8 de agosto de 2011 07:54 AM
Imprimir

El trigo, como emblema del malestar preelectoral del campo

Entre 1995 y 2005, la Argentina supo sembrar arriba de los seis millones de hectáreas de trigo. Ahora, dos menos.

La liberación de 450 mil toneladas de trigo para la exportación y la canalización por las cooperativas y productores entrerrianos suscitó una catarata de comunicados y declaraciones que lideran el malestar del campo que coincide con un marcado ambiente preelectoral.”El asunto es que ahora, mientras los lecheros hacen asambleas cada vez más numerosas y los chancheros vuelven a las rutas y puentes, resulta que temas tales como el trigo que no se puede vender, la leche que no se puede procesar ni exportar, los frigoríficos que cierran o la campaña de granos que no termina de arrancar por la falta de combustibles se están haciendo carne en prácticamente todo el espectro político no oficialista”, explicó la especialista Susana Merlo.Para esta analista agropecuaria, “es cierto que el Gobierno cometió muchos errores que no solo atentaron contra la mesa de los argentinos que dice defender, sino que hicieron perder cifras incalculables al país, las que costará mucho recuperar; pero no es menos cierto que muchos de esos errores y hasta excesos los cometió con la anuencia de la mayoría de los partidos políticos, sus gobernadores y, especialmente, sus legisladores”.Merlo sospecha de la oportunidad preelectoral de muchos discursos.Lo cierto es que hay casi cuatro millones de toneladas de trigo sin comercializar y en el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario son más las jornadas en las que no hay compradores que las activas.”Ratificamos que el mercado de trigo no debe ser cartelizado por oficinas del Estado como son el Ministerio de Agricultura y la Secretaría de Comercio Interior”, dijo Alfredo Rodes, director ejecutivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).En la entidad, no coinciden con el sistema de cupos tanto para vendedores como para compradores.”El problema se arrastra desde hace cinco años, y los principales perjudicados son los productores del sudoeste bonaerense por ser una zona que prácticamente no tiene otra opción de siembra y que cuando tienen suerte de tener una buena cosecha no encuentran precio ni compradores”, afirmó Rodes.En cambio David Hughes, presidente de Argentrigo, reconoció que “las cartas las tiene el Gobierno, que debe jugarlas: hay una realidad que es que la molinería no está recibiendo el cien por cien de las compensaciones, tiene problemas para trabajar, el productor no puede vender y el precio ha estado bajando en estos meses”.Ahora “el Gobierno decidió que determinados productores que tienen trigo en determinados lugares geográfico del país, porque se siembra trigo en todos lados, han tenido la oportunidad de vender ahora, no antes”.Hughes confió que le gustaría saber por qué actúa así el Gobierno.”El malestar está en toda la cadena. El trabajo del exportador es comprar trigo y venderlo afuera y hacer una ganancia como cualquier negocio en nuestro país, y no lo dejan”, dijo y luego agregó: “El negocio del molino es comprar trigo y vender harina, y tampoco lo dejan porque la compensación del Gobierno no llega”.”El negocio del productor ¿cuál es? Es sembrar trigo, asumir el riesgo climático de mercados y vender el cereal. Tampoco se lo permiten y el trabajo del camionero es llevar trigo al molino o al exportador, pero no puede”, sostuvo el titular de la entidad que agrupa a toda la cadena de trigo. Consultado respecto del discurso oficial de que está todo bien, opinó: “Son distintos puntos de vista, entre 1995 y 2005 la Argentina supo sembrar arriba de seis millones de hectáreas de trigo, en los últimos cuatro o cinco años, a partir de la interferencia del Gobierno en el mercado argentino, estamos sembrando dos millones de hectáreas menos. Bueno, si eso es estar bien, no le interesa el trigo al Gobierno”.”Queremos que la comercialización comience con el pequeño productor, por eso queremos que las cooperativas tengan mayor participación”, enfatizó, por su parte, el ministro de Economía, Amado Boudou, candidato a vicepresidente de la Nación, acerca de la reciente medida oficial con el trigo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *