8 de agosto de 2011 14:37 PM
Imprimir

Finas hierbas condimentarias muestran potencial para insertarse en el mercado internacional

CHILE : Según un estudio, realizado en el marco de un proyecto FIA, existiría una posibilidad de comercializar estas especies en países como EE.UU. y Europa.

Determinar la oferta potencial de condimentos en el mercado gourmet, orientándose a aquellos que presentan el mayor potencial de crecimiento, fue el objetivo de un estudio realizado en el marco del proyecto “Mejoramiento de la competitividad y desarrollo sustentable de la cadena productiva de finas hierbas condimentarías de la AFC para el mercado con calidad certificada.”La iniciativa, cofinanciada por el Ministerio de Agricultura, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y ejecutada por la Universidad Católica de Valparaíso, recomendó cultivar especies como el laurel, ciboulette, tomillo, estragón, romero y orégano, debido a su rentabilidad.Respecto del eneldo, salvia, albahaca (verde y morada) hinojo y perejil crespo, señaló que se deben evaluar, productiva y comercialmente, pero en superficies pequeñas.Entre los resultados más relevantes, se consigna un potencial de mercado interesante y promisorio para las hierbas finas, tanto en el mercado doméstico como internacional. El consumo en Estados Unidos y Europa está en expansión en lo referente a productos de carácter gourmet, que sería el perfil recomendado para las especies vinculadas al proyecto.La Unión Europea es el mercado más grande del mundo en cuanto a hierbas y especias. Las más consumidas son el orégano y el tomillo. Sin embargo, también hay demanda por especies como eneldo, perejil, laurel, romero, albahaca, menta, estragón y salvia, entre otras.Por países la principal demanda está en Alemania, que representa un 20% de la oferta disponible de hierbas y especias. Le siguen en importancia, Reino Unido, Rumania y Hungría.Se visualizan claramente tres tipos de clientes en el mercado europeo: el industrial, que es el más importante y absorbe entre 50 y 60% del mercado; el retail (principalmente supermercados), que representa entre 30 y 40%; y el catering, con entre el 10 al 15% del mercado.El objetivo del proyecto es desarrollar una oferta asociativa de productos gourmet o de especialidad certificada, en pequeños productores de AFC de las provincias de San Felipe y Los Andes, integrantes de la Red de Agromercados.”Ellos se dedican, en su gran mayoría, a la producción de fruta y están incursionando en frutos deshidratados y hierbas condimentarias. La idea es innovar en sus procesos de producción, elaboración y comercialización, para permitirles acceder a mercados más rentables”, señaló Marcos Mora, encargado de la realización del estudio.Para esto, se construirá una planta múltiple de selección, envasado y etiquetado con altos estándares de calidad. Pero, además, se consolidará la gestión asociativa de estos productores, desarrollando capacidades de negociación y administrativo-contables para enfrentar la comercialización de sus productos y se les apoyará para que se inserten a las redes gourmet existentes en el país y el extranjero.Valoración de la mano de obraSegún el estudio, a nivel de producción de finas hierbas condimentarias se visualiza un claro espacio de generación de oferta en los países en vías de desarrollo, el cual está vinculado a la mano de obra, ya que prácticamente todas estas hierbas son altamente intensivas en su uso, recurso más costoso en los países desarrollados.En consecuencia, dado que en Chile existe un significativo número de agricultores que pertenecen a la Agricultura Familiar Campesina, “es una oportunidad notable para la AFC, si ésta desarrolla su producción bajo un esquema familiar, atendiendo a que es un negocio que, en baja superficie, puede asegurar un ingreso que mejore la calidad y bienestar de la población vinculada a esta actividad”, agregó Mora.Para lograr estos objetivos se ha afinado un modelo de negocio que abarca aspectos productivos, teniendo como orientación de base hacer una agricultura limpia, de manera de que en el corto plazo esta explotación se pudiese perfilar como orgánica e introducirse en el mercado de los productos gourmet.En los aspectos comerciales, lo primero ha sido orientar la producción en forma casi exclusiva al mercado doméstico, tanto de productos secos como frescos. Asimismo, se continuará entregando producción a la agroindustria, pero ampliando la venta a clientes en otras cadenas, como por ejemplo, tiendas especializadas, internet, telemarketing.La opción de producto gourmet, tanto para el consumo nacional como externo, requiere de esfuerzos que permitan identificar e incorporar señales en los productos que sean valorados (lo étnico, la forma única de hacerlo, entre otras) y comprobables (trazabilidad y sistemas de aseguramiento de la calidad), por parte del cliente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *