sus caballos. Ese fue el único año que el ingenio no realizó su molienda. Días más tarde, el 20 de febrero de 1813, el ejército criollo venció a los españoles en la Batalla de Salta.

También contribuyó al desarrollo industrial en la provincia de Tucumán.

En 1820, desde el Ingenio San Isidro se proporcionó una partida de caña de azúcar para el presbítero doctor José Colombres, quien instaló un trapiche en su provincia, dando inicio a un gran desarrollo de la industria.

Un presente con los ojos puestos en el futuro

El CAA señala además que “con la llegada de sus actuales dueños, Prosal SA, comenzó una nueva etapa del ingenio ya que se realizaron importantes mejoras en sus equipamientos, con aumento de la capacidad de producción, adaptando sus cultivos e instalaciones industriales para la producción de productos orgánicos, como azúcar, alcohol, mieles y melazas”.

El complejo azucarero cuenta con 11.000 hectáreas de tierras, de las cuales 3.500 son destinadas a la producción de caña de azúcar. La fábrica de azúcar tiene una capacidad instalada para procesar entre 3.400 a 3.700 toneladas de caña por día, con una producción diaria de 340 a 370 toneladas.

Además, posee una destilería de alcohol con una capacidad de producción de 60.000 litros por día, junto con un parque de tanques para el almacenamiento de alcohol de ocho millones de litros.

Este año y con la puesta en marcha del Programa de Biocombustibles, San Isidro también se sumará a los ingenios productores de etanol combustible.

De acuerdo a los cupos fijados por la Secretaría de Energía de la Nación, el ingenio aportará 6 millones de litros de biocombustibles al año.

Así, entre las destilerías de Orán, del Ingenio San Martín de Tabacal y Güemes, del ingenio San Isidro, la participación salteña en el mercado argentino del bioetanol se ubicará cerca de los 4,8 millones de litros mensuales.

También se construyó una planta para la producción de su propio abono orgánico.

Esta planta tiene como materia prima a los efluentes de la industria (el bagazo, la cachaza, las cenizas de calderas y las vinazas) que son compostados y transformados en un excelente abono para sus cañaverales.

El CAA sostiene que “en la actualidad, la empresa se encuentra en una etapa de expansión que le permitirá producir unas 70.000 toneladas de azúcar y disponer de un excedente de energía eléctrica para integrarse al sistema eléctrico nacional. Con una constante visión en la innovación y los nuevos negocios, hoy camina hacia el futuro con una producción diversificada y de alta tecnología agroindustrial”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *