6 de agosto de 2011 14:58 PM
Imprimir

Se desconoce el paradero de la carne rechazada

PARAGUAY : De acuerdo con el Senacsa, no hay rastro del o los cargamentos de carne rechazados en Rusia por posible contaminación bacterial. Aguardan respuesta oficial tanto del Servicio Veterinario Ruso como de Carpe Diem.

El Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Animal (Senacsa) no tiene dato alguno sobre el supuesto cargamento de 100 toneladas con carne rechazada en Rusia por estar contaminada con una bacteria, afirmó Daniel Rojas, titular del ente.

Según lo manifestado por Rojas, Marcial Bobadilla, embajador de Paraguay en Rusia, le informó que han solicitado al Servicio de Vigilancia Veterinaria y Fitosanitaria de aquel país un reporte completo sobre los cargamentos de carne exportada desde Paraguay rechazados en el puerto de Vladivostok, teniendo en cuenta la urgencia de una respuesta oficial.

Directivos del Senacsa desconocen cuándo podrían ser respondidas las consultas efectuadas desde el lunes, día en que surgió la información del cargamento rechazado en territorio eslavo.

Igualmente el servicio sanitario nacional, a través de su Dirección General de Calidad e Inocuidad de Productos de Origen Animal (Digecipoa) ha remitido una notificación a la empresa Carpe Diem, solicitando una comunicación sobre el estado de sus envíos de carne al exterior, de manera que puedan contar con datos más certeros sobre la ubicación del cargamento, en el caso de que hubiera sido reenviado, señaló Rojas.

Óscar Said, abogado de la empresa cárnica Carpe Diem SA, quien hasta el momento es el vocero de la firma, declaró que desconocen el rechazo de alguno de sus cargamentos en Rusia. Indicó que acudieron al Senacsa para solicitar los documentos que respalden las denuncias de carne rechazada proveniente de esta empresa. El requerimiento no fue respondido, debido a que la institución carece de dichos recaudos que comprueben la existencia de un segundo cargamento rechazado.

Una vez más, autoridades del Senacsa no descartan que en realidad se haya tratado de un solo cargamento de carne, e incluso que haya ingresado a territorio ruso. "No hay ningún informe de devolución de la carne", concluyó el presidente de la institución.

OBJECIÓN A ENVÍOS ES CUESTIÓN PRIVADA

El Senacsa así como la Embajada de Rusia en Paraguay indicaron que este tipo de "inconvenientes comerciales" son normales entre importadores y exportadores dedicados a cualquier rubro, no solo en la carne, y generalmente no se inmiscuyen.

Sin embargo, han manifestado su interés en este caso teniendo en cuenta el destaque que ha adquirido este acontecimiento, que todavía no se ha esclarecido.

Sergio Reshchikov, encargado de negocios de la Embajada de la Federación Rusa en el país, afirmó a este diario que de ninguna manera lo acontecido afectará el mercado de exportaciones de Paraguay.

Destacó que en Rusia el tema se pasó por alto y minimizó la situación que alarmó al sector cárnico, el cual actualmente está atravesando de por sí una crisis por la reciente caída del dólar, lo que los obligaría a dejar de trabajar desde el 15 de agosto, según lo anunciado por Luis Pettengill, presidente de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC).

Autoridades aguardan que la situación tenga un final en los próximos días con la presentación de los informes requeridos al Servicio de Vigilancia Veterinaria y Fitosanitaria de Rusia y Carpe Diem o el frigorífico Piquete Cué, planta donde se faenan los productos de la firma cuestionada

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *