8 de agosto de 2011 05:48 AM
Imprimir

El precio de los campos subió hasta un 20 por ciento en el último año

El fenómemo de los altos precios internacionales de los commodities hizo revaluar el precio de la tierra en distintos países, entre ellos la Argentina. Particularmente en el último año, ese incremento promedió el 15 por ciento en todo el país.

Pero en la zona “nucleo” o el corredor cerealero -es decir, las mejores regiones de Buenos Aires, sur de Santa Fe y sudeste de Córdoba- la suba llegó al 20 por ciento .

Así, el suelo agricola de primera calidad cuesta hoy entre 13 y 15 mil dolares la héctarea. “Y en el cordón maicero -zonas como Venado Tuerto, Pergamino, Rojas y Salto- el precio sube a 17 o 18 mil”, cuenta Roberto Frenkel Santillán, presidente de la inmobiliaria Bullrich, Campos S.A. y flamante titular de la Cámara de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

En cambio, otros campos ubicados en la oeste de la provincia de Buenos Aires, el sur de Córdoba y parte de La Pampa pueden cotizarse entreUS$ 7 mil y U$S 10 mil la hectárea y la zona triguera cercana a Lobería o Tandil, por ejemplo, puede oscilar entre 7 mil y 9 mil.

“El precio de las tierras está ligado al cultivo que éstas permiten y a su diversidad, pero también a su grado de liquidez, o sea, qué tan fácil es venderlas”, explican en la cámara. También cuenta la cercanía de la ciudad, los servicios y la distancia con el puerto más próximo, entre otros factores.

Según el ingeniero agrónomo y asesor en valuación Enrique Cortelletti, los valores de los campos locales subieron un 15 por ciento en promedio, en el último año y hasta un 20 por ciento en las zonas más caras, donde l os precios llegan hasta los 20 mil dolares la hectárea .

A partir de la suba internacional de los precios de los cereales, un proceso que se profundizó a partir del 2004, la tierra resulta ser un refugio de capital , “Hoy la gente no tiene confianza en el dólar, ni en el euro ni en la Bolsa. Ni siquiera en los mercados internacionales. En cambio, si la tienen en ladrillos y en la tierra”, dice Frenkel Santillan y asegura que “en los ultimos 50 años, el precio de las tierras en la Argentina acompañó siempre a la inflación norteamericana, además de generar una renta”.

De todas maneras, no se trata de un negocio para muchos. El campo es un refugio para inversores que cuentan con un patrimonio por encima del millón de dólares . Una aproximación más modesta al negocio sería la participación en un pool de siembra, donde el inversor recibe un porcentaje en función del producto. Pero, de todas formas, hay fondos de inversion que piden un capital minimo de 300 mil dolares , señalan en el mercado.

Además, apunta José Rozados, analista de Reporte Inmobiliario, “si bien la frontera agricola se expandió, la oferta de tierras es limitada”. “Porque hay mucha gente que quiere entrar en el negocio y muy poca que quiere salir”, dice.

Según Frenkel Santillán, si bien los precios actuales están en un techo, es posible un mayor desarrollo en las zonas del NOA y del NEA donde los buenos campos van a empezar a apreciarse más con el alza de los commodities .

En este sentido, un informe reciente del Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA) sostiene que “las proyecciones mundiales de los alimentos muestran alzas crecientes de los precios, alentadas por una gran demanda y una lentitud de la oferta para regularla”. En ese contexto y pese al incremento de la productividad agricola, “para aumentar la producción que el mundo requiere se necesita una mayor área y un mayor rendimiento”, consignó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *