9 de agosto de 2011 12:04 PM
Imprimir

Cría, recría y engorde con verdadero bienestar animal

URUGUAY : A las  razas de carne,  -por haber sido rústicas desde milenios-  se las sigue considerando como tales,  rústicas.  Pero lo que ha cambiado son  las  épocas, que hoy tienen un tinte comercial.  En el tiempo de la Colonia, no importaba que un novillo estuviera gordo, a puro pasto fibroso  a los 7 u 8 años.  Actualmente, observo que la hacienda no recibe el bienestar o comodidades de vida a la intemperie, que necesitan para acelerar su desarrollo e inverne.

Hoy, en ese corto período de 2 a 3 años  que insumen la recría e invernada, los invernadores están tan apurados, que pastorean las haciendas en praderas asesinas, al no esperar algunas semanas el crecimiento de esas especies, en espera de tallos más fibrosos, que permitan el eructo de los gasesEn ese tiempo de mayor espera, habrá mucha más pastura, que permitirá más bocas, ya sin peligro de nuevas muertes.La práctica de despuntar una pradera exuberante, con alto número de lanares en contados días, resuelve el problema, pero no todos cuentan con ellos, en cantidad.El  argumento  de que se pierde el gran poder nutricional de aquella pradera muy tierna, comparada con una más fibrosa o avanzada en tallos, pierde valor,  frente a la inseguridad numérica de las muertes, más el disgusto y preocupaciones de cuándo reiniciar su pastoreo, sin muertes.Si más adelante baja algo el precio del gordo por la mayor oferta, póngase en la balanza:  la ausencia de muertes y los disgustos ahorrados.Si otras praderas   muy bajas  entran a matar por un intenso rebrote, la habilidad del hacendado lo resolverá, racionando previamente con fardos o silo, o restringiendo el tiempo de pastoreo.Volviendo al tema bienestar animal, si el productor tiene apuro en preparar sus animales, debería ofrecer a su hacienda, un bienestar aproximado o parecido, al que él como humano puede apetecer.Veamos cuáles serían esas "comodidades" de aceleración:1 –  Al comenzar el invierno, los terneros destetados merecen abrigos artificiales  contra temporales del este y   pampero, como son cortinas de árboles con arbustos perennes, cañaverales, etc., muy similares a los que merecen las ovejas esquiladas.2 –   Los montes de la forestación, por supuesto, también son ideales.3 –   Dichos abrigos artificiales pensados por el hombre, generan ahorros de calorías,  (en criollo llámense  kilos de grasa), que equivale a que  los animales no pierdan peso, con cada lluvia y vientos invernales.Por supuesto que el campo natural debe  alimentar bien, a  las  recrías, pués con campos pelados, la flacura aparece a pesar de los abrigos…4 – Considero que el buen silaje y los fardos de calidad calórica, cumplen esa misión con ventajas para acelerar el desarrollo o inverne, comparadas con las raciones.  Éstas necesitan de un pastor o persona observadora, apartando animales glotones que comen demasiado indigestándose, así como los que no las aceptan y pasan hambre. En el primer caso, constaté hasta un 2 % de muertes, más gastos de Veterinario y medicamentos.  En casos de lluvia las raciones mojadas o ardidas, son rechazadas, con pérdidas de comida y trabajos Fardos y silajes están libres de esos variados inconvenientes, y los animales se autoabastecen sin el hombre.       Las observaciones prácticas del Ing. Nilo Romero en Bagé, aconsejan  1 fardo de 500 k para 2 sobreaños y 1 para  cada novillo de 2 y ½ . Él recomienda mejorar la calidad calórica de un fardo "tendido", regándolo con una   solución al 20 % de melaza disuelta en agua caliente.  El tendido del fardo como su riego, es con simple adaptación al tractor, de un desovillador y tanque regador:  los animales comen hasta el forraje pisado.-  Él calcula que la escasez de comida más el invierno, le cuesta a cada vacuno adulto NO racionado, 50 k de pérdida de grasa corporal.  Es una cifra astronómica si se calcula para Uruguay,  en pesos.¿ Que las vacas y novillos por ser adultos y más rústicos,  no necesitan abrigos ?  Es una suposición errónea, pues todo animal sufre el frío, agravado por lluvias  y vientos, como es lógico..  Un productor amigo ya retirado Don Jorge Cecchi de Paysandú, comprobó con balanza, dichas recomendaciones: en un invierno severo, comparó 2 lotes de novillos:  el lote A que comió en pradera, sin abrigos, conservó su peso; pero el lote B en buen campo natural, con montes de abrigo de eucaliptos del sureste, aumentó  2  kilos. Sáquense conclusiones:   los kilos NO aumentados del lote A, los pagó el productor…y el consumo de la pradera también, se los comió el invierno.-5 – En verano y otoño –   Debido al cambio climático, todos apreciamos que el rey Sol está muy agresivo y las haciendas ya desde las 9 de la mañana, se retiran a la sombra de los montes, a descansar y rumiar su larga comida matutina. Un poco de historia:  en 1914, los campos de Soriano  -quizás todos-  estaban huérfanos de  montes de sombra.           Mi padre,  nombrado Veterinario Oficial de la Policía Sanitaria Animal,  con criterio europeo al ser inmigrante, sufría intensamente viendo dichas carencias.  Resultado: en el enorme solar de su casa en Mercedes, de 3000 mt2.  instaló un vivero forestal con eucaliptos, paraísos, ligustros y sauces-álamos híbridos. En meses propicios para plantaciones, a los hacendados que diarimente lo consultaban en la Oficina, se las vendía a precio estímulo bajísimo, para iniciar un montecito y así, todos los años.  Hoy todavía quedan en pie restos de aquellos paraísos y enormes eucaliptos centena- rios, que rompieron el paisaje colonial para siempre, otorgando  bienestar animal, a millones de reses vacunas y lanares en un siglo… Al constatar los resultados de los montes de sombra, los hacendados los multiplicaron  y poblaron a Soriano, sin aquel estímulo inicial del bajo precio…  ¿  Un operario rural trabajando desde las 6, no habría apetecido también la sombra ?  Conclusiones:  las sensaciones   de  bienestar o "felicidad"  que aportan las comodidades, las perciben, las sufren y las agradecen de algún modo, todas las especies del planeta, ¿o  no?.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *