6 de agosto de 2011 09:55 AM
Imprimir

Reunión sobre una nueva industria pesquera en nuestra región

A los efectos de analizar el proyecto, el estudio de planos y los circuitos de la planta, miembros del Senasa recibieron a empresarios nigerianos que proyectan instalar una planta de secado de pescado en la ciudad chubutense, producto que será exportado a países de África Occidental.

El pasado 29 de julio, miembros del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recibieron la visita de empresarios nigerianos, en el marco del trámite de habilitación e instalación de una planta para secado de pescado en la localidad de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut.
La reunión, realizada en instalaciones del Centro Regional Patagonia Sur (CRPS) a los efectos de analizar el proyecto, el estudio de planos y los circuitos de la planta, contó con la participación de Eduardo Clapera, coordinador del área Inocuidad y Calidad Agroalimentaria; Juan Martínez Paiva, supervisor de la provincia de Chubut; Paola Santa Cruz, inspectora veterinaria, y Onwukwe Ibeabuchi, presidente de la empresa Ocean Challenger SA.
El proyecto de radicación de esta industria de secado de pescado data del año 2008, y ha requerido de la construcción de infraestructura significativa para la adecuación de un establecimiento preexistente.
El producto obtenido, denominado “stockfish”, es de gran aceptación y consumo en los países de África Occidental, a cuyo mercado estaría destinada la producción.
Cabe destacar, además, que el asentamiento de esta industria presenta una nueva oportunidad de comercialización y apertura de nuevos mercados para productos originarios de la Patagonia.Stockfish
De febrero a finales de abril llegan a Lofoten (Noruega), los bacalaos procedentes del Mar de Barents para desovar, así que es entonces cuando empieza la época de pesca.
Este tipo de bacalao, llamado “skrei”, nace y crece en esas aguas frías durante 5 años y, cuando alcanza su madurez, emigra a las aguas más templadas de Lofoten.
El stockfish, o también conocido como pescado desecado o pescado desalado, conforma una parte importantísima dentro de la cultura culinaria de Noruega. Este pescado, básicamente, ni bien es sacado del agua se limpia y se cuelga en tendederos para que se desale y seque al sol naturalmente, tal cual lo hacían los ancestros hace cientos de años.
Esta es una técnica milenaria, ya que los métodos de conservación antiguos distaban muchos de los que conocemos en la actualidad, siendo los primeros más simples pero muy efectivos, ya que un pescado secado de este modo puede aguantar unos 3 meses en el interior de una casa sin ningún tipo de refrigeración.
Pero no todo es tan simple como limpiar al pescado y colgarlo, sino que el proceso es mucho más elaborado; la carne, la cual debe de estar cortada con gran perfección, se condimenta con ingredientes especiales y luego se cuelga por al menos 3 meses, cambiando la pieza de lugar de forma estratégica, teniendo siempre en cuenta diversos factores como el hielo, el viento, la humedad y muchos más.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *